Flor de Alelí: Origen, características, propiedades y más

La flor de Alelí o Alhelí, es una planta bella y muy popular. Únicamente de jardín, con gran valor estético, y contentiva en colores: blanco, amarillas, fucsias, violetas. También se ven variedades combinadas como blanco con amarillo, amarillo con naranja, blanco y violeta.

flor de aleli

Origen 

La flor de Alelí, tiene su origen en el Sur de Europa, regiones donde se pueden contemplar sus vistosos cultivos desde Baleares hasta Yugoslavia. Por lo general es cultivada como flor ornamental aunque existen ocasiones donde crece de manera silvestre.

Un aspecto que destaca de esta hermosa planta es que sus flores se desarrollan agrupadas en racimos y pueden ser de distintos colores. Ya se ha dicho que las especies de flor de Alelí son de diversos colores, pero los más típicos son el amarillo y el blanco.

Fue descubierta botánicamente por Pietro Andrea Gregorio Mattioli, un reconocido botánico de origen italiano, razón por la cual también se le adiciono al nombre el término Incana, con lo cual se le hace alusión a un epíteto latino que quiere decir canosa o gris.

Su nombre científico es Matthiola Incana, y a parte de sus colores, también se distingue de otras plantas ya que destila un hermoso perfume. El Alelí, es una planta del tipo de hojas imperecederas, que inusualmente se da de manera anual. Es parte de la familia de las Crucíferas.

Entre sus características generales cuenta con que sus tallos son erguidos, anchos, resistentes en la base, y con muchas ramas. Contiene además unas especies de rosetas terminales, cuyas hojas son del tipo puntiagudas y atenuadas en un rabillo corto. Estas plantas pueden llegar a medir entre unos 20 a 80 centímetros de alto.

flor de aleli

Características de la flor de Alelí

La flor de Alelí, es una planta del tipo Herbácea, con tallos muy rígidos los cuales puede llegar a medir hasta 70 centímetros de altura. Según sea la variación de la planta, puede que los tallos sean ramificados o no.

En cuanto al estilo de sus hojas, estas son del tipo puntiagudas, y entre otras características, se puede nombrar que tienen unas medidas de 6 centímetros de ancho aproximadamente, mientras que su extensión puede sufrir una variación entre 15 y 25 centímetros.

Por lo general, sus tallos y las hojas presentan un color verde de tonos grisáceo, que van apareciendo en la planta, dispuestas de manera alterna. La posición en que se desarrollan sus hermosas flores, toman una forma piramidal dentro de la cual se van agrupando.

Están conformadas por cuatro pétalos, los cuales pueden ser de dos maneras: simples o dobles. Además, estas flores son muy hermosas y vistosas ya que cuentan con variedad de colores entre los que se encuentran blanco, rojo, rosado, lila, crema y violeta, conteniendo también un aroma muy intenso.

flor de aleli

Para poder obtener una flor con mayor calidad se debe tomar en cuenta ciertos elementos que serán de gran ayuda, como las temperaturas a las que se va a someter la planta. Cuando la temperatura es baja, esta flor podrá obtener su óptimo crecimiento, eso quiere decir, que la temperatura debe oscilar entre los 5 grados centígrados y los 21 grados centígrados, con lo cual la calidad de la flor será mayor.

En cuanto a las condiciones del terreno, al momento de su cultivo se debe considerar que cuente con un buen drenaje de agua, y que sus suelos sean fértiles, ya que es una planta muy sensible a los trasplantes.

El momento ideal para ser trasplantadas es cuando ya llegan a medir entre 3 y 4 pulgadas. Su forma de siembra debe ser con una distancia de 12 pulgadas entre una y otra, aunque también lucen hermosas trepadas en los muros o paredes y también posadas sobre las piedras.

Con respecto a la etapa de floración de la Alelí, la misma ocurre desde la temporada de la primavera y suele extenderse hasta los principios del comienzo del otoño, aunque preferiblemente se ve el proceso en todo su esplendor durante el verano.

