Qué son las leguminosas o fabáceas y cómo se siembran

Leguminosas, son una extensa variedad de plantas del reino vegetal, que abarcan especies del tipo arbórea, arbustos, herbáceas o trepadoras, cuya característica distintiva y similar, es su fruto en forma de vaina. Las vainas portan semillas en su interior, que en las especies comestibles son consumidas como granos secos o frescos, llamadas legumbres. Entra aquí para conocer su historia, aporte nutricional, como se preparan y mucho más.

leguminosas

Leguminosas

Las leguminosas son especies vegetales de gran antigüedad, con registros históricos de diferentes especies en las culturas y civilizaciones antiguas. Tan antiguas son las leguminosas que incluso se piensa que junto a cereales como el maíz y el trigo fueron las primeras especies vegetales cultivadas desde el inicio de la creación de hombre. Cuando este comienza a labrar la tierra para proveerse de alimento conjuntamente con la actividad de caza.

Estas plantas pertenecen a la familia de las fabáceas, de las que se pueden encontrar una gran variedad de especies, tales como: árboles, arbustos, plantas herbáceas, enredaderas o trepadoras. Todas estas especies se unen en una característica en común, que es su fruto en forma de vaina.

No todas las leguminosas son comestibles, pero las que sí lo son, tienen una mayor importancia dentro de la alimentación del ser humano. Ya que sus frutos han sido la base de la alimentación por miles de años, y en la actualidad una dieta sin legumbres dejaría de ser sana o balanceada.

¿Qué son las Leguminosas y para qué sirven?

Las leguminosas son un gran número de especies de plantas silvestres o cultivadas. La característica particular de estas plantas son las vainas que producen como fruto. Estos frutos resguardan en su interior varias semillas en cuyo interior se alojan las semillas.

Las semillas se pueden sacar de su vaina cuando el fruto madura. En ese momento el fruto se abre fácilmente en dos cáscaras, aunque existen algunas especies de esta legumbres con poca dehiscencia

Por lo que algunas vainas de las leguminosas comestibles se comen completas, ejemplo de ello las vainitas o judías verdes. Mientras que otras especies, las semillas son retiradas de las vainas para ser consumidas como granos, ejemplo: La soja, lentejas, los garbanzos, el maní, entre otras.

Varias leguminosas por su alto aporte nutricional sirven además de alimento para el ser humano, como forraje de consumo para el ganado y caballos, ejemplo de estas leguminosas son la alfalfa o el trébol. De las leguminosas existentes en el mundo entero, se pueden contar más de 700 géneros y aproximadamente 20 mil especies.

Leguminosas Arbóreas

Las leguminosas, tipo árboles por lo general se pueden localizar en las regiones tropicales. En estos habitad los árboles logran alcanzar grandes portes o alturas. Como ejemplo de estas especies de leguminosas se pueden mencionar:

  • Tipas o Tipuana tipu: conocido también como palo rosa, es un árbol de la familia de las Fabáceas, proveniente de Suramérica
  • Ceibo o Erythrina crista-galli: árbol de las leguminosas originario de Suramérica
  • Algarrobos blancos o Prosopis alba: leguminosa que se desarrolla como árbol, originaria de Argentina y regiones del Paraguay
  • Oreja de negro o Enterolobium contortisiliquum: Leguminosa arbórea del trópico suramericano, que alcanza hasta 30 metros de altura y tronco de dos metros de diámetro.
  • Flamboyant o Delonix regia: Especie de leguminosa tipo arbórea de uso ornamental por el llamativo colorido de las flores. Se pueden dar flores rojas, anaranjadas o lilas.
  • Acacias africanas: Árboles del desierto del Kalahari y las sabanas del Serengueti.
  • Caesalpinia ferrea: Palo de hierro o árbol leopardo, es una leguminosa arbórea natural del Brasil y Bolivia.
  • Cedro rosado o Acrocarpus fraxinifolius: Árbol nativo de Asia tropical, en sus países de origen, India, Birmania y Malasia, llega a tener dimensiones gigantescas.
  • Ceratonia siliqua: La leguminosa arbórea más grande del Mediterráneo.
  • Azfelia africana: Especie de leguminosa arbórea africana, caracterizada por hermosas semillas con un extremo en forma de capuchón anaranjado brillante, semejante a la cabeza de las bellotas.

