Flor de camelia: Significado, cuidados, características y más

La flor de camelia es una particular flor, la cual es considerada además por ser una de las más bellas por sus hermosos colores. Los cuales brindan un espectáculo de matices tanto a los jardines como a los hogares. Su versatilidad es ideal para cualquier espacio en donde usted desee ubicarle.

Flor de camelia

Esta maravillosa y por demás esplendida flor es también conocida por el nombre de rosa de Japón, etiqueta por la cual es una de las más cotizadas en diferentes arreglos de agasajos. Tales como matrimonios, bautizos, iglesias y comuniones.

Características de la flor camelia

Siendo entonces uno de los símbolos naturales de belleza, la flor de camelia posee características únicas gracias a la inspiración y motivación en el ser humano, a quien ayuda a canalizar las distintas adversidades que se le puedan presentar en el trayecto de su vida. Es por ello, que la flor de camelia se ubica dentro del reino plantae, siendo su orden el ericales, el cual se encuentra dentro de la familia theacea, enmarcado dentro del género camellia.

En tal sentido, la flor roja ha sido representada en distintas manifestaciones artísticas. Tales como lo son las pinturas y las porcelanas, así como también se evidencian en la dinastía Song en China las variantes de la flor de camelia. También es el caso del médico Engelbert Kaempfer en Alemania, el cual gracias a su aporte viajero y naturalista, publicó en el año 1712 la primera ilustración descriptiva de la flor de camelia y las docenas de variedades existentes de la misma.

Ahora bien, en referencia al nombre camelia, el mismo se utilizó por vez primera gracias al médico naturalista Carl Linnaeus Nilsson. Este especialista de origen sueco, también conocido como Linneo, se le acredita la clasificación moderna y científica de los organismos vivos.

Esto en honor al misionero jesuita George Joseph Kamel, de origen alemán. Por esta labor, el descubridor de la flor de camelia fue valorado en el continente europeo gracias a su trabajo investigativo, orientado hacia las plantas orientales.

Otro dato importante a reseñar en lo que corresponde a las características de la flor de camelia es que en el gigante asiático, el arbusto chino o camellia sinesis, fue reconocido desde el año 590 antes de la llegada de Cristo a la historia. Por ello, se le otorgó el nombre de té del sur y té silvestre.

Flor de camelia

Tras este precedente, el alemán Andreas Cleyer, se encargó de informar además de describir para Europa sobre la flor de camelia. Este médico, realizó una seria de viajes al hermano país de Japón en tres ocasiones para certificar la existencia de la planta.

De este mismo modo, la flor de camelia pertenece al menos a unas 80 especies de jóvenes arbustos y árboles de joven edad. Cuya hoja perenne y sumamente pequeña, es peculiar de las latitudes originarias de la planta. Es decir, esta planta y su etimología responden al continente asiático, específicamente a los países como Sri Lanka, China, India, Vietnam y Japón. (Te recomendamos leer sobre Kalanchoe).

Asimismo, las características morfológicas de la flor de camelia corresponden a particulares tales como en sus hojas. Las cuales son sumamente pequeñas, puesto que su tamaño oscila entre los 4 a 10 centímetros de largo. En cuanto a su forma, esta es elíptica en la mayoría de las ocasiones, además que es afilada mientras que sus bordes poseen pequeños pero finos dientes. Es una planta impetuosa, lo que se presentará de manera alternativa a lo largo de sus ramas.

En cuanto a sus hojas, en la página superior posee un color verde del tipo oscuro pero brillante. Mientras que en el anverso de la hoja no distingue un color atractivo, sino uno aburrido pero claro al ojo humano. La flor de camelia tiende a ser una planta cuya vida es generalmente larga, siempre y cuando se le cultive, cuide, mantenga, pode y riegue de la manera correcta. Siendo esto posible la misma podrá alcanzar entre unos 6 a 7 metros de altura.

Particularmente, la flor de camelia es tanto bella como hermosa. Gracias a sus hojas se pueden realizar suculentos y atractivos té para la relajación. Es por ello que las grandes civilizaciones de Japón como de China se hacen con el origen de estas singulares y bellas plantas, donde además es considerado como un arbusto leñoso, con gran tamaño (10 metros de altura).

