Jazmín: Origen, propiedades, variedades, cuidados, y mucho más

El jazmín, es una planta del tipo escaladora y floreada, perteneciente a la variedad de Jasminum, familia de las Oleáceas. Forma parte del grupo de plantas rústicas y delicadas, cuyo follaje es perenne y a la vez caduco, con arbustos y enredaderas de flores que destilan perfumes exquisitos.

jazmin

Origen

La planta del jazmín, es originaria de las regiones tropicales y subtropicales pertenecientes al viejo mundo, región donde son ampliamente cultivadas. Esta flor pertenece al tipo de muestras clasificadas como Jasminum, de las cuales existen alrededor de unas 200 especies, las cuales son llamadas  habitualmente con el nombre de jazmín.

La forma de desarrollarse y propagarse que tiene esta planta es similar a la de cualquier arbusto y otras especies de plantas escaladoras o también llamadas trepadoras, posándose sobre otras plantas de una forma que quedan guindadas sobre las estructuras de base. ​

El jazmín es una planta de porte arbustivo o trepadora perennifolia, caducifolia o semicaducifolia. Parte de su descripción puede decirse que con respecto a sus tallos, los mismos poseen una forma cuadrangular, y su aspecto es de color verde tornándose en algunas ocasiones grisáceo, y son excesivamente ramificados.

jazmin

Con respecto a sus hojas, las mismas se ubican en posiciones alterna u opuestas y pueden ser en apariencias trifoliadas o imparipinnadas. Los retoños son de forma racimosa, y por lo general brotan desde las axilas de las hojas. Sus flores tradicionalmente son de color blanco, aunque también hay variaciones de especies que se presentan en colores amarillos y rojizas.

Otra de las características que llevan las flores de jazmín es que son hermafroditas. Tienen la forma de una especie de copa alargada, contentiva de cinco pétalos, y dos especies de hebras con las cuales permanecen unidas al tubo de la corola, con unas anteras de un distintivo color amarillo.

Los frutos de la planta de jazmín son unas bayas de color negro, el cual al madurar produce entre una a cuatro semillas.​ Estas flores destilan un aroma dulce, agradable y muy intenso, el cual se ha empleado para inspirar a la creación de perfumes y otras fragancias femeninas. (Ver artículo: Violeta de los alpes)

Nombre científico

El nombre científico del jazmín es Jasminum, perteneciendo al reino botánico de las Plantae, en la  División Magnoliophyta del tipo o Clase Magnoliopsida y la Sub clase Asteridae. De igual forma, el jazmín forma parte de la orden de los Lamiales y de la Familia de las Oleaceae.

D igual manera dentro de su taxioma se encuentra que el jazmín es de la Tribu Jasmineae, referente del género de variedades de la Jasminum L, existiendo en su haber más de 200 especies.

Hay algunos botánicos que incluyen a la familia de los Oleaceae dentro del orden Lamiales. En cuanto a la Sinonimia, existen Mogorium Juss, originarias de los años de 1789; Nyctanthos St.-Lag, de los años 1880; y la Noldeanthus Knobl del año 1935.

Propiedades del jazmín

El jazmín cuenta con múltiples propiedades y beneficios, las cuales van mas allá de sus reconocidos atributos como planta de uso terapéutico. Contiene propiedades que contribuyen a mejorar notablemente las funciones de muchos de los organismos del cuerpo humano, lo que a su vez se traduce en una mejor calidad de vida.

Por ejemplo, con el té de jazmín se combate de una forma natural los problemas de obesidad, mejorando la salud, y bajando de peso. Se presenta como el complemento ideal dentro de una dieta regular que se sigue para poder adelgazar. (Ver articulo: Girasol)

Diversos estudios e investigaciones han determinado las propiedades antioxidantes del té de jazmín, con las cuales se aumenta el metabolismo y se mantiene activo. Esto a su vez ayuda a que el hacer ejercicio físico, resulte un método efectivo, con lo cual el organismo procesara nutrientes en una manera más rápida.

De igual manera, el uso del jazmín protege al sistema inmunológico del cuerpo humano, gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, siendo una gran fuente de polifenoles naturales dentro de los cuales además está al epicatequina, y galato de epicatequina.

Es así como sirve para prevenir desde las enfermedades más comunes hasta las múltiples manifestaciones del cáncer, y reduce el riesgo de enfermedades crónicas. El jazmín posee también propiedades claves para evitar el aumento del colesterol LDL o conocido como el colesterol malo, previniendo a su vez problemas cardiovasculares.

Dentro de la planta del jazmín están contenidas catequinas que inhiben el proceso, mediante el cual las paredes de las arterias se inflamen y endurezcan. Las catequinas producen la acción que reduce los niveles de colesterol y la presión arterial, y con ello se previenen las amenazas de padecer de alguna enfermedad cardíaca.

Más sin embargo, sin duda alguna, una de las propiedades más poderosas que posee el jazmín es su delicioso aroma el cual influye sobre dos de los cinco sentidos que posee la persona, logrando elevar el estado de ánimo, liberando los niveles de estrés y propiciando un estado de relajación.

A través de su aroma perfumado, el jazmín puede desatar una respuesta que libera sustancias químicas, las cuales contribuyen con la relajación del cuerpo, ayudándolo a descansar. A parte del olfato, el gusto es el segundo de los sentidos que se estimula con la esencia del jazmín, resultando la misma vigorizante.

Otro de las propiedades que contiene es la capacidad de mejorar los estados de la piel, gracias a las propiedades contenidas en las flores y las hojas de esta planta. Los aceites que se obtienen, contribuyen a sanar las heridas de la piel, llegando incluso a borrar cicatrices.