Esta planta puede sembrarse en los campos o los jardines, pero también pueden ubicarse dentro de macetas y porrones, para adornar las terrazas, los balcones, entre otros espacios, pero tomando en cuenta un elemento importante, que debe darles la luz del sol.  En cuanto al sistema de riego, el mismo debe darse cada diez días y en un par de ocasiones, previniendo que el agua corra y no se quede estancada.

Como una manera de realizarle mantenimiento, se debe cortar las flores que se vayan marchitando para darle paso a un nuevo proceso de floración. La forma de propagación de la flor de Alelí es por el sistema de semillas, las cuales están contenidas dentro del un fruto silicua, los que quiere decir que su tiempo para germinar es de una o dos semanas.

Se recomienda plantarlas a resguardo en la temporada de otoño, para luego trasplantarlas hacia el exterior con la llegada de la primavera, tomado en cuenta que se debe tener mucho cuidado y no dañar las raíces, pues son muy delicadas.

Propiedades

La planta de Alelí cuanta con muchas propiedades siendo las más destacadas y reconocidas, las medicinales. Tienen propiedades diuréticas y cardiotónicas. La flor de Alelí se ha hecho popular por ser una planta de uso generalmente ornamental, la cual destila un agradable aroma que habitualmente es utilizado para perfumar algunos espacios.

La planta posee varias propiedades que pueden resultar muy beneficiosas para el ser humano. Sus propiedades se aprovechan mediante infusión, la cual le elabora utilizando para ello sus hojas con agua hirviendo a manera de té.

Esta bebida tiene excelentes efectos diuréticos cuando se toma dos tazas al día en pequeños sorbos. También se puede combinar con otras hierbas lo que reforzara el potencial de sus propiedades, aunque no se puede olvidar que se trata de una planta toxica y muy activa, en el caso que se le dé un mal uso.

Durante muchos años han existido remedios naturales y caseros, los cuales ayuda a prevenir enfermedades, e inclusive, contribuye a mejorar algunos aspectos de la salud, razón por la cual, la flor de Alelí es considerada una planta muy apreciada en el campo de la medicina natural, teniendo granes avances reconocidos incluso dentro de la medicina convencional.

Las hojas de Alelí contienen entre sus propiedades: las semillas poseen un 20 por ciento de aceite graso conocido como el aceite de alhelí. Además, contiene entre sus componentes varios tipos de glucósidos, figurando como el principal la glucoqueirolina, y se descompone en agua; mirosina que produce esencia sulfurada similar a la mostaza.

También es contentiva de otros glucósidos, como es el caso de la quirotoxina, conformada por la estrofantidina y otra biosa, cardiotónico muy activo. De igual manera posee queirósido A y el querósido H, contentivos ambos de una genina isómera de la digitoxina, que resultan menos activos.

Precauciones

Ya se ha dicho que la flor de Alelí posee propiedades como Cardiotónico suave, y también tiene un efecto diurético. Sus principales activos son: Queirantina, cuarcitina, mirosina, esencia. Es por ello que se muy recomendado como cardiotónico, antiinflamatorio, emenagogo, depurativo.

Dentro de las precauciones que se deben tomar es porque aunque es un diurético puede conllevar a ciertos riesgos, razón por la cual debe ingerirse con cierta responsabilidad. Otra de las precauciones que debe tomarse en cuenta es que es contraproducente para aquellas personas que padecen o sufren de la enfermedad llamada Basedow, miocarditis o bradicardia.

Propiedades de las hojas

Al igual que toda la planta de Alelí, las hojas contienen grandes propiedades destacando las de la índole medicinal, ya que hay quienes las utilizan para realizar remedios caseros que ayudan a calmar los dolores de cabeza.

Además, con las hojas de Alelí se puede preparar una infusión o te, con la cual se estimula al sistema nervioso activándolo con energía. Existe una manera adecuada de manipulación de las hojas para su tratamiento, ya que antes de realizar la infusión, se deben poner a secar las hojas.

Cuando ya estén secas, entonces será el momento oportuno para realizar el procedimiento el cual consiste en añadir de dos a tres hojas en un recipiente, con la cantidad de una taza de agua que esté a punto de ebullición.

flor de aleli

Luego, se retira el reciente del fuego de la cocina, y se deja en reposo por el lapso de diez minutos. Pasado el tiempo, se procede a colar separando las hojas del líquido, para servirla en una taza y tomarla lentamente.