Leguminosas Arbustivas

Por la capacidad que tienen las leguminosas de mejorar y nutrir los suelos al fijar el nitrógeno, las que crecen como un arbusto son usadas como cultivo en los sitios destinados a la ganadería, ya que también se pueden aprovechar como forraje o pasto. A continuación, algunas de ellas:

  • Acacia farnesiana: Un arbusto que puede alcanzar proporciones arbóreas. Natural de regiones tropical y subtropical de América. Las vainas de esta especie tienen una forma curiosa semejante a una estrella de mar.
  • Aromo blanco o Mimosa: Natural de México, Guatemala, Belice e Indias Occidentales.
  • Cratilia o flemingia macrophylla: Su distribución natural se sitúa al sur de la cuenca del río Amazonas.

Trepadoras o Herbáceas

Las leguminosas trepadoras o herbáceas son naturales de casi todo el mundo, exceptuando solo las regiones polares. Dentro de esta variedad de leguminosas se encuentran las plantas de especial interés para el consumo del ser humano. Entre las leguminosas trepadoras o herbáceas se pueden mencionar las siguientes:

  • Habas
  • Garbanzos
  • Tréboles
  • Soja
  • Arvejas o Guisantes
  • Frijoles o Habichuelas

Legumbres y Leguminosas ¿Es lo mismo?

Leguminosas y legumbres aunque son terminologías que se usan por lo general dentro de un mismo tema, parecieran que fueran sinónimos, pero no lo son ni tampoco representan lo mismo. Para esclarecer este punto se debe definir primeramente a la leguminosa como la planta que produce las legumbres.

Mientras que las legumbres son los frutos comestibles de las leguminosas. Estos frutos son fuente de proteína vegetal, fibra, vitaminas, minerales entre otros nutrientes.

Si bien las legumbres son el fruto comestible de las leguminosas, las vainas comestibles de algunas especies son catalogadas como hortalizas. Esto sucede cuando el fruto o vaina es recolectado estando verde. Ejemplo de estos casos son las judías o habichuelas verdes, denominadas también como vainitas en algunos países.

Según lo anterior se dirá entonces que las legumbres son las semillas o granos secos extraídos de las vainas, frutos de plantas de la familia de las leguminosas. Entre las legumbres más consumidas se encuentran las siguientes:

  • Frijoles secos
  • Garbanzos
  • Lentejas
  • Guisantes secos

Por otra parte, tanto la soja como el maní aunque provienen de especies leguminosas no se consideran legumbres, así como aquellos granos de leguminosas que se usan con fines de siembra, ejemplo semillas de trébol y de alfalfa.

A nivel mundial las legumbres en mucho tiempo de historia han sido utilizadas tanto en la gastronomía gourmet como en la cocina tradicional casera. Porque las legumbres de estas leguminosas y alimentos de origen animal ejemplos son, de gran aporte proteico a la alimentación del ser humano.

Historia de las Legumbres

Las legumbres, frutas, granos de cereales, representaron la alimentación fundamental del hombre desde su creación. Cuando el hombre fue colocado en el mundo para proveerse de su propio alimento, ya Dios había provistos a la tierra de las leguminosas, como está escrito en el libro de Génesis 1:29.

Desde entonces las leguminosas en sus diferentes variedades fueron cultivadas por las culturas y civilizaciones que se desarrollaron en todo el planeta.

En La Civilización Egipcia y las Mesopotámicas

Las antiguas civilizaciones Mesopotámicas como sumerios, asirios y babilonios, así como las que se desarrollaron a lo largo del cauce medio y bajo del río Nilo, en el antiguo Egipto cultivaban legumbres cultivaban guisantes, habas y lentejas miles de años antes de Cristo. Prueba de ello son recientes descubrimientos arqueológicos al norte de Israel, en cuyas excavaciones se obtuvieron evidencias de habas con más de 10 mil años de edad.