Flor de camelia

En este mismo orden de ideas, la corteza del arbusto de camelia es extremadamente lisa, considerando además que su estructura se encuentra muy ramificada. Mientras que la contextura de la madera del árbol es muy fuerte. Recordando las hojas de la flor de camelia, aunque son duras por su consistencia, tienden a ser flexibles. Se ubican distantes las unas de las otras y poseen una punta o pecíolo (rabito) verde oscuro. (Te recomendamos leer sobre las bromelias).

Por otra parte, la flor de camelia es considerada en el campo de la jardinería por ser una de las plantas más variadas, en cuanto a sus distintos colores y diversas formas. La formación de la flor radica desde las axilas de sus hojas, por lo que a simple vista es prácticamente solitaria. Este particular de su diversidad se sustenta motivado en la selección genética, tanto como evolutiva que ha venido mejorando sobre estas plantas desde tiempos antiguos.

Además de las ya mencionadas características, se ha hecho mención en reiteradas ocasiones que la flor de camelia que es de gran tamaño. Esto es tan cierto como que también dependerá de la variedad de camelias existentes. Las más pequeñas son de variedad simple, puesto que la flor solo posee cinco pétalos y un sinfín de estambres. También existen de variedad doble y semidoble, las cuales se encuentran formadas por numerosos pétalos. Pero se distinguen por encontrarse más cerradas que las pequeñas.

Vale destacar que la flor de camelia en cuanto a su especie se establece, la misma en su gran mayoría son árboles y arbustos. Los mismos poseen una gran cantidad de flores, las cuales asientan un total de cinco pétalos corrientes. Sin embargo puede que se encuentren algunos híbridos que gocen de muchos pétalos, dobles e incluso múltiples corolas. En cuanto a los colores de la flor de camelia, estos son variopintos, cuyos tonos suelen están combinados e inclusive jaspeados.

Flor de camelia

Es por ello que los colores de la flor de camelia pueden ser varios. Entre los que se destacan desde un blanco hasta el color rojo, además de ser agradecida con la gama de colores rosas. Al provenir de Asia, específicamente en la parte oriental del continente, esta hermosa flor tiene la capacidad de crecer y desarrollarse en total plenitud en zonas cuyos climas sean templados y además húmedos.

Tiene la capacidad de soportar grandes precipitaciones, además de que su crecimiento será mayormente asertivo si se le ubica a la sombra de otros árboles de mayor altura que el mismo. Los climas de bajas temperaturas o fríos le permiten a la flor de camelia que se adapte para obtener un color intenso. De otro modo, las condiciones de un clima de altas temperaturas o cálidos, donde la humedad es netamente baja inciden en que se pierda el color de la misma, incluso puede que se dañe la flor de camelia.

Significado

Teniendo en cuenta que la flor de camelia es originaria del continente asiático. Además reconociendo el sentido milenario de muchas culturas que se han construido en esos espacios geográficos, no es para menos que la historia y el tiempo le hayan otorgado un significado sumamente importante a la misma. Puesto que suele representar casi exactamente la misma idea en varias de las culturas existentes por países que le integran, pero con ciertas diferencias.

Siendo así, la flor de camelia tal como se ha afirmado es originaria de Asia, específicamente del este y del sureste del continente. Extendiéndose a lo largo y ancho del globo terráqueo. La misma ha echado raíces desde el imponente relieve del Himalaya, hasta Indonesia y Japón, en donde se le ha respetado por brindar las ya tan valiosas hojas que se utilizan para la preparación de infusiones.

Flor de camelia

Una vez llega la fiebre del té a Europa, es el caso que tanto ingleses, irlandeses, como portugueses, franceses y holandeses buscaban plantar en sus latitudes a la flor de camelia. Sin embargo, estos intentos fueron totalmente en vano por las condiciones climáticas diversas que posee el continente europeo, por lo que tuvieron que darse a la tarea de continuar importándola. Sin embargo, el uso de la flor de camelia depende según el significado que se le otorgue.