La infusión ayuda a depurar el organismo, y dentro de sus beneficios se ha comprobado que actúa como un antiespasmódicos. Debe consumirse un máximo de dos tazas al día, y no es muy recomendable que se prolongue por mucho tiempo su consumo.

flor de aleli

Tonifica el corazón

Ya se ha hablado de las múltiples propiedades medicinales con las cuales cuenta la flor de Alelí, y una de ellas es su alto contenido de grasos contentivos en la producción de su famoso aceite, compuesto de otros tipos de glucósidos, los cuales contribuyen a vigorizar el corazón tonificándolo.

Esta acción la realizan ya que estos componentes actúan como una especie de estimulantes que ayudan a vigorizar la actividad cardíaca. El aceite de flor de Alelí se extrae de las propiedades de la semilla y también de los frutos, pero solo cuando éstos están maduros. De igual manera, las propiedades de este popular aceite funcionan como un antiinflamatorio.

Entre las precauciones que se deben tomar en cuenta en cuanto a su consumo, son que en vista de que puede resultar una planta tóxica, las cantidades en que va a ser ingerida deben ser adecuadas, sin dejar de tomar asistencia por parte de los expertos en el tema.

Otros usos

Estudiosos, aficionados e investigadores que han tenido como objeto de estudio a las flores de Alelí, específicamente la variedad de color amarillo, han dado fe de que son excelentes para limpiar las heridas, contrarrestar las hinchazones y las inflamaciones, dolores en los bazos, desinflamando y disminuyendo con ello el dolor. El aceite de Alelí ha sido utilizado desde hace muchos años contra el aborto.

En cuanto a las hojas y las flores, las mismas colocadas como una tisana, era usada como un remedio casero contra la cefalea, fungiendo además como un excelente tónico para el sistema nervioso, teniendo una mayor influencia en el de la mujer. (Ver articulo: Tronco de Brasil)

Existen instituciones médicas naturalistas que han utilizado sus propiedades por más de 50 años. Muchos de los enfermos que padecen de taquicardia, la han empleado como un tónico cardíaco y también contra la cefalitis o dolores de cabeza constante.

Tanto hombres como mujeres, y hasta los niños que sufren de presión alta, utilizan remedios caseros naturales elaborados con flores y hojas secas, a las cuales además se les añade una pizca o una cucharadita pequeña en una taza de agua hervida.

Se debe tomar en cuenta no hervir mucho el agua, solo de una manera ligera, dejándola reposar luego por un lapso de 10 minutos. Esta infusión también puede ser utilizada para lavar heridas y contribuir a un rápido proceso de cicatrización.

flor de aleliCultivo de la flor de Alelí

Para realizar el proceso de cultivo de la flor de Alelí se necesitan contar con ciertas condiciones, las cuales deben ser específicas y contentiva de cuidados especiales. Este tipo de plantación no requiere de mayores exigencias, por los cuales tampoco su mantenimiento es difícil, mas por el contrario, es bastante básico. (Ver articulo: Gisarol)

Para poder cultivar plantaciones de Alelí, se debe seguir unos pasos, con los cuales la flor va a tener un buen desarrollo dejando los jardines bastante coloridos. El primero de los pasos es la escogencia de un sustrato que sea de carácter universal, lo cual será un elemento más que suficiente.

Para las plantaciones de especies en la parte exterior, se recomienda el uso de una tierra especial, contentiva de un pH que debe estar entre un 5.5 a 6.5. Además de esto, se debe contar con un terreno que sea de carácter fértil, suelto y en especial, algo profundo.

En cuanto a las temperaturas, lo ideal es que la siembra se realice en horas de la noche, cuando se presume que las temperaturas no sean menores a los 4 grados centígrados. En caso de hacer en horas del día, se debe tomar en cuenta que las temperaturas sean de menos de los 25 grados centígrados, ya que de ser inferior o superior a este número, esto se va a ver reflejado en el desarrollo de la planta.

flor de aleli

De realizarse la siembra en un sitio para exteriores, se debe tomar en consideración que la ubicación reciba suficiente luz solar, aunque también puede ser un sitio con semi sombra. Al regar los sembradíos se debe tener medida con el agua, y los riegos deben ser de una manera moderada ya que si se da un exceso en el riego, puede inundar la planta resultando mortal para ella.

