Flor de pensamiento: Origen, características, cultivo, y más

En este artículo hablaremos de la flor de pensamiento, flor ornamental de la familia de las violetas, también hablaremos de sus características, de su significado, de los cuidados que se requieren para su cultivo y muchas cosas más.

flor de pensamiento

Flor de pensamiento

Las flores de pensamientos son plantas cruzadas de tipo ornamental, que se cultivan por sus llamativas flores, se obtienen de la especie silvestre llamada Viola tricolor; pero algunas veces se conoce como Viola tricolor hortensis, el nombre científico exacto para estas plantas cruzadas es: Viola × wittrockiana. Forma parte del género de las violetas, y se ubica en la familia de las violáceas.

Los pensamientos son plantas con flores ornamentales que tienen una vida de más o menos unos dos (2) años, que forma parte de la familia de las Violáceas (Violaceae). Son populares porque sus flores se parecen a un rostro. A parte son muy llamativas por sus intensos y diversos colores.

Cuando se cultivan en macetas, y las colocas en los balcones o en las ventanas, llega a resultar una experiencia muy agradable, por que por lo menos por dos años te ofrecerá el acompañamiento de sus flores que son en verdad hermosas.

flor de pensamiento

El Origen

Desde el siglo XIX, gran cantidad de floristas de diferentes lugares del norte de Europa se dieron el trabajo de realizar cruces con las flores del pensamiento salvajes, a la que también se le llama viola tricolor o por su nombre científico Viola tricolor hortensis, con una variedad de violetas originarias como: la viola lútea y con la viola altaica, esta última proviene del Oriente Próximo.

La razón por la cual se realizó estos cruces era crear un patrón de flores que fuesen más llamativas. Y el resultado fue impresionante, porque a parte de conseguir la flor del pensamiento que comúnmente conocemos, para el año 1835 ya se habían logrado crear alrededor de unas 400 variedades de esta; cada una de estas variedades tienen colores y patrones en sus flores que son muy atractivas, y para el año 1841 llegaron al máximo de su popularidad.

Su gran auge se debió también a el gran número de invernaderos que se fabricaron en la época victoriana, esto debido en parte a la disposición y a el bajo precio que tenía en esa época, por lo que surgieron gran variedad de flor de pensamiento que hasta la actualidad decoran, y están presentes en gran cantidad de jardines del mundo.

flor de pensamiento

Su nombre común tiene su origen en la palabra francesa: penses, que se traduce como: pensamiento, por ésto desde tiempos antiguos esta flor se ha asociado con los recuerdos y con la nostalgia que provoca el amor. (Ver artículo: Jazmín)

Pero el origen de este nombre también se relaciona al hecho de que durante el mes de agosto, la flor de pensamiento empieza a decaer para después marchitarse, ésta se inclina hacia adelante y se asemeja a una persona que se encuentra reflexionando, y que está metida en sus pensamientos.

Esta flor desde siempre ha sido muy popular por su vinculación con el amor y con la poesía romántica desde la edad media, uno de sus nombres más antiguos y curiosos es el que le dieron originalmente en Inglaterra: tres bonitas caras bajo una capucha, esto de debió al parecido que tienen estas flores con el rostro humano.

En la actualidad, cuando está cerca la época de floración, los floricultores que se encuentra encargados de los distintos cruces de esta planta, son capaces de crear tendencias nuevas de colores, logrando presentar en el mercado nuevas variedades y colores, y al mismo tiempo se dejan de cultivar otras.

De todos estos cruces también se originan variedades que se conocen con nombres especiales, que se encuentran registradas y patentadas, por esto que si estás en una floristería podrías encontrar una flor de pensamiento que se llama: WonderfallTM, la cual ha sido creada por la firma Syngenta, o la flor de pensamiento llamada: FPSelectTM. Esto demuestra el valor comercial que poseen estas plantas especiales.

flor de pensamiento

Características

Son plantas que tienen un ciclo de vida de dos años (bienal) y que florecen una vez por año; aunque en algunas ocasiones son tratadas como plantas de vida anual. Unas de sus características más usuales, es que son plantas bastante resistentes y se pueden usar como plantas de cobertura bajo los árboles; porque evitan el crecimiento de la maleza. Sus tallos son herbáceos, pero también lignificados.