De igual forma otras investigaciones arqueológicas han podido demostrar el grado de veneración que le profesaban los antiguos egipcios, a los granos de lentejas. Por lo que cultivaban este tipo de leguminosas con dedicación y cuidados. La alta estima que tenían a las lentejas fue pasada a otras culturas como la de los romanos.

Caso contrario ocurrió entre la relación de los antiguos egipcios con los cultivos de habas o frijoles. Ya que esas legumbres para esta civilización, no eran un alimento deseable para nobles y reyes. Por lo que su cultivo solo se hacía a nivel del pueblo como alimento. Tampoco civilizaciones como la de los griegos y romanos le dieron predilección a las habas. Estas legumbres junto a los guisantes eran alimento habitual de griegos y romanos, pero solo a nivel popular.

El Ayuno de Daniel

El profeta Daniel vivió como extranjero en la civilización Babilónica en el siglo VI antes de Cristo. En aquel tiempo reinaba Nabucodonosor en Babilonia, y este rey le ordena al jefe Aspenaz que trajese del pueblo hebreo cuatro jóvenes de buen ver y con conocimiento de ciencia. Aspenaz trajo entre esos cuatro jóvenes a Daniel profeta de Israel.

Ya en Babilonia a los 4 jóvenes se les ofrece comida del banquete real, incluido el vino que el rey bebía. Por orden real debían alimentarse así durante tres años, culminado ese tiempo serian presentados delante del rey.

Daniel se niega y decide en su corazón no contaminarse con el banquete real. Este acto fue de agrado para el Dios de Israel, llenando a Daniel de su gracia y buena voluntad.

Pero al jefe de los eunucos no le agrado tal decisión de Daniel, por temor de que el rey pudiera ver, pasado el tiempo, los rostros demacrados de los jóvenes israelitas.

Daniel le solicita al servidor del rey hacer la prueba por diez días con ellos cuatro de recibir solo como alimento legumbres para comer y agua para beber. Al mismo tiempo que alimentara a otros muchachos con la comida y vino del rey. Después de esto compara  nuestro aspecto con el de los otros jóvenes y de allí toma tu decisión.

Transcurrieron los 10 días, Melsar compara a los hebreos con los otros jóvenes.  Siendo el aspecto de Daniel y el de sus compañeros más robusto que el de los jóvenes que se alimentaron de la comida real. Melsar entonces por tres años alimentó a los jóvenes hebreos, solo con legumbres y agua de bebida, para estos no contaminarse. (Biblia, Daniel capítulo 10)

En las Civilizaciones Precolombinas Americanas

Descubrimientos arqueológicos han puesto en evidencia que desde ocho mil años atrás, ya las civilizaciones precolombinas en América cultivaban las leguminosas que producían frijoles. Incluso pueblos antiguos de México y Perú usaban estas legumbres no solo como alimento, sino también como elemento de trueque o cambio.

En las Civilizaciones Orientales

En las civilizaciones del oriente en el continente asiático se tiene en cuanto a testimonio escrito, a la soja como la primera legumbre a ser cultivada por esas tierras. Testimonios que se evidencian en libros que datan del año 2.800 antes de Jesucristo. El autor de estos libros fue Shen Nung, quien hacía mención de los cinco cultivos considerados sagrados en la China antigua, los cuales eran: Soja, arroz, mijo, cebada y el trigo.

En la Edad Media

Autores europeos señalan a las legumbres como el alimento panacea de Europa durante la época medieval. Una era que estuvo cargada de plagas, epidemias y guerras, con consecuentes situaciones de hambruna. Situaciones que solo pudieron ser combatidas gracias al consumo de legumbres.

Desde esos tiempos las comidas de los hogares europeos tanto de los más nobles o pudientes como los más humildes, están conformadas por platos elaborados a base de una variedad de legumbres, destacando en gran medida las lentejas y las habas.

Composición de las Legumbres

Como ya se comentó, las legumbres son las semillas comestibles secas extraídas de las vainas, frutos de plantas leguminosas. Ejemplo de estas semillas son las lentejas, habas, fríjoles, maníes, garbanzos, granos de soja, entre otras.