Tomando lo anterior en cuenta, las variedades de la flor de camelia se pueden ver en cuanto al uso que se le dé. Ejemplo de ello es en China, donde la famosa medicina tradicional la utiliza como paliativo en casos de enfermedades tales como el asma, infecciones ocasionadas por bacterias e incluso problemas cardíacos. Este método originario proviene desde la dinastía Shang, acaecida entre los años 1600 al 1046 antes de Cristo.

Correspondiente a lo anterior, tanto brotes como hojas de la camelia o como en su nombre científico se le conoce “camellia sinensis”, se utilizaron en la dinastía originaria de Zhou en China como té tonificante, esto durante los siglos XII al III antes de la llegada de Cristo.

Hasta la actualidad se cosecha y utilizan para obtener diferentes tipos de té comerciales como lo son el té negro, blanco y verde. Asimismo, sus ramas y tallos son utilizados para realizar el té de kukicha, y sus semillas llegaron a utilizarse como aceite para el cabello y lámparas.

Según los colores

Ahora bien, el significado de la flor de camelia puede depender también de sus colores. Siendo esto tan certero que, dependiendo del mismo, su distinción reflejará un mensaje único y totalmente diferente entre las camelias. Por ejemplo, el color rosado lleva un significado referido a la nostalgia, mientras que si la camelia es de color rojo, se hace una declaración en la que el corazón se encuentra totalmente lleno de pasión. En el caso que sea una combinación de ambos colores se referirá a un amor romántico.

Flor de camelia

También, si es un color combinado será símbolo tanto de esperanza como lo puede ser de confianza. Mientras tanto el color blanco de la flor de camelia, es significativo para mostrar un profundo acto de afecto hacia la persona. Por otra parte pero sin desvincular el subtitulo de esta parte, en cierto países del continente asiático tales como Japón y China cuando se hace entrega de una camelia, es sin duda un mensaje vinculado al amor, incluso con el desamor.

La también conocida como rosa del Japón tiene un significado similar al que en el occidente del mundo se le otorga a las rosas. Ahora, para entender con mayor precisión su significado, la flor de camelia se encuentra generalmente en tres diferentes colores tales como lo son el rosado, el rojo y el blanco. Cada uno de ellos posee en la flor de camelia un mensaje distinto, siempre orientado a los sentimientos, a la emocionalidad y al amor.

Flor de camelia: símbolo en China

Considerando entonces el significado de la flor de camelia, en el gigante asiático, es decir en China. La misma es un muy noble símbolo cuya representación se orienta hacia la fomentación y reconocimiento de distintos valores tales como el amor, la fraternidad, la pureza y la devoción, siempre recordando el respeto hacia los semejantes. En China, cuando se obsequia una flor de camelia es un símbolo de dignidad, así como también de gran importancia desde y hacia la persona a la cual se le está entregando.

De este modo, en la tradición de China, sus pétalos sumamente suaves y sutilmente redondeados significan refinamiento, excelencia y perfección. Esto es motivado a la exactitud simétrica en la que se ubican sus pétalos. También, hacen referencia al apego amoroso que se espera tenga una larga duración. Sin embargo, existe una particular historia correspondiente a la flor de camelia, en la que se refiere a la encarnación de la esencia de una niña. La cual confía en la protección que su joven enamorado le otorga.

Flor de camelia

Esta particular referencia se representa a través de un cáliz que se encuentra sostenido en la flor. Por ello, tanto pétalos como cálices se fusionan de manera inusual en la planta una vez que la flor de camelia se encuentre totalmente seca, en lugar de escurrirse hacia el suelo pétalo tras pétalo. Gracias a esto, en China se le considera a la camelia como una representación divina entre la unión perfecta de la pareja, y de la devoción infinita que ambos deben tenerse.

Además de esta singular historia originaria y milenaria, en China la flor de camelia es considerada como símbolo dentro de las festividades referidas al año nuevo chino, como elemento que motiva a la suerte de la persona. Además de ello, durante la celebración del año nuevo chino se ofrendan a los dioses con plantas de camelia. Asimismo, las mismas representan la estación de la primavera durante la época de la estación.