Las flores que son sus protagonistas, son solitarias y presentan un diámetro de más o menos unos 6 cm; son pentámeras y zigomorfas; presentan una textura aterciopelada; el cáliz es más pequeño que los pétalos, que pueden ser de diferentes colores: blanco, amarillo, naranja, rojo, dorado, tonos violeta y azules, púrpura, se pueden presentar en combinación, unicolores o jaspeados.

En el primer año solamente producen follaje. Al siguiente año es que florecen, para después marchitarse. Pueden llegar a alcanzar de 20 a 30 cm de alto; comúnmente el aproximado a 20 cm. (Ver artículo: Significado de la flor de loto)

Esta es una planta muy peculiar porque tiene la particularidad de ser semi perenne, lo que se traduce como que puede presentar distintos comportamientos, que se presentan de forma anual, bianual pero en algunos casos su personalidad es perenne; todo va a depender de las condiciones climáticas presentes en el lugar donde la planta se desarrolle, que presentará una conducta u otra.

Lo más habitual es que en el primer año no produzcan flores, solamente follaje y hojas. Pero en el segundo año de vida estará lista para que de sus brotes broten las flores más bellas y las semillas. Los climas fríos son la preferencia de la flor del pensamiento, esto se debe a que su floración comienza en los primeros días de la época de otoño, prolongándose hasta bien adelantada la época de primavera.

flor de pensamiento

Se puede clasificar como una planta pequeña, porque su tamaño usualmente no supera los 25 centímetros de altura. Pero lo que no tiene en tamaño lo compensa con sus hermosos colores, el verde marcado y brillante que presentan sus hojas que tienen una forma plana y ovalada, y la gran variedad de colores en sus flores.

Sus tallos son rectos y firmes, que usualmente son más alargados que los pétalos y con el paso de los años se extienden hacia los lados. Los cálices son de un tamaño mucho más pequeño que los pétalos que se encuentran a su alrededor.

Las flores de pensamiento regularmente sobresalen, a parte de por sus llamativos colores, también por su tamaño que son bastante más grande comparativamente con el resto de la planta. Sus flores están compuestas por 5 pétalos que pueden medir hasta unos diez (10) centímetros de diámetro.

Pero posee otra peculiaridad que hace a la flor del pensamiento una planta singular, y es que presenta una textura y aspecto aterciopelado en sus flores, por lo que al tacto resultan ser agradables. (Ver artículo: Soñar con rosas)

Otro dato interesante sobre esta planta: es que como se trata de una planta híbrida, la flor del pensamiento presenta una gran variedad de colores más extensa que otra clase de plantas, tanto es así que dentro de su misma familia hay diferencias. La flor de pensamiento se puede encontrar en colores: blanco, azul, violeta, rosa siendo estos colores en su gran mayoría tonos puros, aunque existen otras que presentan un aspecto jaspeado con tonos combinados.

flor de pensamiento

Significado

De una manera general y a pesar de sus hermosos y vibrantes colores, estas plantas tienen la capacidad de transmitir nostalgia. Cuando un ser querido se tiene que alejar por algún tiempo, o que extrañamos a alguien mucho podemos obsequiar flores de pensamiento, y de esa forma las personas que nos rodean podrán entender nuestra tristeza.

Debido a esto, en ciertos países se les conoce como: “nomeolvides”, de esta manera se vincula a distintas situaciones, pero siempre evocando la nostalgia. También dependiendo de sus colores se pueden llegar a tener varios significados, como por ejemplo: el color violeta simboliza modestia, el color blanco interpreta candor, el naranja rememora los primeros momentos amorosos, y tres colores juntos evocan un recuerdo.