Para las cuestiones referentes al cultivo, la temporada ideal es durante la época de la primavera. Con respecto a su mantenimiento, este debe hacerse a través de una poda controlada, donde solo se le vayan eliminando aquellas partes de la planta que se encuentren en un mal estado, como por ejemplo las hojas que ya estén secas, las puntas que van perdiendo las flores, entre otras.

Un momento ideal para la aplicación de fertilizantes líquidos es durante la etapa de la floración de la planta, tarea que se recomienda dejar en las manos de un profesional o experto en jardinería. El sistema de propagación de la flor de Alelí es por el método de semillas, y por lo general, esta planta crece de una forma silvestre.

Hay que tener en cuenta varios factores para que la planta pueda llegar a crecer y desarrollarse de una manera apropiada, en particular si se piensa utilizar como planta ornamental. La flor de Alelí puede sembrarse en materos, porrones o macetas, las cuales pueden colgarse adornando balcones, ventanas, entre otros, aunque también es muy buscada para sembrarse en los jardines.

Por su parte, la flor de Alelí por el contrario necesita de una tierra seca o que cuente con unas condiciones semi húmedas.

El papel del abono dentro del cultivo de la flor de Alelí es fundamental, especialmente en la etapa de crecimiento de la flor, razón por la cual un abono constante y apropiado contribuye a que las hojas se vuelvan de un color verde oscuro u mucho más fuertes. Cuando la planta cuenta con poco abono, las plantas se tornan de un color amarillo, y sus hojas comienzan a caerse.

El abono es el producto que contiene los minerales necesarios para su correcto desarrollo. Entre unos siete a catorce días es el lapso comprendido para el proceso de germinación de la planta, desarrollándose con una adecuada temperatura apropiada, ya que de esto dependerá el desarrollo de la semilla.

 

Descripción de la flor de Alelí

La flor de Alelí, es una planta herbácea del tipo bienal o imperecedera, contentiva de uno o más tallos, según sea la variedad, los cuales a su vez pueden llegar a alcanzar de 15 a 80 centímetros de altura. Generalmente sus hojas son de carácter estrecho y también punteada, comprendido unos 20 centímetros de extensión.

Una inflorescencia de flores se encuentra en la cima del tallo, con los sépalos de color púrpura –verdoso, los cuales están rodeados de pétalos de dos o tres centímetros, que habitualmente son de colores amarillo brillante o rojo y púrpura. (Ver articulo: Jazmín)

Su uso tradicional es como una planta ornamental. Son muy perfumadas, y vienen en variedad de colores entre las que están en rosadas, rojas, azul pálido o blancas.

Erysimum scoparium

La especie denominada como Erysimum scoparium es conocida como el Alelí del Teide. Es una especie de planta herbácea que se integra al grupo de las brasicáceas. Etimológicamente se tiene que la raíz Scoparium es un adjetivo latino que significa escopario, es decir, que tiene una forma de escoba, haciendo alusión con respecto a la apariencia de la planta.

Es originario de las zonas subalpinas de las islas Canarias. Nombre común es Alhelí del Teide​, pero también es llamado Alhelí camaleón​ y de cumbre. En cuanto a su sinonimia, existe el tipo denominado como Cheiranthus scoparius Brouss; Dichroanthus scoparius, y Webb et Berth.​

Esta variedad de Alelí se diferencia del resto de su especie gracias a sus hojas, las cuales normalmente tiene un tamaño menor a los 7 centímetros de altura, y hasta 8 milímetros de ancho. También, otro rasgo distintivo es que posee en el haz y en el envés, pelos no bifurcados, medifijos. Las flores de este tipo de Alelí son de un color malva pálido tornándose hacia intenso, con pétalos algo rígidos.