Otros beneficios que obtiene la piel es que por sus poderes antioxidantes y las propiedades de polifenoles contenidas en el jazmín, se puede postergar el proceso de envejecimiento, eliminando los factores que causan las arrugas y otros daños en la piel. Los polifenoles actúan sobre la piel igualando su pigmentación y con ello se minimizan las líneas finas de expresión.

Protección antioxidante

Uno de los aspectos más destacados dentro de las propiedades de la planta del jazmín es el alto nivel de antioxidantes que se concentra en este tipo de cultivos. Estas propiedades antioxidantes más comunes dentro del jazmín son las catequinas, propiedades mismas que también se consiguen en el té verde.

Estos antioxidantes del jazmín trabajan en nuestro organismo, tanto en la parte interna como eterna de las células, esto con el objetivo de poder así detectar y destruir, los agentes dañinos que se hacen presentes en el organismo, muchos de los cuales producen el envejecimiento natural.

También influyen sobre los agentes externos entre las que se encuentran las toxinas, los virus, la acción de los rayos ultravioletas, el consumo del tabaco, entre otros. Todos estos elementos son los que causan enfermedades, comprometiendo el sistema inmunológico que es el que previene las enfermedades más comunes.

jazmin

Beneficios endocrinos

A través de la realización de muchas investigaciones y estudios varios, se ha podido demostrar que las plantas de jazmín tienen la potestad de poder disminuir los niveles tersos de progesterona, con lo cual se puede conseguir obtener un buen equilibrio hormonal.

Esto es posible a su vez cuando hay un aumento considerable de la misma. A pesar de esto, tiene una contraindicación, ya que de igual manera, puede llegar a causar reducción de la fertilidad en las mujeres, aun cuanto tengan un buen desarrollado y equilibrio hormonal.

Agente antibacteriano, antiviral, y antifúngico natural

Los beneficios del jazmín se expanden, contribuyendo a controlar muchas de las funciones del cuerpo humano, manteniendo con ello los distintos órganos sanos, lo que se traduce en mejoras del estilo de vida. Esta planta es muy poderosa gracias a todas las propiedades con las que cuenta, encontrado en ella el empleo de múltiples usos, actuando como un efectivo antibacteriano, antiviral y antifúngico natural.

La planta del jazmín contiene propiedades que actúan como calmantes, siendo un remedio ideal para poder controlar la ansiedad, así como la manifestación de otros problemas nerviosos entre los que figuran la hiperactividad, el estrés y también la depresión.

A pesar de no ser precisamente un somnífero, el jazmín tiene una acción que influye sobre el sueño, ayudando en la regulación del mismo, especialmente en aquellas personas que tienen problemas para poder conciliar el sueño y dormir. Muchos de los componentes contentivos dentro del jazmín, accionan en el cuerpo humano la producción de melatonina, que es la hormona necesaria para el sueño.

El jazmín también resulta beneficioso para combatir problemas musculares y estomacales, en especial los cólicos, sirviendo como un efectivo antiespasmódico, al igual que muchas hierbas de este tipo. Con el consumo de una infusión de jazmín, se pueden contrarrestar calambres, gases o cólicos, que se presenten de manera recurrente, logrando con esto controlarlos.

El jazmín contiene propiedades que son ricas en ácido salicílico, dejándolo actuar como un Anti-trombosis, ya que estimula la circulación sanguínea, haciendo que la misma fluya de manera libre por las venas, siendo así un excelente remedio para la trombosis. De igual manera, posee propiedades antisépticas, sirviendo su acción para desinfectar todo tipo de heridas y limpiar la piel.

Usos del jazmín

El jazmín tiene muchos usos, entre los que se destaca el ornamental o decorativo. El cultivo de estas plantas se hace en un principio motivado para la obtención de sus hermosas flores, las cuales se exhiben tanto en espacios interiores como exteriores.

La flor cortada tiene una duración de vida de unas 24 horas aproximadamente. Sus muestras se recogen 2 h antes de abrirse el capullo, para con ellas elaborar biznagas. Hay quienes la emplean como aromaterapia, sirviendo también de afrodisíaco.

En la parte medicinal, puede usarse el jazmín como analgésico y antidepresivo, fungiendo como relajante muscular natural que estimula el sueño. También se puede utilizar el jazmín como un aceite especial para el cuidado de la piel, siendo un tratamiento natural.

Otra de las maneras en que podemos utilizar al jazmín, es en forma de infusión, siendo ésta una de las más eficaces, ya que tomando una taza de té de jazmín antes de dormir, se activan las propiedades antiespasmódicas, purificarías, somníferas y muchas demás contentivas dentro de la planta.

El jazmín como medicamento

El Jazmín es bastante significativa, no solo por ser una planta de carácter decorativo en los jardines, espacios interiores y exteriores, sino también por sus propiedades medicinales, contando su flor con un buen número de propiedades curativas.

El uso del jazmín como medicamento data de varios siglos, siendo una de las flores más utilizadas en el campo medicinal. Con la planta de jazmín se puede fabricar jabones y perfumes, pero también aceites e infusiones que hacen el rol de una medicina.

Teniendo su mayor capacidad curativa dentro de su consume en forma de té. Utilizado como aceite medicinal, se emplea sobre heridas de la piel, contribuyendo a mejorarla y hasta desapareciendo las cicatrices.

En forma de té se puede aplicar en tratamiento cada cierto tiempo en el día, y por varios días que pasan entre 3 días a una semana, aliviando las dolencias y problemas como el insomnio, procesos inflamatorios leves o problemas digestivos. Reduce los niveles de colesterol en la sangre y también limpia todo el sistema inmunológico.