Tipos de camelias

La flor de camelia es tanto hermosa como diversa en lo que corresponde a las especies de su género. Por lo tanto, se han registrado un promedio de 250 especies de la misma, entre arbustos concentrados en zonas del planeta tierra, cuyas condiciones climáticas sean netamente húmedas, tanto como en zonas tropicales y subtropicales. Generalmente, los arboles de camelias se ubican en el continente asiático, específicamente en la zona sudoriental, y se distribuyen en grandes bosques muy por encima del nivel del mar.

Flor de camelia

Ahora bien, la flor de camelia se encuentra en el grupo denominada teáceas, originaria de Asia. Siendo entonces uno de los principales atributos de esta planta sus hermosas flores, cuyos colores abrillantados, sus hojas puntiagudas y sus oscilantes colores le permiten ser identificados como arbustos de gran belleza. Es por ello que se le suele asociar con los valores tales como el amor, y es además símbolo de seducción.

De otro modo, por su capacidad de desarrollo en los suelos tanto húmedos como templados, tiene la capacidad de sobrevivir a inviernos de bajas temperaturas, permitiéndose además intensificar el color de sus flores. Caso contrario ocurre cuando las temperaturas son cálidas, puesto que inciden en que la flor de camelia se marchite rápidamente hasta secarse. Son entonces sus matices sobresalientes las que responden a los valores de amistad y amor.

Camelias dobles

La flor de camelia posee una muy llamativa y hermosa diferenciación, la camelia doble. La misma se encuentra integrada por diversas hojas, la cuales poseen pétalos conativos, cuya forma es espiral pero se encuentra ubicada de manera ordenada. Los colores de las camelias dobles son variantes, entre las que se ubican el blanco, el rosado y el rojo. Siendo además, una símbolo de pureza, como de amor, belleza y afecto entre los seres humanos.

Camelias rosas

En cuanto a las camelias rosas, esta significa un amor donde la seducción y la pasión se encuentran presentes. Asimismo, la misma demuestra el deseo como las ganas que los seres humanos tengan de estar juntos de manera especial. El hecho de regalar una flor de camelia de este color significa una manera de persuadir, así como también de sorprender a la persona a la cual se le hará el acercamiento. (Te recomendamos leer sobre el tronco de Brasil).

Camelias rojas

La flor de camelia de color rojo representa justamente la unión de lo que sentimentalmente se espere de la otra persona. Es un lazo de amor único e incondicional. El hecho de hacer una entrega de este tipo significa el inicio de una relación que va estar llena de pasión, como de deseo por vincularse con otra persona afectivamente. Entonces, se pretende demostrar que la relación se encontrará llena de sexo y deseo. Es un símbolo de amor esplendoroso.

Camelias blancas

Ahora bien, esta singular flor de camelia de color blanco representa al igual que el resto, un símbolo particular. Destacando además que es de origen asiático y así como también pertenece a la familia de las teáceas. El color blanco de la misma significa pureza.

Por lo que obsequiar una camelia blanca se estará denotando esperanza, tanto como también la espera de algún cambio o el comienzo de una relación. (Te recomendamos leer sobre como sembrar bulbos de calas de colores).

Cuidados de las camelias

La flor de camelia en invierno realiza su mayor floración, es decir, que provee al ojo humano de un máximo de flores. Estas son hermosas tanto como arbustos como por sus flores, las cuales tienden a permanecer por muchísimo tiempo. Sin embargo, la planta y su flor tienden a pasar por un proceso de floreado cuya duración se concentra en tres meses a partir del mes de diciembre. Además de esto, la gran variedad de flor de camelia se distingue en dos clases, las sencillas y las dobles.

La flor de camelia sencilla se distingue por poseer una doble tanda de pétalos, de las cuales se observan sus estambres. Por otra parte pero sin pretender desvincularse del tema, la flor de camelia doble o como también se le conoce, las compuestas, poseen pétalo abundantes. Las cuales tienden a cubrir totalmente la flor, arropando así los estambres de la misma. Por ser tan variadas como hermosas, suelen ser también delicadas.