Desde las antigüedad la flor de pensamiento se ha vinculado con el amor y la nostalgia. En realidad, se dice que su nombre: “Pensamiento” es debido a que en el mes de agosto, cuando esta flor empieza a marchitarse, su apariencia de cara humana, refleja un rostro que esta pensativo; como cuando las personas se encuentran tristes o nostálgicas por alguna causa sentimental.

Una de las más importantes interpretaciones que tiene esta flor de pensamiento en ciertas culturas, se relaciona de manera estrecha con mensajes de amor entre dos amantes que se han tenido que separar, ya sea de manera física o por otra circunstancia particular.

flor de pensamiento

La flor de pensamiento está relacionada a San Valentín, que es el Santo de los enamorados, a quien se celebra cada 14 de febrero, fiesta tradicional en que los novios, amantes o esposo se expresan cariño y amor mutuamente. Pero en el caso de la religión cristiana está relacionado a la Santísima Trinidad y a el amor que Dios tiene por todos sus hijos.

El gran poeta y escritor romántico William Shakespeare fue el encargado de dejar constancia escrita sobre la flor de pensamiento, describiendo la versión más silvestre de esta flor en dos de sus obras literarias más exitosas, y explicando de esta forma la repercusión que poseía esta planta en la Inglaterra de fines del siglo XVI. Esto explica que la Ofelia de Hamlet menciona esta flor cuando se expresa: ”hay pensamientos que son pensamientos”.

Por otra lado en la obra: El Sueño de una noche de verano, el rey de las hadas llamado: Oberón manda a su travieso espíritu, Puck a recoger una pequeña flor que llama al amor, la flor del pensamiento, pues se trata de una planta que tiene poderes mágicos, que tiene la capacidad de provocar un profundo enamoramiento en la persona que se exponga a sus efectos.

flor de pensamiento

Cultivo de la flor de pensamiento

Esta planta se reproduce y se cultiva por medio de semillas, pero debido a su gran comercialización, la gran mayoría de las personas tienen preferencia por comprar de una vez la planta que está lista para ser plantada a una maceta. Pero en realidad esta técnica no tiene ninguna gracia, lo bonito que tiene la jardinería cuando cultivas es también la paciencia que hay que tener para ver como poco a poco crecen tus plantas.

Así que si eres de las personas que tienen preferencia el cultivo por el método tradicional y deseas iniciar tu propio sembradío de la flor del pensamiento partiendo de las semilla, debes ir a un comercio de jardinería o a un vivero, para comprar las semillas, que por lo general traen un prospecto que da ciertas indicaciones y también información de suma importancia, sobre las condiciones necesarias del suelo y del clima, para el cultivo de esta planta en específico.

La siembra se debe realizar a comienzos de la época de otoño y hasta cuando termina la época de primavera. Se debe realizar utilizando almácigos o semilleros preparados, para después poder realizar el trasplante de los retoños a unas macetas o recipientes de mayor tamaño. Se recomienda que esta siembra se realice en un lugar cerrado a resguardo, que podría ser en un invernadero o alguna otra clase de espacio, y la temperatura siempre debe permanecer entre los 15 y 18º C.

Pasadas las tres primeras semanas (entre 14 y 21 días) comienzan a brotar las primeras ramitas que se llaman radículas, que crece hacia arriba, pero también brotan en la parte inferior las primeras raíces, para después dar paso a los cotiledones. Estos estarán totalmente desarrollados y formados cuando las dos hojas se encuentren verdes y fuertes.

Después de la tercera semana la flor de pensamiento habrá llegado a alcanzar el 80% de su tamaño regular, donde sus hojas deberán estar desarrolladas casi por completo, si se mantiene la temperatura idónea que es de 12 y 16º C, un poco menor que antes.

flor de pensamiento

Después que pase este tiempo, los retoñitos están listos para que se puedan trasplantar a recipientes o macetas de mayor tamaño, pero que no sean mayor a los diez (10) centímetros de diámetro. Cuando se lleva a cabo este proceso de trasplante a otro recipiente, hay que tener una atención especial sobre la temperatura del ambiente, para que ésta flor de pensamiento no sufra ningún peligro.