Matthiola incana

El tipo de flor Alelí denominada como Matthiola Incana, tiene como lugar de procedencia el contente de Asia Central, aunque también es originaria de las regiones de la Cuenca del Mediterráneo y Sudáfrica. Es conocida con otros nombres como el de Alhelí de invierno; Alhelí Cuarenteno; o también Alhelí encarnado.

Desde la temporada de la primavera y hasta culminar el verano, se da su proceso de floración. La Matthiola incana, es una variedad de planta de jardín, que forma parte de la familia de las Brassicaceae, y a partir de esta especie, se han obtenido otras nuevas variedades que logran realizar un doble proceso de floración.

Dentro de su descripción se tiene que son plantas perdurables, con pelos estrellados y de un color blanquecino; sus tallos tienen dimensiones de entre 20 a 80 centímetros de longitud, y son del tipo ancho y leñosos en su base. Sus hojas son enteras o en otras ocasiones se presentan de una forma ligeramente sinuadas, lanceoladas.

Los sépalos tienen entre 11 y 14 milímetros, y son de un color verdes o algo purpúreos. El color de sus pétalos son rosados, violados o purpúreos, y blancos, cuyas medidas son de 25 a 30 milímetros. Esta variedad de Alelí florece entre los meses de Abril a Junio.

flor de aleli

Es una planta que se siembra con una intensión primeramente ornamental aunque algunas veces crece de manera silvestre. Es originaria del Sur de Europa, específicamente de las regiones de Baleares y Yugoslavia, y se encuentra naturalizada en la región occidental de la zona mediterránea.

Sus tallos son erguidos, con hojas puntiagudas y flores agrupadas en racimos contentivas de pétalos de varios colores. Existen algunas especies de este tipo que se siembran como plantas anuales. Dentro de los tipos de esta variedad existente tenemos: Matthiola incana var. incana (L.) Ait. f.; y la Matthiola incana var. annua (Sweet) Voss

Esta variedad de Alelí se cultiva generalmente durante la temporada de primavera, habitualmente desde el mes de marzo en adelante, específicamente en las regiones más frías, antes de la llegada de la temporada de inviernos leves. Todos estos elementos aportan una buena exhibición para estas flores de verano.

Otras variedades son tratados como bienales y se tardan más para poder desarrollarse. Su cultivo suele ocurrir en tiempos de verano correspondiente a los meses de junio a julio en las regiones templadas, floreciendo durante la época de la siguiente primavera, contando con una vistosa exhibición floral y primaveral.

Erysimum cheiri

El Erysimum cheiri o también llamado Cheiranthus Cheiri, es procedente del continente del Asia Menor. Sus nombres comunes son el del Alelí Dorado o también conocido como Alelí Amarillo. El proceso de floración de esta variedad se da desde la temporada de la primavera, hasta la época del otoño.

El Erysimum cheiri, es una especie de Alelí, que forma parte de la familia de las Brassicaceae al igual que otras variedades. Esta planta es originaria de Europa, pero ha sido naturalizada en otros continentes. Su cultivo se ha popularizado como una planta ornamental.

Sus flores forman ramilletes y contentivas de cuatro pétalos. Destilan un agradable aroma perfumado, y pueden ser de colores rosa, azules, rojas, y blancas. Este tipo de planta herbácea crecen en regiones meridionales de los continentes de Europa y Asia, adyacente a las murallas, rocas y también en jardines.

Enfermedades y plagas

Entre las enfermedades más comunes que ataca a la planta de Alelí se encuentra el Mildiu, el cual comienza a aparecer en el haz de la planta presentándose como unas manchas de un color amarillento, las cuales más tarde adquieren un tono marrón, y en el envés, se va formando un moho de color blanco creado en medio de un ambiente húmedo.

La enfermedad de la Bacteriosis, provocada por una bacteria llamada Xanthomonas campestris. Se presenta en la planta provocando en ella un amarilleo, que luego se convierte en marchitez y caída de las hojas enfermas. También ataca algunas flores. (Ver articulo: flor de pensamiento)

En estos casos para poder controlar la enfermedad se debe arrancar la planta y quemarla. En el caso de las plagas que ataca a la flor de Aleli, se puede mencionar a la polilla minadora, conocida con el nombre de mariposilla Plutella maculipennis, una plaga que ataca a todas las especies pertenecientes a la familia de las Crucíferas, en estado de larva.