Ahora bien, la más de débil de las flores de camelias son aquellas de color blanco, puesto que duran menos que otras. Si bien es cierto, aunque visiblemente sea totalmente hermosa, para que su vida se prolongue asertivamente, estas deben recibir atención necesaria como cuidados estrictos. (Te recomendamos seguir la lectura con este artículo referido al jazmín enredadera).

Estos se inician en primer lugar cuando se les brinda a la planta un espacio lo suficientemente húmedo, acobijado en sombra. Cuya tierra sea de pH ácido, o que se le nutra con abono para mantener tanto el color de la flor de camelia como de su follaje. Esto con la finalidad de mantenerlas siempre frondosas y relucientes. Por lo cual, se recomienda que sea plantada durante el otoño del hemisferio, para así garantizar tanto una floración positiva como el enraizamiento en el tiempo.

De igual manera, la flor de camelia puede ser plantada durante la estación de primavera, siempre y cuando se considere que deberá dársele un cuidado más especial en cuanto al riego, durante los primeros días, variando entre semanas. Recordando entonces que no todas las especies de la planta son iguales, se recomienda que los tiempos de plantación sean específicos.

Respuesta que se establece a partir de considerar las floraciones de la planta durante el invierno u otoño. Las cuales pueden ser plantadas en la estación de primavera sin ningún tipo de inconveniente alguno. Sin embargo, de igual manera se deberá estar al pendiente de los claveles del aire, tan comunes que pueden llegar hacia la planta, impidiendo entonces que nuevos brotes de la flor de camelia. Esta situación es tan grave que pone en total riesgo el desarrollo óptimo de la planta.

Caso similar ocurre con las camelias de otoño, o como también se le conoce la camellia sasanqua. Esta flor de camelia tiene la capacidad de ser plantada durante la estación de invierno del hemisferio, sin embargo debe tomarse las previsiones vitales para que la plantación sea exitosa. Es decir, que debe estar mezclado todo a la misma cantidad, es decir el brezo, el mantillo y la tierra. Lo que va a permitir otorgar una protección a las raíces de la misma.

Podar la planta 

En consideración a la poda de la planta, este proceso es netamente delicado. Puesto que debe ser realizado exactamente en el momento requerido por la misma. Esto se realiza para mantener el equilibrio bien se de sus ramas. Pues así se observará un árbol y flor de camelia totalmente tupido y podado, con la inigualable belleza que le es característica. (Te recomendamos leer sobre la belladona en homeopatía).

Ahora bien, cabe destacar que la flor de camelia crece de manera lenta, pero su poda no es necesaria tan frecuentemente. Sin embargo, aun así se debe estar al pendiente en el momento en el que deba realizarse. Generalmente se recomienda esperar que finalice la floración de la planta y que se realice con sumo cuidado, puesto que la planta puede que se encuentre floreada durante todo el año.

Es decir que fácilmente puede ocurrir en las estaciones de otoño, primavera o invierno. Por lo que el momento ideal para realizar la poda de la flor de camelia, es posterior a que ocurra el momento de la floración. Esto se realiza despuntando cada una de la totalidad de las ramas, e ir a su vez cortando por encima de las demás, en total orden. Se recomienda tomar como punta de partida, en donde se encajan los brotes e inician próximamente nuevas y hermosas flores.

Cultivar la flor

La manera de cultivar la flor de camelia suele ser cómoda y fácil. Si no se cuenta con el espacio suficiente para realizarlo, no se preocupe, pues se recomienda únicamente tener una maceta lo suficientemente grande como para que las raíces puedan desarrollarse con absoluta y total normalidad. La maceta debe ser tan generosa y además tener perforaciones para que el agua, tras el riego pueda salir.

Si hay agua estancada permanentemente se dañaría la raíz de una manera irremediable. Para cultivar la flor de camelia, es vital incorporar una base de grava o algunas pelotas de arcilla que permitirán un drenaje más adecuado, el cual evitara que las raíces puedan dañarse. Por lo que se puede apreciar, lo más importante para cultivar la camelia es mantener húmeda la tierra, sin que se estanque el agua.