Pero las legumbres no son un alimento cualquiera, ya que poseen una importante composición nutricional. Composición que hace del cultivo de estas leguminosas de gran importancia económica y de producción comercial.

Estadísticas demuestran que la presencia de legumbres en la alimentación de millones de personas, garantizan la ingesta diaria de proteínas y energía en el mundo. Estos números indican que las legumbres aportan 4 gramos de proteínas y 64 kilo calorías diarias per cápita.

Y si se ven solo los países subdesarrollados, las estadísticas arrojan una contribución per cápita de las legumbres por encima de los 7 gramos de proteínas y 102 kilo calorías diarias. Veamos a continuación con más detalle el aporte nutricional de las leguminosas, a través de las legumbres, los porcentajes varían de acuerdo a la especie:

  • Proteína: Valores mínimos de 17 a 25 % y máximos del 30 al 40 %
  • Grasas: Valores mínimos de 0.8 a 2 % y hasta un 6 %
  • Oleaginosas: Entre un 15 y 50 %.
  • Carbohidratos: Entre el 50 y 60 %, en oleaginosas como maní y soja, entre el 23 y 31 %
  • Fibra: Entre el 3 y 8 %
  • Globulinas y albúmina
  • Niacina o Vitamina B3
  • Ácido Fólico o Vitamina B9
  • Vitamina C

Proteínas

Del aporte nutricional de las legumbres destacan en gran medida el aporte de proteínas. Las legumbres aportan el doble o tres veces más contenido proteico vegetal que la mayor parte de los cereales.

No obstante al comparar las proteínas de las legumbres con las que aportan las carnes, da como resultado un menor valor a nivel biológico, debido a que:

  • Ciertas legumbres contienen bajas cantidad de aminoácidos azufrados, tales como: metionina, cisteína y triptófano
  • La estructura de estas proteínas interfieren en la acción de las enzimas digestivas
  • Presencia de inhibidores de proteasas impiden la adecuada función de las enzimas digestivas

Esto hace que el proceso de digestión de las proteínas provenientes de las legumbres se haga difícil, reduciéndose su aprovechamiento por parte del organismo.

Pero el valor biológico o la calidad de las proteínas de las legumbres se puede mejorar en gran medida, si al momento de prepararlas son combinadas con cereales ricos en aminoácidos azufrados.  A continuación se muestran el contenido de proteínas y grasas de algunas legumbres:

  • Arvejas, frijol, habas, lentejas: 20% de proteínas y 2% de grasas
  • Soja, cacahuete o maní: Son legumbres ricas en proteínas y grasas
  • Los frijoles negros o caraotas: son fuente de proteínas (53%) y bajos en grasas
  • Hidratos de carbono

El hidrato de carbono que se encuentra con mayor abundancia en las legumbres es el almidón, con proporciones entre un 75 y 80 %. Solo la soja presenta cantidades muy bajas de este hidrato de carbono.

La sustancia orgánica que predomina en el almidón de las legumbres es la amilosa. Las enzimas pancreáticas no son capaces de digerir la amilosa, por lo que esta pasa hasta el colon, donde es fermentada y finalmente eliminada por las heces. Esto es una de las causas por lo que las legumbres sean difíciles digestión al ser consumidas por el organismo.

Fibra Dietética

Las legumbres son fuente importante de fibra dietética. Esto se puede explicar de la siguiente manera: si una persona saludable en edad adulta consume ¾ de taza de frijoles, ya le está aportando a su organismo aproximadamente el 57 % del requerimiento diario de fibra. Lo más importante es que el 72 % en promedio de esa fibra es insoluble, el resto es fibra soluble.

  • La fibra soluble hace lenta la digestión. Este tipo de fibra se encuentra en los fríjoles, lentejas, arvejas y otras legumbres.
  • La fibra insoluble esta contenida en la piel o cáscara de los granos. Esta fibra hace que los alimentos pasen de forma rápida a través del estómago y los intestinos. Algunos compuestos de la fibra insoluble unidos a la amilosa resistente causan la indigestión de las legumbres, y la posterior aparición de flatulencias.