Al principio hacen pasillos en las hojas y luego las roen. Una de las medidas que se puede aplicar es pulverizar con diazinon en cuanto se percaten de la presencia de dicha plaga. La Oruga de la col o orugas de la mariposa blanca de las coles, cuyo nombre científico es Pieris brassicae. Esta plaga se come las hojas de la flor de Alelí, y de otras plantas pertenecientes al tipo de las Crucíferas.

Se deben combatir cuando la plaga aún este pequeña. Las Chinches de las Crucíferas o conocidas como la chince rojinegra y también con el nombre de Eurydema ornata. En apariencia, tienen un color negro y verde. Abundan mucho entre los sembradíos y pueden ocasionar daños en las plantas, por múltiples picaduras en las hojas.

Botritis

Entre las enfermedades y demás plagas que atacan a la flor de Alelí se encuentra el denominado Moho gris, llamado científicamente Botrytis cinérea. Otros de los nombres es el de Botritis de la vid, un hongo perjudicial que ataca a todos los órganos verdes que comprenda la planta, pero en especial actúa causándole daño a los racimos.

Se manifiesta en la base de las ramillas presentándose como una especie de manchas de tonos pardos y cubiertas con un moho de color gris, las cuales producen que la planta se debilite y termine por romperse. Son tan nocivos que puede llegar a ocasionarles la muerte a estas plantas.

Para prevenir esta enfermedad se debe evitar la excesiva humedad y separar las plantas, pulverizando con zineb las plantas para protegerlas. La botritis es conocida popularmente como podredumbre de botrytis o podredumbre gris. En horticultura se denomina moho gris, originada por el hongo Botrytis cinérea.

Esta enfermedad se ampara en prosperar en tiempos con mayor precipitación y presencia de excesiva humedad. La Botritis cinerea o podredumbre gris se desarrolla en los sarmientos, la corteza y las yemas de la cepa.

Realiza la infección durante la temporada de primavera, formando conidias que se dispersan con la acción del agua y los vientos, introduciéndose a través de los estomas o heridas ocasionadas por las plagas de forma natural, o una vez que los tejidos están debilitados.

Los síntomas de la presencia de la plaga se manifiestan de manera frecuente en el borde del limbo, en forma de gangrena similar a una quemadura. En el borde de las manchas aparece un polvillo gris denominado como micelio, originado por un contexto de gran humedad.

En las plantaciones jóvenes de Alelí su presencia se manifiesta como una especie de manchas alargadas y de un tono marrón. Los ataques más fuertes de esta enfermedad pueden producir que ocurran pérdidas de algunos brotes jóvenes, disminuyendo los cultivos de la flor.

En los racimos de las flores es donde el hongo se hace más evidente, provocando daños mayores. Durante la floración se forma en los ramilletes unas manchas marrones. Sobre la superficie el moho grisáceo puede llegar a provocar la muerte de la zona afectada.

Mal blanco

El mal blanco es llamado comúnmente ceniza, enfermedad de la planta de Alelí que se presenta en forma de manchas blancas y algo polvorientas casi como cenizas. Este es un hongo distinto a otros ya que no necesita de humedad para desarrollarse, siendo además resistente al frío.

Su modo de atacar se manifiesta en las hojas, tallos, flores y frutos de la planta. Para poder prevenirlo se debe efectuar un tipo de tratamiento a manera preventiva y también curativa, utilizando para ello la aplicación de un Fungicida Antioidio.

Este hongo es muy común en las plantas del tipo ornamental, por lo que la Aleli es una potencial candidata. Las plantas de sombras son las más frecuentes presas de su ataque, aunque también las de sol. Su presencia se evidencia con gran facilidad, ya que son vistosas sus manchas polvorientas portando un característico color gris con tonos blancos, color ceniza.