Si se realiza el trasplante en horas del día, lo más idóneo es que la temperatura se mantenga no mayor a los 20º centígrados; en cambio si el procedimiento se realiza en horas de la noche, lo que se recomienda es que el ambiente esté entre los 2 a 5º C.

Después de que se hayan trasladados estas plantas a sus respectivas macetas, estas tardaran unas catorce (14) semanas en llegar a alcanzar un excelente desarrollo, como para que pueda soportar una nueva trasferencia hacia la tierra del jardín. Aunque la gran mayoría de las personas prefieren mantenerlas en macetas para facilitar su colocación en alguna ventana, balcón o terraza.

Lo que más se recomienda es que cuando se comienza una nueva siembra de la flor de pensamiento se utilice tierra nueva, esto significa, que la tierra esté libre de plantas por un tiempo. Esto es porque esta tierra tiene mucha gran cantidad de nutrientes, que ayudaran a la planta a que se alimente adecuadamente en los primeros meses de sus vida.

Después de pasados los primeros meses, se le puede poner algo de abono extra, que puede ser comercial o casero (elaborado por ti partiendo de materia orgánica), para que le brinden todo lo que necesita para crecer de manera sana y fuerte.

Usos de los Pensamientos

La flor de pensamiento por excelencia son plantas ornamentales que quedan perfectas combinadas con otras especies de flores. Un ejemplo: combinarlas con flores de color blanco o con tulipanes, es realmente un espectáculo. Puedes preparar todos los ramos que quieras, porque la naturaleza nos ofrece una extensa variedad para escoger. Solamente recomendamos que no las combines o las plantes junto a plantas bulbosas, porque éstas expelen sustancias que pueden llegar a dañar otras especies.

Puedes usar la flor de pensamiento para adornar tus ventanas, el balcón o la terraza con gran variedad de ejemplares y de toda su gama de colores; o puedes adornar tu mesa con jarrones llenos de estas hermosas flores. Otro uso para el cual la flor de pensamiento es muy popular es para cubrir el suelo, porque ayudan a evitar el crecimiento de la la hierbas malas.

Cuidados

La flor de pensamiento tiene la característica de ser una planta rustica, lo que quiere significa que no requiere de muchos cuidados, es poco exigente. A parte por su capacidad de adaptación la podemos ver tanto en jardines grandes como en jardines pequeños, en las terrazas o en los balcones; pudiendo ser cultivadas tanto en macetas como en el suelo.

Si en tu jardín tienes plantas tipo arbustos y quieres prevenir que se propague la hierba mala, en vez de invertir grandes cantidades de dinero en pesticidas, que al final pueden llegar a resultar perjudiciales tanto para ti, como para tu familia y para el ecosistema, deberías pensar en la opción de plantar flores del pensamiento en la zona baja de los arbustos; además de colaborar con el problema de la mala hierba, te ofrecerá unas hermosas flores que embellecerán todo el espacio de tu jardín.

También, puedes combinar la flor de pensamiento con otra clase de flores, que también poseen hermosos colores y que combinan de manera perfecta, como son: los alisos, los tulipanes, las petunias y las begonias.

-Sol

Tomando en cuenta que la flor de pensamiento es una plantas que florece en los climas fríos en la época de otoño, se debe tratar que la luz del sol incida de manera directa sobre la flor del pensamiento. De esta manera se logrará que la plante tenga un desarrollo óptimo. (Ver artículo: Girasol)

-Suelo

Si la flor de pensamiento está plantada en una maceta que adorna alguna ventana o balcón, lo que se recomienda es que se le coloque alguna clase de sustrato que sea adecuado para este tipo de plantas de exteriores, que tengan la cantidad de nutrientes necesarios.