Además de ello, es importante que la tierra sea hortícola, y que se acompañe de brezo. En una maceta puede cultivarse hasta un máximo de tres años, luego deberá ser ubicada en un terreno donde se desarrolle adecuadamente. Si se desea trasplantar la camelia, esto deberá realizarse respetando los tiempos de las estaciones climáticas. Preferiblemente se realizará anualmente, entre los meses de septiembre a octubre.

Son datos esenciales para el cultivo de la flor de camelia:

  • Necesitan aire fresco. El clima y la temperatura no debe sobrepasar los 15 grados centígrados.
  • La camelia no puede estar durante exceso de tiempo encerrada, o en habitaciones en donde sea inexistente la entrada tanto de aire como de sol.
  • Su resplandor radica en la ubicación y nutrición constante en humedad, la cual mantendrá a la flor de camelia fresca. Es decir que el suelo debe ser húmedo.
  • El sol jamás debe incidir directamente sobre las hojas si se pretende garantizar un buen cultivo de su desarrollo. La luz debe ser parcial.
  • La planta debe encontrarse protegida por otros árboles de mayor tamaño que le cobijen con su sombra.

Suelos aptos

Como ya se ha mencionado, la flor de camelia es resistente al frío, por lo que los suelos en donde se deba cultivar la tierra deben tener un nivel de acidez en el pH del mismo. Esto puede realizarse preparando la tierra con brezo, y acompañada de turba rubia, como de tierra de castaño, con las que se realiza una mezcla total para que luego así se abone el lugar. Es por ello que la flor de camelia se cultiva en zonas húmedas, con suficiente abono de estiércol.

El área debe ser regada un máximo de dos veces al día, esto según depende la zona de ubicación y además de temporada climática en la que se encuentre ubicada. Siempre deberá nutrirse con abono, considerando que se planifique una fecha única para realizarlo. Se debe además calcular cómo se realizará el abono, puesto que si se hace de manera continua se podría dañar la planta de camelia.

En este sentido, la camelia como planta requiere de un suelo totalmente ácido, suelto y que se encuentre lleno de materia orgánica, que de fácil manera puede realizarse con hojas en estado de descomposición. Además de algunas turbas, agujas y cortezas de pino, como también de virutas entre otras más. La planta de camelia debe encontrarse muy drenada, puesto que la misma es intolerante a los encharcamientos.

Ahora, el ritmo con el cual se abone el terreno de cultivo para la flor de camelia debe ser regular. Este debe ser ejecutado entre los meses de marzo a septiembre, cuando las plantas se encuentren expuestas al exterior. Una vez esto ocurra, se debe ir disminuyendo la dosis del fertilizante. Se suspende el abonado durante los otros demás periodos. Es importante que el suelo posea un nivel de nitrógeno elevado para que así se favorezca la formación de hojas más brillantes.

Riego de la flor de camelia

Cabe destacar que el sistema de riego para la flor de camelia debe ser realizado frecuentemente hasta que la planta sea tan fuerte como solida. Esto dependerá de la zona y además de ubicación de la planta, como también de la temporada en la que se encuentre el hemisferio. En un periodo de dos a tres años se espera que logre la madurez de la planta. Es entonces como durante el verano climático la misma necesitará más de riego, por ser una planta húmeda.

El riego que se le realiza tanto a la planta como a los árboles y arbustos de camelia le permiten que sus raíces profundas otorguen una flor fuerte, sana y totalmente duradera. Se recomienda que se riegue al menos unas dos veces durante la semana, para que así se mantengan sus raíces húmedas. Además, el riego debe ser realizado durante las mañanas o en la tarde una vez que el sol se oculte. Esto con la finalidad de evitar el maltrato en las hojas y que posteriormente la planta se enferme.