Micronutrientes

Las legumbres también dentro de su composición fitoquímica poseen una serie de micronutrientes. Algunos de ellos pueden ser altamente beneficiosos para la salud.

Mientras que algunos de esos compuestos pueden ejercer un efecto inhabilitando la absorción de vitaminas y minerales, así como otros producir toxicidad en el organismo. Estos micronutrientes incluidos en las legumbres son:

  • Saponinas
  • Ácido fítico
  • Esteroles vegetales
  • Compuestos fenólicos
  • Inhibidores de enzimas
  • Lectinas
  • Isoflavonas (nutricionalmente relevantes sólo en la soja)
  • Compuestos generadores de cianuro

Pero felizmente todos los compuestos potencialmente tóxicos de las legumbres, se inactivan tras la cocción de las mismas.

Lípidos

El contenido de lípidos o grasas en las legumbres es relativamente bajo, son muy pocos los caso que presentan alto contenido de grasa como es el caso del maní y la soja. Pero en todo caso estas grasas son consideradas saludables al ser insaturadas.

De las legumbres se puede decir que prácticamente no aportan grasas saturadas, por ser realmente bajos los valores, comparados con el aporte de proteínas y valor energético.

Importancia de las Leguminosas

El cultivo de muchas leguminosa es esencialmente importante por la producción de sus frutos o legumbres. De las cuales se desprenden numerosas razones de peso en cuanto a salud, tales como:

  • Están llenas de nutrientes
  • Fuente de proteína, sobre todo en aquellos países donde la carne y los lácteos, son prácticamente difícil de adquirir tanto física o como económicamente.
  • Son bajas en grasas saturadas y ricas en fibra vegetal, lo que se traduce en la regulación del colesterol malo y control de azúcar en sangre.
  • Organizaciones mundiales de salud, las recomiendan como medio alimenticio para combatir enfermedades no transmisibles, como la diabetes, anemias y enfermedades cardíacas
  • Alimento idóneo en las dietas de control de peso

El cultivo de leguminosas también posee gran relevancia para los agricultores y practicantes de la horticultura. Ya que estas plantas se caracterizan por fijar nitrógeno en los suelos que las contienen. Pasando a ser una opción de abono orgánico natural muy efectivo.

La capacidad fertilizante de suelos de las legumbres se debe a que en los múltiples filamentos de sus raíces, se desarrollan colonias de bacterias protectoras. Que se van acumulando en especies de nódulos, dichas bacterias fijan el nitrógeno de la atmósfera, al establecer una relación simbiótica con las raíces de las leguminosas.

Es por ello que muchos criadores de ganados cultivan leguminosas dentro de sus pastos, porque pueden servir de forraje a los animales, y al mismo tiempo funcionar como abono orgánico o fertilizante de los suelos.

Por su parte los horticultores con las legumbres apuestan a una biodiversidad de cultivos y del suelo, como mantenimiento preventivo de plagas y enfermedades. A la vez que se reduce en gran medida el uso de fertilizantes químicos como aportantes de nitrógeno al suelo.

Consumo Mundial

En los últimos tiempos es necesaria la producción mundial de legumbres y cultivo de leguminosas, ya que representan un alimento esencial en los requerimientos alimenticios del ser humano.

Mediante el consumo en el mundo de legumbres, se puede lograr combatir ampliamente, la malnutrición, niveles de pobreza, enfermedades de salud pública, además de incentivar y acrecentar el desarrollo agrícola.

El Consumo de Legumbres en la Sociedad

A las legumbres de granos secos se les ha asignado el rol, desde muchos años atrás como sustitutas de la carne en las poblaciones de muy bajos recursos, o como comida de pobres. Papel que le ha tocado representar debido a varios puntos de interés, como los que siguen:

  • Su alto contenido proteínico, la mayoría de las legumbres contienen más del 20% de proteínas.
  • Las legumbres son asociadas con la pobreza, mientras que el consumo de carne animal, se relaciona con la riqueza. Por el costo de adquisición de ambos alimentos fuente de proteínas.
  • Parte de la sociedad considera de forma despectiva a las legumbres como alimento de segunda clase. Definiendo a las legumbres como el alimento de los pobres.