Variedades o tipos del jazmín

El jazmín es una planta que tiene múltiples tipos y variaciones, contándose entre éstas más de 300 muestras o especies.

Un aspecto que tienen en común todas las variedades de plantas de jazmín es que florecen en la temporada de verano. De igual manera, todas las especies destilan un adorable perfume y el color de sus flores, sin duda son un derroche de hermosura que engalana cualquier jardín u espacio donde se encuentren.

Todas las variedades de jazmín pueden ser plantadas de forma directa sobre la tierra, o también en dentro de porrones o en macetas de todos los tamaños. En este artículo se nombran algunas de estas especies, entre ellas las más populares son las siguientes:

Jazmín Officinale

El nombre científico de esta variedad de jazmín es Jasminum officinale, también llamado como jazmín morisco​ o jazmín común. Esta especie de jazmín pertenece al grupo de las trepadoras, integrante de la familia de las oleáceas originarias del Cáucaso.

Sus plantaciones se pueden encontrar al norte de Irán, y en países como Nepal, Pakistán, Afganistán, los Himalayas, India y también en la China occidental. La propagación del cultivo de esta variedad de jazmín se ha extendido a muchos países entre los cuales se encuentran Argelia, Italia, EEUU (Florida), Francia, Portugal, Rumanía, Yugoslavia y las Indias Orientales, donde los ejemplares de esta planta se encuentran de manera naturalizada.

Dentro de sus características se pueden nombrar que este tipo de planta puede llegar a medir hasta 6 metros de altura. Otros detalles que la distinguen son su tallo ramificado, siendo del tipo trepadora y con hojas conformadas por entre cinco y nueve folíolos dispuestos de manera lineal-lanceolados, con la forma de borde enteros.

jazmin

En cuanto a sus flores, las mismas son del tipo hermafroditas, con una especie de cáliz o copa alargada y cilíndrica. La flor también posee cinco pétalos de color blanco y su fruto es una baya. La manera que tiene esta planta de propagarse es a través del método de esquejes.

Uno de sus principales usos es el decorativo, empleada como planta ornamental en jardines, donde por ser del tipo trepadora, termina cubriendo los muros, pérgolas y glorietas, entre otros. Esta variación de jazmín contiene propiedades medicinales, actuando como un efectivo antiinflamatorio, antimicrobiano, antioxidante y antiulceroso.

Las hojas de jazmín tienen entre sus propiedades cierta cantidad de extracto hidroalcohólico, el cual produce un efecto analgésico y también como anticonvulsivos. El aceite contentivo en la variedad de estas flores, es usado dentro del comercio cosmetológico, además como perfume y para realizar aromaterapias. (Ver artículo: Significado de la flor de loto)

jazmin

Jazmín Nudiflorum

La variedad de Jazmín Nudiflorum, es popularmente conocido con el nombre de jazmín de invierno. Este tipo de plantación es familia del Jazmín officinalis, siendo un arbusto mucho más duro que éste, que se presenta más débil y friolero.

El tipo de Jasminun nudiflorum pertenece a la familia de las Oleáceas, siendo del ejemplar arbusto sarmentoso, de contextura muy resistente. Dentro de sus características destaca por su rusticidad, y es una de las flores preferidas para sembrar dentro de los jardines.

En lo referente a sus hojas, las mismas están conformadas por tres lóbulos lanceolados. Este tipo de jazmín es muy perdurable, llegando a soportar los climas más cálidos, los más extremados. Una de las curiosidades que presenta esta planta es que a pesar de que puede llegar a perder gran parte de su follaje, el tallo mantiene su color verde.

jazmin

En cuento a sus flores, las mismas poseen un distintivo color amarillo, y de unas dimensiones que oscilan entre los 3 y 4 centímetros. Otra particularidad que posee esta variación de jazmín es que sus flores salen a la superficie antes que las hojas.

El proceso de floración se da desde el mes de noviembre y llega hasta el mes de marzo, teniendo su mayor plenitud en el mes de enero, siendo de particular abundancia. La forma de su tallo es cuadrangular y se va formando desde la base de la planta.

Otros rasgos con los que cuenta es que son largos y algo rígidos. Este tipo de jazmín puede llegar a medir hasta 3 metros de altura, y en algunos casos llega a cubrir muros y también árboles secos. Esta variedad de jazmín se puede propagar por la pared así este plantado en terrazas, en macetas o jardineras.

jazmin

Durante la temporada de otoño se propaga a través del método de esqueje, mientras que en el tiempo de verano se hace por estaca. Dentro de los cuidados que debe tener esta planta están: sembrarlo en un sitio donde le dé mucho sol o por lo menos con una semi sombra; su floración también se da en lugares con poca luz, aunque esto influye en la abundancia de la misma.

Debe contar con un sistema de riego para pasar la temporada de otoño, pues no le puede faltar el agua; el suelo debe ser del tipo húmedo y arcilloso, manteniéndose siempre fresco. En cuanto a la poda de este tipo de jazmín, la misma debe realizarse una vez que finaliza su fase de floración, tomando en cuenta que esta ocurre durante la vegetación nueva, antes de mediados de verano, lo que significa que debe hacerse en los tallos específicamente.

Con este mantenimiento se eliminaran a los tallos que se presenten más débiles, que sean de vieja data o tengan un aspecto leñoso. Lo más abajo posible es que se tendrá que cortar los tallos, ya que de esa forma, se renovara su arbusto de una manera continua, naciendo tallos nuevos y vigorosos, que luego se cargaran con hermosas flores.