Cuando su ataque a penas está comenzando, aparece como unas manchas pequeñas, las cuales se van transformando si se dan condiciones favorables para su desarrollo, lo que lo ayuda a extenderse poco a poco, saliendo de entre la superficie de las hojas emigrando hacia otras estructuras.

Se diagnostica su presencia ya que cuando son más fuertes los ataques, las zonas de la planta que resulten afectadas como las hojas y los brotes se van tornando con un tomo amarillento, produciendo que se vayan encorvando hasta que se secan. De igual manera, tras su ataque, tanto las flores como los frutos se maduran antes de tiempo pero con menos colorido, influyendo de manera negativa en la cantidad de olor y sabor.

Como medidas para prevenir esta enfermedad, se deben trasplantar los cultivos que hayan recibido el ataque del hongo hacia sitios más soleados y ventilados; emplear mayor uso de abonos que contengan gran cantidad de nitrógenos; reducir los riegos por sistema de aspersión; realizar mantenimiento con podas para eliminar los excesos de ramaje.

flor de Alelí

Una manera en que se pueden reducir los daños en la planta ocasionados por este hongo es empleando abonos orgánicos a los suelos o del tipo compost. De igual manera, se pueden aplicar a los terrenos abonados de tipo líquidos o granulados sólidos. Es altamente provechoso adecuar el riego a las necesidades propias de la planta de Alelí.

Entre las medidas curativas que se le pueden aplicar a los sembradíos están el eliminar las hojas, brotes, tallos, flores y frutos que hayan sido fuertemente afectados, destruyéndolos. Pueden efectuarse espolvoreos con azufre en aquellos casos donde el ataque haya sido realmente significativo, o aplicar productos como fungicidas que sean especiales para los oídios.

flor de Alelí

Hernia en las raíces

La plaga de Hernia de las raíces en las plantaciones de Alhelíes es relativamente frecuente. Es ocasionada a través de la proliferación del hongo denominado como Plasmodiophora brassicae, y manifiesta su presencia a través de la formación de tumores alargados, dispuestos en las raíces de las plantas de Alelí.

Su ataque produce que las hojas de la planta se languidecen, tornándose de un color amarillento, que hace que terminen por pudrirse. A su vez, son invadidas por otros microorganismos fuertemente. La flor de Alelí al igual que otras plantas del tipo crucíferas, es casi común que padezca de la enfermedad de hernia en las raíces.

No es recomendable que se siembre la planta de Alelí sin que primero se haya desinfectado los suelos, ya que de esa forma se limpia y se eliminan aquellos hongos e insectos que puedan causar daño a esta planta. (Ver articulo: Significado de la Flor de Loto)

Entre las consecuencias de la enfermedad de hernia de las raíces se encuentra el amarillamiento, debilitación y finalmente la muerte de la planta. La planta termina por pudrirse ya que otros microorganismos comienzan a consumirlas. En caso de que la planta ya está muy afectada, debe arrancase y quemarse para evitar que otros cultivos se contagien.

flor de Alelí

Distribución de la flor de Alelí

La flor de Alelí, se da en regiones que presentan poca humedad, por lo que es natural que se vean en casi todo el mundo plantaciones de la flor de Alelí. Esta planta es originaria de los continentes de Europa y Asia, específicamente procedente de las regiones meridionales, que son las zonas más cálidas.

Otro de los elementos a tomar en consideración, es el hecho de que esta planta se desarrolla mayormente durante las temporadas de verano y primavera, e incluso se extiende el periodo hasta la época de otoño, mas con la temporadas que no se la lleva muy bien es con el invierno, razón por la cual no se debe cultivar en dicha época.

A pesar de su origen euroasiático, es una planta que se ha extendido a distintas partes del mundo hoy en día, gracias a su uso doméstico, al igual que por sus propiedades medicinales. Uno de los elementos que destacan de la flor de Alelí es su agradable aroma perfumado, por lo que se usa mucho en los interiores de las casas, generando una sensación aromática que causa placer y bienestar.