Y es que estadísticamente se ha comprobado que a medida que los países mejoran económicamente, el consumo de productos lácteos y de carne aumenta, mientras que el de proteína vegetal disminuye.

Precauciones con las Leguminosas

Si bien las legumbres contienen múltiples propiedades nutricionales beneficiosas para la salud. Su consumo también puede acarrear algunos efectos adversos en la salud de algunas personas. Conocer estos efectos secundarios en conviene tenerlos en cuenta a la hora de su consumo.

En cuanto a esto, las legumbres contienen micronutrientes que las leguminosas producen como autodefensa contra depredadores de ellas. Los compuestos que pueden producir efectos adversos en la salud son:

  • Lectinas: Un tipo de proteína que se adhieren a las paredes de los intestinos, impidiendo la absorción de nutrientes. Las lectinas en altas dosis resultan ser tóxicas, no obstantes se destruyen durante la cocción de las legumbres.
  • Fitatos: Son sales del ácido fítico que impiden la absorción de algunos minerales como el calcio, hierro y zinc. Esto puede poner en duda el consumo de lentejas como alimento aportante de hierro. Una forma de contrarrestar el efecto de los fitatos en la absorción del hierro, es combinar las legumbres con alimentos ricos en vitamina C. Otra forma es colocando en remojo los granos secos antes de la cocción, para eliminar a los fitatos.

Las Flatulencias

Una precaución que se debe tener en cuenta al consumir legumbres es su efecto desagradable de generar flatulencias o meteorismos. Este efecto es muy común al comer legumbres, y se debe a la presencia de dos componentes, la rafinosa, verbascosa y estaquiosa, presentes en la fibra dietética; así como a la amilosa un tipo de hidrato de carbono que el organismo no es capaz de digerir a través de las enzimas pancreáticas. Todos estos compuestos llegan sin ser procesados al intestino grueso donde son fermentados por las bacterias del lugar, causando las flatulencias.

Para reducir la generación de gases se pueden colocar a hervir las legumbres en suficiente agua, por poco tiempo, se elimina esa agua. Para volverlas a poner en cocción con agua limpia hasta que ablanden.

Contaminación con Gluten

Debido a que se han registrado casos de celiacos contaminados con gluten tras la ingesta de legumbres, están apareciendo en las etiquetas de algunas legumbres empaquetadas, la declaración de que pueden contener granos de cereales.

Las legumbres se pueden ver involucradas en contaminación con gluten por la colindancia en algunos cultivos de leguminosas con plantas de cereales. Así como también por la rotación de cultivos, práctica habitual llevada a cabo por los horticultores para la fertilización y fortalecimiento de suelos.

En la práctica de rotación de cultivos por lo general se comparten los equipos de recolección, transporte y depósitos o silos de almacenamiento. Pero la contaminación se puede establecer más allá del cultivo, ocurriendo ya a nivel de las fábricas. Las cuales comparten algunas veces los equipos de producción para el procesado de granos de legumbres o cereales.

En el etiquetado se admite un máximo de uno por ciento de materias orgánicas diferentes a las legumbres. En ese porcentaje se incluyen los granos o semillas de otras especies vegetales.

Se aconseja a las personas que siguen una dieta libre de gluten, bien sea por ser celíacos o por sensibilidad al gluten, antes de preparar las legumbres, revisar grano a grano para poder visualizar y retirar el posible contenido de cereales.

Una vez escogidos los granos, proceder a lavarlos con abundantemente agua para eliminar restos de polvo, luego se procederá a cocinar a las legumbres. Si las legumbres vienen certificadas como libres de contaminación con gluten, no requiere de estos procedimientos, se podrán cocinar de inmediato.