Jazmín del Paraguay

El Jazmín del Paraguay o también conocido como el paraguayo, así como por el nombre de Brunfelsiaes, llamado así en honor a Otto Brunfels, un especialista, médico y botánico de origen alemán muy famoso en la época del Renacimiento. El nombre científico de esta variedad de jazmín es Jasminum multipartitum, que forma parte del grupo familiar de los Solanaceae.

De este tipo e jazmín se ha registrado la existencia de más de 30 especies, todas originarias de las regiones tropicales de América y las Antillas. Dentro de sus características están que pueden llegar a tener un tamaño donde se ven como pequeños árboles, figurando como un pequeño arbusto o arbolito.

Con respecto a sus dimensiones, la planta puede llegar a medir unos 3 metros de altura, y su condición es perenne, con un estilo de ramificación muy densa. En cuanto a su floración, la misma sirve para decorar los espacios abiertos, en especial durante la temporada de la primavera, donde cubre su copa casi por completo.

La posición de sus hojas nacen de una forma alterna, son simples y ovaladas, de un particular color verde brillante, siendo por el envés un tono más claras. Están cortadas en pecioladas, es decir, que el rabillo va unido al tallo. Sus flores tienen un color distintivo, muy brillante, con la particularidad de que al abrirse, se torno con un color violeta que se va degradando hasta tornarse lavanda pálido, convirtiéndose luego de un tiempo en blancas.

jazmin

Por esta razón, una misma especie de esta variedad de jazmín, puede llegar a tener en una misma planta, flores de varios tonos y colores. El tamaño de las flores son por lo general de 4 centímetros, y con una forma de bordes ondulados. Se dice que la fragancia que destila este tipo de flor se asemeja a la esencia de coco. (Ver artículos: Soñar con rosas)

El proceso de floración de este tipo de jazmín se da durante la temporada de verano y puede llegar a extenderse hasta el otoño. Cuando la plantación se encuentra en un lugar cuyo clima se presente muy cálido, en los meses de enero a febrero, entonces la planta puede tener un nuevo proceso de floración.

En referencia a los frutos de la planta, dentro de sus características están que son capsulares, (es decir que están recubiertos en una forma ovalada), y de un tamaño pequeño, contentivo de semillas arriñonada. Estos frutos crecen muy rápido y son tóxicos.

Contienen propiedades especialmente medicinales, ya que se puede emplear como sedantes, anti-inflamatorio, analgésico,  en los casos para contrastar enfermedades de artritis y reumatismo. También es ideal para la depuración y estimulación del sistema linfático, aliviando todo tipo de dolores, resfriados, calenturas o fiebres, gripes, e incluso se ha dicho que hasta tiene influencia sobre algunas enfermedades venéreas.

Otros de los usos que se le da a este tipo de jazmín es en la parte ornamental, ya que cuenta con una floración muy vistosa y con una deliciosa fragancia, por lo cual también lo usan en la parte cosmética en la elaboración de perfumes.

Al momento de su cultivo se debe considerar que el espacio cuente con ciertas condiciones entre las cuales esta que sea de semi-sombra, o donde la planta pueda recibir la luz del sol, en las horas que sean más frescas durante el día. El tipo de clima al que está adaptada esta variedad es el cálido y templado, resultado sensible a la acción de las heladas, al igual que otras especies de su tipo.

jazmin

En cuanto al estado de los suelos, estos deben ser húmedos y con un buen drenaje. La temperatura debe oscilar entre los 21 grados centígrados a 24 ºC, en vista de que esta planta es originaria de países que son de climas húmedos y a la vez cálidos, por lo que debe rociarse la flor en circunstancia donde haga mucho calor.

El sistema de riego debe hacerse desde la llegada de la primavera hasta que vaya finalizando la temporada de verano, con abundante agua, para que el compost se mantenga siempre húmedo. Se recomienda abonar la planta cada tres semanas, una vez que aparezcan las primeras flores en botón, utilizando para ello fertilizante líquido. Con estos cuidados, la planta se mantendrá muy sana y vigorosa.

Al finalizar el periodo de floración en este tipo de jazmín, es entonces el momento de podarla, una acción que va a contribuir con que la planta este más compacta, en el caso que se requiera ser trasplantada. El tiempo ideal es cuando esté llegando a su final la temporada de la primavera, recomendando que sean cortadas las ramas que ya tengan entre 7 y 10 centímetros de largo.

Jazmín Estrellado

Con el nombre de jazmín estrellado es como comúnmente se le conoce este tipo de variedad de jazmín, ya que el nombre científico – técnico es Trachelospermum jasminoides, perteneciente a la familia de las Apodináceas, a diferencia de la mayoría de los jazmines que son de la familia de las Oleáceas. Esta es una de las razones por lo que estas especies no tienen muchos rasgos en común con otras series.

Otro de los nombres que se le atribuyen al jazmín estrellado son: jazmín chino; jazmín de leche; y falso jazmín, nombre este último que toma ya que tiende a confundirse con otras especies. Sus diferentes nombres varían según la región donde se encuentren los cultivos. Este tipo de jazmín es originario de los países como Japón y China y Japón, emigrando hacia toda Europa y América.

Dentro de sus características figura que son las mismas de otras plantas del tipo enredadera, escaladoras o trepadoras. No requiere de muchos cuidados y se adapta a zonas donde le da muchos rayos del sol y altas temperaturas. En cuanto al aspecto de su tallo, los mismos tienen una forma retorcida y son leñosos, cambiando esta condición varias veces en un mismo año.

jazmin

La capacidad de poder modificar su aspecto varias veces al año, hace del jazmín estrellado una planta versátil, con la cual se ofrece una nueva imagen a los espacios donde este su cultivo, dependiendo también con la época del año que este transcurriendo. El color de su tallo es de un tono verde claro y brillante.