La flor de Alelí es una de las plantas más vendidas en las florerías ya que representa un buen regalo para toda ocasión. La flor de Alelí es única en el mundo, causa un buen efecto a nivel visual ya que es muy colorida.

flor de Alelí

Poda

La poda en la planta de Alelí, además de representar un habitual mantenimiento, es de gran importancia para esta flor ya que es una de las maneras en que la planta se puede mantener sana. En aquellos casos donde la planta presente algún síntoma de enfermedad o ataque de plagas, es preciso realizarles los cortes debidos.

Ya sea que la planta este marchita o presente hojas marchitas, rotas, entre otros aspectos, lo recomendable es la poda, esto con el objeto de que no afecte al resto de la planta. Al momento de realizarle el mantenimiento a la planta de Alelí se debe contar con ciertas herramientas, entre las que están tijeras de jardinerías, ideales para podar.

Cuando se vaya a realizar la poda, se debe evitar arrancar las hojas con las manos, en vista de que esta acción podría ocasionarle un daño a la planta. Con el esfuerzo que se haga, hasta podría sin querer arrancar el tallo en vez de solo las hojas.

flor de Alelí

Inclusive, de aplicar una gran fuerza, podría arrancar la planta de raíz, en el caso en que la planta fuese un cultivo joven, o cuyas raíces no estén bien profundas. Además de las tijeras, sería de gran utilidad en los trabajos de poda el uso de guantes, en especial si se está trabajando en espacios exteriores o el jardín. Es importante mantener una protección personal ante la picadura de algún insecto.

Con la realización de la poda se puede contribuir al buen crecimiento de la flor de Alelí, eliminando con ello aquellas hojas que puedan estar enfermas o simplemente marchitas. Además de esto, también es una manera de colaborar con el sentido estético, en vista de que las hojas secas no producen una buena impresión visualmente.

Significados

El concepto universal de la flor de Alelí simboliza la fidelidad, aunque al igual que otras flores, cada uno de sus colores tiene su propia simbología. Otra de las representaciones que tiene la flor de Alelí es la confianza en sí mismo, así como la fuerza y la valentía para luchar contra la adversidad. Encarna la belleza que es duradera.

Las flores amarillas del Alelí simbolizan la lealtad que se demuestra en los tiempos más difíciles y las situaciones complicadas, mientras que las de color blanco simbolizan la paz, pero igualmente representa la modestia y la simplicidad. Las flores de Alelí de color morado o púrpuras, representan la belleza perdurable.

flor de Alelí

Curiosidades

La planta de Alelí es una hermosa flor que cuenta con varias curiosidades, entre las que está que es una planta que necesita de mucha luz solar para poder desarrollarse en buenas condiciones. No tolera temperaturas que sobrepasen los 23 grados centígrados; no sobrevive a la sequedad total de la tierra, por lo que debe mantenerse húmeda.

Una curiosidad de la Matthiola incana, es que la misma se puede autopolinizar, aunque también utiliza la acción de los insectos para pasar el polen entre las flores.

El Alelí es una de las plantas que más se usa e manera ornamental, especial para decorar los jardines de las residencias. También adorna las terrazas o balcones. En la parte de la repostería, sus flores son utilizadas como alimento. También para perfumar los espacios ya que son muy aromáticas.

flor de Alelí

El Alelí es muy apreciado como una flor ornamental, pero también tiene diversos usos en materia medicinal. Cada una de sus partes contribuye a mejorar la salud de las personas en varias regiones del organismo humano, controlando dolores de cabeza, estrés, cicatrices en la piel, entre otros. Las flores de Alelí se usan en baños aromáticos especiales para relajarse y reconfortarse.

La planta de alhelí de color amarillo evoca fidelidad ante los tiempos difíciles, razón por la cual se convierte en un buen obsequio para regalárselo a la pareja como manera de afianzar con ello el compromiso asumido. Los alhelíes blancos simbolizan una generosidad sin ningún interés.

Los Alelíes han sido muy populares en el mundo del arte, ya que están presentes dentro de la narración de poemas como los del famoso escritor Lorca o Alberti, e incluso han sido fuente de inspiración para realzar canciones, estando entre las famosas “Capullito de Alelí”, la cual es producto de la letra del cubano Rafael Hernández, quien la escribió en los años cincuenta.

(Visited 11.816 times, 2 visits today)

Deja un comentario