Pero si la flor de pensamiento se encuentra plantada de manera directa en el suelo del jardín, le podemos agregar de vez en cuando un buen compost, que sea origen orgánico preferiblemente; esto aplica en el caso de que el suelo del jardín sea muy arenoso.

Se necesitan suelos que sean ricos en nutrientes para que las plantas crezcan de manera adecuada, se debe procurar que la tierra siempre tenga la húmeda correcta, ojo pero hay que tener cuidado de que no se encharque.

Cuando vas a sembrar semillas de la flor de pensamiento lo que se recomienda es utilizar tierra nueva, que aporte mucha cantidad de nutrientes que puedan alimentar la planta los primeros meses. Después de algún tiempo, se le agregarabono adecuado para plantas de flor que le seguirán aportando los minerales que necesita.

-Riego

La planta de flor de pensamiento debe recibir la cantidad de agua suficiente cuando está en el proceso de plantación, pero después que se consolida en un recipiente o en el jardín la cantidad de agua debe ser menor, resultando suficiente un riego comedido una vez por día.

-Poda

La época de floración comprende los meses que corresponden a las estaciones tanto de otoño como hasta finales de la primavera. Cuando hace su llegada la época de verano veras que la flor de pensamiento toma un aspecto de decaimiento; este es el momento oportuno para realizar la poda, haciéndolo por la parte más baja de su tallo y allí puedes estar seguro que el próximo invierno nos regalara bellas flores y colores nuevamente.

Plagas y enfermedades de la flor de pensamiento

Como sucede con todas las planta, la flor de pensamiento también tiene tendencia a sufrir el ataque de algunas  plagas y enfermedades, que sus consecuencias podrían llegar a ser funestas si no se reconocen y se tratan a tiempo.

Siempre es mejor evitar que lamentar y examinar con frecuencia las hojas, las raíces y las flores para estar seguros de que se encuentran sanas. A parte de darles todos los cuidados necesarios en lo que se refiere al suelo (tierra), al agua y a la iluminación, esto hará que nos encontremos más tranquilos en lo que se refiere a la salud de nuestra flor de pensamiento.

Por ejemplo, es muy usual que sufra invasiones de pulgones. Pero lo más grave es que cuando se encuentran en la planta es muy difícil eliminarlos, por lo que lo mejor es tratar de evitarlos colocando en la tierra y en las hojas un insecticida adecuado para eliminar estos pulgones, este puede ser comercial o casero.

Un repelente casero magnífico contra los pulgones es el que se elabora a base de ajo, para prepararlo solamente se hierve un litro de agua con cinco (5) dientes de ajo bien triturados. Dicha infusión se deja reposar y cuando esté frío se cuela y se coloca en un atomizador para poder rociarlo por sobre toda la planta. El olor a ajo no es problema, luego de un rato éste desaparecerá, pero no se debe guardar esta agua por muchos días porque terminará pudriéndose.

Otra plaga que también es muy común son las agallas, esta se produce por medio de las larvas de los mosquitos de las violetas conocidos como: Dasyneura affinis. Estas larvas pueden tener hasta unas cinco (5) generaciones, y la última generación posee un particular comportamiento: pasa todo el invierno en el interior de un capullo que le sirve de protección. En la parte final de cada agalla, se pueden llegar a encontrar entre unas 25 a 30 larvas en la zona interior.

Este no deseado habitante la mayoría de las veces lo confunden con el ácaro conocido como Eriófido, que provoca una enfermedad conocida como Erinosis.

Las hojas cuando están en presencia de este indeseable insecto, los bordes de las hojas se pueden apreciar enrolladas, pero al contrario de las larvas de mosquito no tienen el engrosamiento provocado por la mordedura de los mismos.

En los dos casos lo que se recomienda es cortar y quemar de forma rápida todas las hojas que se encuentran infectadas, para prevenir que la plaga se extienda más y no se pueda controlar, provocando hasta la muerte de la flor de pensamiento.