Durante las temporadas de primavera y verano, emergen los hermosos ramilletes contentivos de flores blancas, cada una con 5 pétalos. Tiende a tener una temporada donde su follaje se vuelve más oscuro de lo habitual. La etapa de crecimiento de la planta es de carácter lento los primeros años, por lo que hay que tomar precauciones y proteger los sembradíos, del ataque de las fuertes heladas de invierno.

A medida que va creciendo y se va desarrollando, a la par va obteniendo mayor capacidad para poder aguantar temperaturas de hasta -10 grados. Cuando ya está algo crecido, el proceso de crecimiento se acelera un poco, en especial con la llegada de la temporada del verano.

La etapa de crecimiento necesitara de una guía para que pueda ser eficaz, aun y cuando la planta tiene capacidades similares a cualquier mata trepadora. Para evitar que la planta crezca en forma de arbusto, debe esta sujetada.

Se pueden sembrar dentro de macetas o porrones, aunque los mismos deben poseer ciertas medidas y con unos 70 centímetros de profundidad aproximadamente. Esta planta puede llegar a medir hasta 10 metros de altura.

Puede plantarse en cualquier tipo de suelo, ya que lo indispensable es que cuente con un buen drenaje, para con ello la humedad se mantenga en un bajo porcentaje, ya que no tolera niveles de humedad alta. Es recomendable que se le agregue a los suelos cierta cantidad de materia orgánica, esto con la finalidad de que la planta tenga un mejor crecimiento.

Durante las temporadas de invierno, no es necesario regarlo ya que con las lluvias será suficiente. Sin embargo, de presentarse un invierno seco, si se debe estar pendiente de regar la planta con cierta frecuencia.

En la época del verano, la metodología de riego debe aplicarse de 3 a 4 días. Al momento de sembrarlo se debe tomar en cuenta que sea un sitio donde el sol le dé lo suficiente, aunque también puede ser un lugar con semisombra.

Al cultivar la variedad de jazmín estrellado, debe plantarse las semillas a una distancia entre 30 a 45 centímetros entre unas y otras, calculadas desde la base de la pared o de la terraza dónde va a quedar situado. A medida que el tronco vaya creciendo, se irá a la vez convirtiendo en más leñoso, y también, del mismo modo, será capaz de mantenerse por sí sola estable.

El tiempo de poda y mantenimiento es ideal para realizarlo mediante su fase de floración, arqueando las puntas en forma de cascada, con lo cual se irá llenando de nuevas flores, sirviendo como decoración para las distintas épocas del año.

Para la poda debe esperarse hasta que culmine la temporada de verano e inicie el otoño. En el mantenimiento, se van eliminados de la planta, aquellas ramas extras, podando también las puntas que van tornando secas, hasta quitarle cualquier aspecto feo que tenga.

Es importante tomar en cuenta que no se puede despuntar ni quitar ramas mientras se encuentre la época del invierno, porque esto es lo que la protegerá del ataque de las heladas, y de lo contrario, podría hasta morir. Su método de propagación es a través de acodo si lo aplica en temporadas de primavera y de ser verano, el método entonces cambia a esquejes.

La dinámica consistirá en escoger uno de los tallos que se encuentre casi maduro, totalmente verde, y que tenga en sus dimensiones de unos 13 a 15 centímetros de largo. Este tipo de jazmín es bastante resistente al ataque de las plagas y enfermedades, siendo la más común los pulgones, cochinillas y arañas rojas.

Jazmín trepador perfumado

El jazmín trepador perfumado, es también conocido con el nombre de jazmín enredadera, especies cuya procedencia es de países donde por lo general su tipo de clima es tropical. Su nombre se debe a la forma en que esta planta se desarrolla, como tipo arbusto, trepándose sobre otras plantas, adaptando su tamaño a la superficie donde va creciendo.

Por lo general, todos los tipos de jazmines destilan un aroma, pero esta variedad en particular, contiene una fragancia bastante particular, influyendo notablemente hasta en su nombre, Jazmín trepador perfumado.

Los cuidados que se deben tener con esta planta se encuentran el control de la humedad, donde debe evitarse a toda costa los excesos. Es de vital importancia que su posición debe estar orientada a que le pegue la luz solar de manera directa.

jazmin

Es una planta que como otras de su especie, no necesita de muchos cuidados, solo seguir ciertas recomendaciones, como por ejemplo dejarla algunas veces que tome una sombra pero de manera parcial. Si se va a sembrar en porrones o macetas, se debe tomar en cuenta el tamaño de la especie, pues debe contar con suficiente espacio, para que su periodo de crecimiento se desarrollo de una manera efectiva.

De ser necesario, debe colocárseles unas estacas para guiar la dirección de su crecimiento. La poda y mantenimiento debe hacerse justo antes del inicio de su etapa de floración, que en este tipo de jazmín suele ser a finales del invierno, como en la mayoría de las especies, exceptuando a los jazmines trepador del tipo perenne, entre las que se encuentra la Jasminum azoricum.

El proceso de poda es fundamental para la planta ya que promueve y estimula su crecimiento. Se puede llegar a podar hasta el tercio de su tamaño original, en el caso del jazmín trepador perfumado. Existen varios tipos de jazmín trepador entre los que se pueden nombrar: el Jazmín del país; Jazmín Azórico; Jazmín de Leche; y Jazmín de Hungría.

Colores

La planta del jazmín, tiene gran variedad de especies, tipos, entre otros, muchos de ellos donde la flor se manifiesta portando colores distinto a su tradicional color blanco, que es como generalmente es conocida en todo el mundo.