Dentro de este orden de ideas, el agua con el que se riega la planta de camelia debe encontrarse libre de cualquier tipo de químicos que puedan incidir en perjudicar la salud de las flores, como de sus hojas. Asimismo, durante las estaciones de primavera y verano el riego debe hacerse de tal modo que el terreno en donde se encuentre la camelia quede húmedo, más no empapado. En cuanto a sus hojas, las mismas deben ser oportunamente regadas durante dos veces a la semana.

Esto con la finalidad de limpiarlas para así evitar daños en la camelia. Ahora bien, el riego hacia las hojas debe evitar realizarse durante las horas más cálidas del día. Puesto que esta acción permitiría que aparezcan en las hojas manchas negras, similares a las quemaduras. Ya para la estación de invierno, debe permitirse que el sustrato se seque entre uno y el otro riego. Se debe garantizar un entorno húmedo que favorezca las yemas de la flor de camelia.

Floración de las camelias

Considerando la floración de las camelias, las mismas cuentan con una particular constante  floración. Esto es debido a su sencilla forma de adaptarse a los cambios y agentes climáticos. Tiene la resistencia al frío, manteniendo su hermosa forma durante este periodo. Mientras que durante el verano, resiste y se mantiene de una forma igual de hermosa, sin olvidar que es durante este tiempo donde debe ser más regada.

La flor de camelia tiene una fácil propagación. Puede ser resultado a través de injertos, como también es posible que resulte de las estacas, semillas y acodos. Siendo así, la plantación de la misma se realiza con semillas, cuya relevancia radica en los follajes de la planta más allá de las flores. Esta generosa planta siempre será agradecida cuando se le realicen los cuidados precisos, que respondan a su crecimiento tanto como a su desarrollo.

Enfermedades que puede contraer

Las plantas no se encuentran exentas de ser atacadas por agentes externos que incidan en su óptimo desarrollo y crecimiento. Siendo esto posible, la flor de camelia suele verse enferma en primera instancia por ausencia o exceso de nutrientes. Por lo que las enfermedades por las cuales se ven afectadas las camelias pueden ser la clorosis o amarilleo de la hoja, el moteado en las hojas, la caída de los capullos, manchas de color plateado y chancros de la corteza.

Además de estas, otras enfermedades de la planta suelen estar concentradas en manchas en sus florecillas, como también la quemada o negrilla ocasionada por el exceso de radiación solar directa sobre la misma. Otras patologías de la flor de camelia son la bacteriosis, la virosis y las agallas foliares. Es entonces, que las hojas se observan frágiles con un color verde pero sumamente pálido. Puede que también las flores tarde en crecer y abrirse.

Otras características que se presentan en las patología que pueden existir en las camelias, se refieren cuando existe falta de fósforo en la planta. Lo cual es fácil de determinar cuando las hojas se separan sin mayor esfuerzo. También, los ataques producidos por hongos ocasionados por ausencia de potasio en la planta u ocasionada por el frío. Asimismo, el color amarillento difuso con la interrupción de nuevas raíces es producto del exceso de calcio en los suelos.

Plagas

Otro de los agentes externos que pueden incidir de manera negativa en la flor de camelia es la aparición de plagas en la planta. Entre estas generalmente se encuentran los pulgones, las cochinillas y los gusanos en las raíces. Así como también las arañuelas y otros distintos ácaros que intentaran atacar a las hojas de la camelia.

Cabe destacar que estos son factores que se encuentran fuera de la planta, las cuales impiden que la hermosa camelia tenga su tupida florescencia. Como también genera que se pierdan los colores y fortaleza de la planta.

Asimismo, tanto la planta, como la flor de camelia tienden a ser debilitada si se ataca directamente sus raíces. Esto es a causa de ciertas larvas que algunos insectos, tales como los escarabajos anoxia o los phylloperta, dejan en ella tras morderle.

Para contrarrestar los efectos ocasionados por la existencia de las plagas en la flor de camelia, se recomienda un tratamiento directamente al suelo, no en sus hojas. Este deberá ser realizado durante los periodos de primavera o de verano del hemisferio, puesto que durante el invierno se encuentran más profundos.

(Visited 2.153 times, 1 visits today)

Deja un comentario