Preparación de las Legumbres

Las leguminosas que se usan en la cocina son las que suelen denominarse legumbres. De estas plantas lo que se consume son las semillas, y en algunas leguminosas las vainas enteras. En general existen tres formas de preparar las legumbres:

  • Primera: Mediante la cocción de los granos maduros, secos, limpios y sin vaina. Hasta que los granos se ablanden.
  • Segunda: Cociendo los granos maduros pero aún tiernos, sacados de la vaina. A estas legumbres se les coloca el epíteto de tiernas, o frescas.
  • Tercera: Mediante la cocción de las vainas enteras con las semillas poco desarrolladas. En las variedades de vainas tiernas comestibles conocidas como miracielo, tirabeque, habas verdes, judías verdes, entre otras.

En general en la preparación de legumbres de granos secos se recomienda lo siguiente:

  • Colocarlas en remojo con agua durante 12 horas antes de la cocción. En el agua del remojo se puede agregar una mínima cantidad de bicarbonato de soda, el cual debilita las fibras de celulosa de la piel de las legumbres, favoreciendo la digestión y la permeabilidad de las legumbres en el agua.
  • Aunque la cocción se puede hacer en ollas diferentes a la de presión. Es preferible usar las ollas a presión porque acortan el tiempo de cocción y por ende se pueden conservar mejor los nutrientes.
  • Añadir la sal en el último momento para evitar que las pieles de las legumbres se endurezcan.

Algunos Tipos de Leguminosas

Traer aquí todas las leguminosas que existen en el mundo es una tarea imposible, debido a la gran variedad de especies. No obstante se muestran a continuación algunas de las más consumidas o que gozan de mayor popularidad entre los comensales, por su sabor y valor nutricional.

Arveja o Guisante

La especie vegetal Pisum sativum, vulgarmente conocida como arveja o guisante es una leguminosas herbácea considerada a veces como trepadora. En la actualidad se encuentra distribuida en todo el mundo.

De su cultivo se obtienen las pequeñas semillas de las vainas, para ser consumidas como alimento. Estas semillas son ricas en proteínas, minerales y fibra. Además el cultivo de las plantas beneficia la tierra, al fijar el nitrógeno de la atmósfera en el suelo.

Garbanzo

Los garbanzos son legumbres que se obtienen de la leguminosa Cicer arietinum. El habitad natural de esta leguminosa so las regiones del mediterráneo. Es una planta herbácea anual, de 50 centímetros de altura, que produce unas flores blancas o violetas. De las flores surgen las vainas en cuyo interior se encuentran dos o tres garbanzos. El garbanzo es una legumbre de gran calidad nutritiva y cualidades en la cocina.

Habas

La planta leguminosa Vicia faba es la que produce a las legumbres conocidas como habas. Esta es una herbácea anual que pertenece a la familia de las fabáceas. Los granos del fruto de la planta son fuente de proteínas y aportan gran cantidad de energía, además de ser de consumo humano puede servir también como forraje para animales.

Las habas a medida que maduran se van endureciendo y ganando almidón, por lo que se aconseja recolectar las semillas antes de su maduración.

Judía o Frijol

La planta Phaseolus vulgaris es una leguminosa herbácea anual, que puede darse como especie trepadora. Las semillas de sus vainas son granos secos de gran fama en el mundo y por esta gran expansión es que reciben una diversidad de nombres, según el país o la región, los nombres más comunes son:

  • Fríjol
  • Habichuela
  • Caraota
  • Poroto
  • Judía
  • Alubia

Estas legumbres son fuente de proteínas, fibra, vitaminas y minerales. También destaca su elevado aporte de folatos.

Lenteja

Lens culinaris es la leguminosa de donde se obtienen los granos de lentejas. Esta planta es del tipo anual y herbácea de la familia fabáceas. Los granos pardos y pequeños se sacan de una vaina también pequeña. Cada vaina produce entre dos o tres lentejas.

Combinando las lentejas con el arroz, un cereal rico en aminoácido del tipo metionina, se logra mejorar sustancialmente la calidad de sus proteínas. Convirtiéndolas en proteínas de elevado valor biológico, semejante a las que aportan los productos de origen animal.

Soja

Tanto los granos como los productos derivados de la soja se usan en la gastronomía, alimentación del ganado y de aves. La soja se comercializa a nivel mundial por su variedad de usos en la farmacología y la cosmética.