Es por ello que también se pueden conseguir ejemplares de diferentes colores, que hacen de la misma, unas plantas más llamativas y versátiles en existencia. Entre los colores tenemos: rosado, violeta, azul, amarillo, entre otros.

jazmin

Blanco

El jazmín blanco es originario del norte de Irán, Pakistán, India, Afganistán, Nepal, y China occidental. Es llamado comúnmente como jazmín morisco, y es el tipo de jazmín más común y más conocido en todo el mundo. Su cultivo se ha hecho en otros países distintos a los de donde es oriundo.

Es del tipo trepadora y puede llegar a tener hasta seis metros de altura. Su color es un blanco intenso, y sus flores se van agrupando de una manera que se visualizan como pequeños ramilletes. Cada una de las flores cuenta con cinco pétalos, adornados con hojas de forma puntiagudas y lineales. Su nombre científico es Jazmín officinale.

Aunque el riego de esta planta no debe ser de manera abundante, si debe hacerse por lo menos una vez cada semana y un máximo de dos semana, lo que va a depender de las condiciones que cumpla el sitio donde haya sido plantado.

La planta debe ser podada pasado su fase de floración, esto con el objetivo de que sus próximas flores puedan desarrollarse sobre ramas jóvenes y fuertes, garantizando con ello que la planta perdure por mucho más tiempo. El jazmín blanco es muy utilizado en los jardines para ornamentarlos, gracias a lo delicada de la contextura de sus flores.

De igual manera, posee grades propiedades medicinales, siendo empleados como un tónico expectorante y astringente, pero también como sedante. De este jazmín blanco se extrae un aceite que se obtiene de las flores y las hojas, y luego se vende de manera cosmética y también en perfumerías.

Necesita de abundante agua para poder crecer y desarrollarse de una manera sana, llegando a ser una planta bastante resistente, aunque debe tomarse la precaución de que las temperaturas no sobrepasen los treinta grados centígrados. De igual manera debe protegérsele de las temporadas de heladas y reducir su riego cuando lleguen las lluvias.

Amarillo

El jazmín amarillo es el mismo jazmín nudiflorum, una especie de planta perteneciente a la familia de las oleáceas. Su procedencia es de las montañas del Tibet. Este tipo de jazmín es conocido comúnmente con otros nombres como jazmín de invierno o también jazmín de San José.

Su hermosa flor ostenta un color amarillo intenso, el cual resalta gracias a que emerge entre ramas que se tornan en verde oscuro. A diferencia de otros tipos de jazmín, el amarillo no destila ningún aroma, un detalle que la diferencia de los demás.

Otra de las curiosidades que la distinguen, es que cuenta con seis pétalos en cada flor en vez de cinco, como son la mayoría. Su periodo de crecimiento se da mejor si se coloca en dirección directa con el sol en vez de sombra. Su sistema de riego es mejor si se hace cada dos semanas, suspendiéndolas si se esta en temporada de lluvia, porque no es necesario.

Tiene gran similitud con el jazmín de madagascar, pareciéndose ambas en que se prolongan fácilmente. Par ello es necesario que cuente con una estructura, donde se pueda fijar para establecerse y crecer con toda normalidad. Se hace necesario poderla luego de su fase de floración, lo que la hará mucho más fuerte y llena de energía, produciendo como resultado nuevas flores, mucho más radiantes que las anteriores.

Rosa

El jazmín rosa o rosado, es un tipo de planta cuyo origen es chino. Es del tipo de flores trepadoras o escaladoras, que se dio por medio de una fusión entre un jazmín blanco con otro de color rojo. Como resultado se obtuvo un nuevo jazmín, presentándose con un tono color rosa intenso. Las flores se juntan  en pequeños ramilletes, por lo que es muy buscada para cumplir una función ornamental.

Cada una de las flores es contentiva de cinco pétalos, con una forma muy parecida a una campana, aunque más circular. Sus hojas terminan en punta y están dispuestas de manera lineal. Se puede regar una vez a la semana y puede durar hasta dos meses sin regar.

Las flores de esta planta saldrán más fuertes una vez que se dé el proceso de poda. Esta planta es una de las preferidas para los horticultores y los amantes en general de las plantas, a causa de su hermoso tono color rosa. Habitualmente es utilizada para decorar a manera ornamental en jardines y para cubrir muros y paredes.

También se hacen números arreglos florales ideales para todo tipo de eventos y celebraciones, siendo uno de los tipos de jazmín que más se obsequiados.  Este tipo de plantas se pueden sembrar dentro de macetas y porrones en las casas.

Azul

El jazmín azul, es conocido con varios nombres entre los que resaltan el de jazmín del cabo y también jazmín enano. Es una planta muy versátil ya que se puede podar de distintas formas, haciendo de esta una de las predilectas en varios de los hogares.

Uno de sus principales atractivos son duda alguna son sus hermosas flores azules que además destilan un agradable aroma, ambientando todos los espacios donde es cultivado. Es llamado jazmín enano porque a diferencia de otras especies, esta mide entre uno a dos metros de altura, ostentado los mismos metros en su diámetro.

Por esta forma de crecimiento, toman la figura de pequeños arbustos. El tipo de suelo donde son sembrados debe mantenerse siempre húmedo y de tendencia ácida, elementos que contribuirán a que la especie crezca y se desarrolle sanamente.

Tiene un origen tropical lo que lo hace intolerante a temperaturas frías. Por el contrario, cuenta con la capacidad suficiente de soportar largos periodos de sequías. La forma de multiplicación de este tipo de jazmín es a través del método de esquejes.

Siempre y cuando tenga el tamaño apropiado, se puede sembrar dentro de porrones y macetas, tomando en consideración el elemento de sustrato para un buen crecimiento. El jazmín azul requiere de ciertos cuidados, ya que es muy susceptible al ataque de cierto tipo de plagas, entre las que se encuentra la mosca blanca o la cochinilla.