Los ciempiés en ciertas ocasiones pueden llegar a ser intrusos muy molestos que se comen las raíces y hojas más bajas de la planta, llegando a veces a cortar a la planta por el mismo cuello.

Por último está el hongo conocido como oídio, el cual provoca que la planta se ponga de color blanquecino. En los casos donde tu flor de pensamiento se vea plagada por este intruso lo más recomendable deshacerse de la planta, pues resultará mucho más económico comprar una nueva planta que gastar dinero en insecticidas. Siempre lo mejor es la prevención.

La flor de pensamiento comestible

La popularidad de la flor de pensamiento se ha visto aumentada no solamente por ser una flor hermosa, también se atribuyen distintos usos: como el medicinal, el industrial y el gastronómico a lo largo de la historia.

En un principio su infusión en té, era muy recomendada por los curanderos como tratamiento efectivo contra varias enfermedades como: el asma, la epilepsia, la bronquitis, la tos convulsiva y hasta la cistitis. También era usada a manera de ungüento para tratar y eliminar los eccemas, o cualquier otra clase de problema en la piel.

Sus flores eran utilizadas para elaborar tinturas para telas, y las hojas eran utilizadas como importantes indicadores químicos para médicos y para los inventores.

Pero el uso que más ha trascendido con el paso de los años y que se usa aun en la actualidad es dentro de la gastronómica. De igual manera que las rosas y las caléndulas, la flor de pensamiento se puede comer, presentando un sabor suave y dulce que no es esperado.

Se utiliza por lo general como un condimento o un acompañante en muchos platos distintos como: en ensaladas, en pastas, en tortillas, con carnes, con aves, con pescados, en vinagretas inclusive en postres utilizándose para elaborar pasteles y helados.

Una receta muy conocida y utilizada es elaborar jalea de flor de pensamiento, utilizando láminas de gelatina y los pétalos de la flor de esta planta, tanto para la elaboración del plato como para la decoración final.

Aunque si pretendes consumirlas, debes elegir con mucho cuidado las flores y las hojas, porque ciertas especies pueden resultar toxicas, en especial si durante el tiempo de su siembra se trataron con pesticidas o insecticidas altamente fuertes.

Pero lo que más importa, es que debes saber que la flor de pensamiento tiene diversas utilidades que van más a allá de servir para decorar un jardín. No temas y atrévete a cultivar flores de pensamiento, que es una planta muy curiosa y que tiene mucha historia.

Leyendas de la flor de pensamiento

Una leyenda que proviene de la época del medioevo asevera que si se le coloca una flor de pensamiento encima de una persona que esté durmiendo, la flor tendrá un efecto sobre ella, cuando despierte se enamorará de manera profunda y perdida de la primera persona que vea.

Otra leyenda explica el por qué en algunos lugares esta planta es llamada: trinitaria, la leyenda cuenta que ese nombre hace una alusión directa a la Santísima Trinidad, asociada con su variedad salvaje: Viola tricolor y los tres (3) pétalos de colores que tiene.

Cuentan que anteriormente, la flor de pensamiento poseía un aroma más suave y delicado del que tiene su hermana la violeta. Debido a que usualmente crecía al pie de los campos de trigo y como era muy solicitada por sus llamativos colores y su inigualable aroma, los campos de trigo sufrían mucho daño por las personas que querían obtener la flor de pensamiento, y como consecuencia el trigo empezó a escasear.

La flor se encontraba muy triste y afligida por todos los problemas que había causado, entonces un día de primavera rezó una oración dirigida a la Santísima Trinidad para que le quitará su perfuma, porque no quería ser la causa de que se perdieran las cosechas de trigo. Su petición al parecer fue escuchada y la flor de pensamiento perdió su aroma, y desde ese momento recibe el nombre de planta de la trinidad.

(Visited 7.805 times, 2 visits today)

Deja un comentario