Los granos oleaginosos de soja ricos en proteínas, son extraídos de las vainas producidas por la leguminosa Glycine max

Tamarindo

El tamarindo es el fruto de la leguminosa Tamarindus indica. Esta leguminosa es un árbol de hábitat tropical. La pulpa de las semillas de las vainas es lo que en realidad se consume de los frutos del árbol. La pulpa del tamarindo sirve para hacer bebidas, jugos o para consumir como fruta fresca y madura.

Alfalfa

la alfalfa que es cultivada ampliamente en casi todo el mundo como alimento de caballos y ganado vacuno. Además por las cualidades nutritivas excepcionales de su follaje, se usan también sus hojas en la gastronomía.

La alfalfa contiene mayor porcentaje de proteínas que gran parte de los vegetales. Es además fuente de Vitamina A, Vitamina K y algunos minerales derivados.

Cacahuete o maní

El maní es el fruto de la leguminosa Arachis hypogaea. Las semillas de las vainas de esta leguminosa se asocian tanto por su morfología como por su composición con los denominados frutos secos. El maní es nutritivo, fuente de grasas insaturadas o buenas, por lo que se considera como fluidificante y regulador de colesterol malo. La harina obtenida de los granos de maní se usa para la elaboración de galletas y postres para pacientes diabéticos.

La Siembra y el Riego de Las Leguminosas

Por tratarse de una amplia gama de variedades de plantas no se puede hablar de un solo tipo de siembra y riego para todas las leguminosas.

Pero como los frijoles o judías, así como los guisantes son unas de las leguminosas que necesitan de un corto período de tiempo para entrar en producción, son los cultivos preferidos por la mayoría de los horticultores. Además de ser la especies de legumbres que se cultivan principalmente en el hogar por su gran producción por unidad de área sembrada. Nos referiremos a la siembra y riego de este tipo de leguminosa en especial.

La mayoría de las especies de frijoles y de algunos guisantes se recolectan durante el tiempo cálido, solo los llamados guisantes de huerto son cosechados en tiempo fresco. Tomando en cuenta que el tiempo de producción de estas variedades oscilan alrededor de los 90 días, se determinará el momento de la siembra.

Si se tiene la posibilidad de adquirir en el mercado las Semillas de leguminosas frescas, llegado el momento de la siembra es la mejor opción antes de sembrar, los granos guardados como semillas. Ya que se puede dar el caso que estos granos sean portadores de virus, alojados en la planta.

El cultivo de las especies arbustivas se realiza en hileras con separación entre los 45 y 75 centímetros.  Colocando las semillas cada 2,5 a 5 centímetros de separación en la fila. Una vez germinadas se lleva a cabo un aclaramiento, para dejar una separación entre plantas de aproximadamente 10 centímetros.

Las especies trepadoras se siembran en filas con la misma separación que las arbustivas. Pero se deben de proveer de un soporte, cerca, estacas alambradas, etc. como vía de crecimiento.

Se cubre cada semilla con 2,5 a 4 centímetros de tierra. Inmediatamente después de la siembra se debe regar con abundante agua. Después se procede a regar una vez cada 2 a 3 días, manteniendo la humedad del suelo.

Plagas y Enfermedades de las Leguminosas

Cada tipo de leguminosa puede ser susceptible a ataques de agentes patógenos específicos. No obstantes ciertas plagas y enfermedades son habituales en varias especies. En general las las plagas y enfermedades de las leguminosas a destacar son:

  • Curculio o Chalcodermus aeneus Boheman: Insecto coleóptero conocido también vulgarmente como caupí.
  • Chinche hedionda o Halyomorpha halys: Insectos hemípteros que atacan las vainas de la soja, judías y guisantes.
  • Bacteriosis: Enfermedad bacteriana que se trasmite por el suelo, mediante la interacción con ciertas bacterias dañinas para la planta.

En la categoría de otras plantas también te pueden interesar los siguientes artículos:

(Visited 484 times, 1 visits today)

Deja un comentario