Esta a su vez, atrae a la presencia de la fumagina, un tipo de hongo cuya presencia se manifiesta en forma de un orificio dentro de las hojas de la mata. En cuanto a su riego, esta planta necesita gran cantidad de agua para poder crecer adecuadamente. Se debe tomar en cuenta que los suelos donde se lleven a cabo los cultivos, deben contar con un buen drenaje. En el invierno, no es necesario regarlas.

Jazmín celeste

El jazmín celeste, es una planta del tipo trepadora muy hermosa, perteneciente a la familia de las  Plumbaginacease. A esta flor se le conoce con el apodo de celestina, y a diferencia de otros jazmines, su forma de propagación es muy rápida.

La flor de la planta es bastante pequeña y tiene un distintivo color celeste, que es la razón del bautizo de su nombre común a que el científico es Plumbago auriculata, Este tipo de planta no requiere del apoyo de un muro o de alguna otra estructura para poder crecer a pesar de ser una trepadora, contando con la capacidad de poder desarrollarse de forma recogida.

El color de sus flores, son de un tono azul cielo o celeste, con formas cilíndricas y contentivas de cinco pétalos. Hay ciertas ocasiones donde a esta planta le nacen flores de color blanco. Al igual que las orquídeas, el jazmín florece todo el año, por lo que la hace una de las flores preferidas por las personas, con la excepción de meses de la temporada de invierno.

Expertos recomiendan que este tipo de jazmín celeste sea sembrado en las temporadas de invierno y primavera, aunque también es una planta que se da muy bien en sitio con condiciones de semi sombra. A diferencia de otras especies de jazmín que necesitan del sol de una manera directa para poder crecer, a esta variedad le afecta su floración al exponerse directamente ante los rayos solares.

El tipo de suelo ideal para el cultivo de este jazmín, es del tipo arenoso, y con un buen drenaje. Durante la época de verano, debe tener abundante agua. Su poda y mantenimiento se puede realizar de forma anual para renovarla y se vuelva fuerte.

jazmin

Rojo

El jazmín rojo, es conocido con el nombre de jazmín chileno, perteneciente a familia de las Mandevillas. Su forma de crecer es tipo arbusto trepador, contentivo de unas hermosas flores de color rojo, que son altamente llamativas, teniendo como base unas hojas con un tono de color verde brillante, las cuales se mantienen así durante todo el año.

Este tipo de jazmín es procedente de Sudamérica, por lo que es común ver sus ejemplares tipos en pases como Argentina y Brasil. Por su origen, esta planta tiene la capacidad de soportar los climas más cálidos, por lo que exponerla a temperaturas muy frías, seria causarle la muerte. Se puede cultivar en macetas o porrones, ya que su altura no sobrepasa los tres metros de altura.

Una característica que diferencia a esta planta de otras de su especie es que sus flores tienen forma de trompeta. Con su color rojo, ofrecen un gran esplendor, en especial cuando va llegando el final de la temporada de primavera e inicia el verano, adicionando que destilan un dulce aroma que sirve de complemento para agradar los espacios.

Debe colocársele un sustrato a base de arena de río y turba a sus cultivos, además de abono en su fase de floración, para así lograr su desarrollo con éxito. Para lograr obtener una planta más tupida y compacta, debe realizarse la poda de nuevas hojas, esto con la finalidad de estimular con ello el crecimiento de tallos nuevos y más pequeños.

De igual manera, siguiendo dicho procedimiento, la planta se llenara nuevamente de bellas flores rojas. Se recomienda fumigar la planta cada cierto tiempo, para proteger a la planta del ataque de la cochinilla, y la araña roja, empleando un eficaz insecticidas.

Violeta

El jazmín violeta, se presenta como una de las plantas más representativas de esta especie gracias a la belleza de sus flores, cuyo color es de un tono lila profundo o violeta. Ambienta los espacios donde es sembrada debido a que destila un dulce aroma.

Tiene una bonita forma de arbusto y sus medidas no llegan a superar los dos metros de altura, siendo por lo general de un metro. Su etapa de crecimiento es algo lenta, y requiere de ser cultivado en suelos que estén constantemente húmedos y de un carácter ácido.

El jazmín violeta es una planta de procedencia tropical, razón por la cual no es tolerante al frío, pero si los períodos de sequía. Esta planta puede reproducir por esquejes, siendo esto una ventaja, aunque también se puede sembrar en macetas, considerando los tamaños de las mismas, para que tengan suficiente espacios dichas raíces, y también se debe contar con un buen sustrato.

Otra manera de reproducir la planta es cortando los tallos más sanos y robustos, para someterlos a un proceso de enraizaje, y luego se pueden cultivar en tierra o en porrones. Debe contar con los cuidados necesarios, ya que es propensa al ataque de la mosca blanca o la cochinilla, además del tipo de hongo que le hace pequeños hoyos a las hojas.

Cuidados

Para darle los cuidados necesarios a la planta del jazmín, se debe tomar en cuenta varios elementos, entre los cuales están: algunas plantaciones de jazmín son adecuadas para sembrarse dentro de macetas y en el interior de las residencias, mientras que otras especies pueden ser plantadas al aire libre, estimando que de esta forma sea mucho mejor su desarrollo.

La planta de jazmín necesita por lo general de mucha luz para poder florecer, por lo que se hace necesario que reciba un poco de sol directo todos los días. Aunque también pueden desarrollarse en aquellas regiones sombreadas, su floración resulta en esos casos menos densa.

Por lo general, el mantenimiento de la planta de jazmín es sencillo, se debe recortar en una forma ligera cada año, exactamente pasado la fase de floración en la planta, con el objeto de que se mantenga bien denso, ya que de lo contrario puede llegar a verse como el soporte de una la planta de vacía.

De igual manera, los brotes jóvenes deben ser rebajados aproximadamente hasta el mes de julio. Las ramas viejas deben podarse de manera que se dejen solo de 2 a tres ramas, para que continúen su proceso de crecimiento.

Habitualmente, las plantaciones de jazmín se presentan con un carácter muy resistente, por lo que pueden someterse a temperaturas frías hasta de 16 grados y bajas hasta los 10 grados, lo cual vendrá a beneficiar el proceso de su crecimiento. (Ver artículo: Flor de pensamiento)

En referencia a su riego, el jazmín solo necesita ser regado en las temporadas de verano de manera regular, ya que esto estimulara el crecimiento de su vegetación de una manera vigorosa. En el invierno, el sistema de riego debe hacerse de una forma moderada, manteniendo el terreno húmedo.

En el caso de enriquecer la floración del jazmín, esto debe hacerse tras la aplicación de fertilizante líquido ordinario, el cual debe aplicarse cada dos semanas, a partir de que inicie la temporada de la primavera y hasta mediados del mes de septiembre.  

Jazmín japonés

Los cuidados que necesita el jazmín japonés, al cual también se le conoce más popularmente como jazmín chino, son sencillos pero con tomando en cuenta ciertas recomendaciones al pie de la letra. Este tipo de jazmín japonés es característico por sus pequeñas flores, las cuales son bastante olorosas.

Su uso es bastante común, ya que queda perfecto en cualquier rincón u espacio, pero más sin embargo, debe tomarse en consideración que allí, donde se ubique, le dé la luz del sol de manera directa, ya que con ello se mantendrá en buen estado.

Para mantener un jazmín japonés o chino bien cuidado, deben dársele los siguientes cuidados para obtener una preciosa planta:

jazmin

1.- Tomar en cuenta la ubicación: en el caso de sembrarlo en exteriores debe ser en un sitio con semi sombra. Puede ser plantado dentro de porrones o directamente en los jardines de las casas. Puede estar tanto en maceta con un tutor como en el jardín, cubriendo con cenadores o también usando troncos de árboles secos.

2.- El tipo de Suelo o sustrato: esta planta no es muy exigente, ni requiere de cuidados extremos, mas sin embargo, es de suma importancia que cuente con un buen drenaje, ya que es intolerante a los encharques de agua.

3.- El riego: el sistema de riego para el jazmín japonés debe hacerse, si es temporada de verano, unas dos o tres veces por semana, y el resto del año, en menos cantidad. En caso de estar la planta dentro de un porrón con un plato debajo de éste, el mismo debe retirarse pasado 10 minutos después del regado.

4.- El abono: en cuanto a la forma de aplicarle el abono a este tipo de planta de jazmín, se recomienda una técnica donde se usan como abono los restos de cascara de huevo y conchas de plátano o cambur, metidos dentro de una pequeña bolsita junto a otros tipos de abonos orgánicos.

5.- Tiempo para la plantación o trasplante: el tiempo ideal para la siembra de este tipo de jazmín es durante la época de primavera, una vez que haya pasado el riesgo de la acción de las heladas. Igual momento es para realizar los traslados de macetas a otros sitios.

6.- La Poda: el recorte de la planta y su mantenimiento debe hacerse en la época de invierno. A través de este proceso se le hace limpieza a la planta, pues se le va eliminando las ramas que van muriendo, que se encuentran en mal estado o enfermas, incluso, aquellas ramas que han crecido más de lo esperado. Los recortes se hacen con el objeto de darle nueva apariencia al jazmín renovando su belleza.

7.- Propagación de la especie: la metodología mas común de reproducción para esta planta es la técnica del esquejes de madera semidura con hojas, la cual se debe realizar finalizando la temporada de verano. De igual manera puede hacerse a través de hijuelos, pero en la época de primavera.

Poda

Los materiales para realizar la poda del Jazmín son: una tijera especial de jardinería; Escalera (si el caso lo amerita); lentes especiales, guantes y otros implementos de seguridad. Los pasos a seguir para realizar la correcta forma de podar el Jazmín son:

a.- Se debe podar el jazmín en la época de invierno, ya sea a manera de limpieza o mantenimiento. Esto se debe a que es la fecha donde no se corre el riesgo de pasar por las heladas.

b.- Esta poda consiste en quietar de la planta, aquellas ramas muertas, secas, rotas o enfermas, que también algún rebrote que salga del pie del arbusto.

c.- En el caso de los jazmines trepadoras, cuando son saneadas y no tienen sus ramas muy densas, esto permitirá que le llegue mejor luz a su interior, manteniendo en buen estado la planta, impidiendo que se marchite antes de tiempo.

d.- Cuando la planta no recibe su adecuado mantenimiento o poda, comienzan a manifestarse en ella elementos dentro de los cuales se encuentran: trozos secos; flores pesadas; chupones, rebrotes, entre otros elementos. (Ver artículo: Jazmín de leche)

e.- Además de realizarles poda en inverno, también debe hacérsele al momento en que finalizan su etapa floración la jazmín.

Nota: no debe temer cortar el jazmín, ya que así le queden solo unas pocas ramas, de ella nacerán muchas más, nuevas, fuertes y con hermosas y perfumadas flores. Se debe hace una poda profunda en los casos donde la planta este joven, ya que con el tiempo, volverá a tomar su forma. Se debe tener cuidado de no dañar las ramas principales, en los casos donde el jazmín es grande.

(Visited 2.903 times, 1 visits today)

Deja un comentario