Opio: Historia, consecuencias, significado, consumo, y más

En el presente artículo hablaremos del opio, sustancia que se extrae de la planta conocida como adormidera, hablaremos de su origen, de sus historia, cómo se consume, sus efectos, adiciones y muchas cosas más.

opio

¿Qué significa Opio?

El opio es una palabra que proviene de la palabra en latin: opĭum, cuya palabra se refiere a una sustancia de sabor amargo y de un fuerte aroma que se usa como estupefaciente. El opio se logra obtener de las cabezas de las adormideras verdes: en realidad se trata del jugo desecado.

La planta adormidera (cuyo nombre científico es Papaver somniferum) es el nombre común de esta planta herbácea de carácter anual, que se semeja a la amapola común. Puede llegar a alcanzar un metro y medio de alto, y presenta flores de varios colores: flores blancas, flores fucsias o flores violetas.

Para poder extraer el opio, se tiene que esperar que las flores se marchiten y se caigan, posteriormente se realizan algunos cortes a nivel superficial en la cabeza de la planta, que expele una sustancia de textura viscosa de un tono blanquecino. Este líquido, cuando se seca, se convierte en una resina de un tono oscuro que tiene una consistencia como de chicle, que se puede raspar de la cabeza de la adormidera para conseguir opio en su estado puro.

Dicen los especialistas que, si el opio se seca de más de la cuenta, se puede convertir en una piedra sólida presentando un tono más oscuro, esto se debe a la pérdida del agua, también se aumenta la concentración de sus alcaloides, que son: la morfina, la codeína, la tebaína, la narcotina y la narceína, entre otros.

El consumo de opio provoca distintos efectos en el organismo de los seres humanos. En principio la persona que lo consume experimenta una especie de somnolencia que es seguida por una picazón y hormigueo, y puede continuar con alucinaciones, con náuseas y hasta vómitos.

opio

El opio se puede fumar, se puede ingerir por la vía oral o se puede beber como una infusión (té). Para poder fumar el opio se debe diluir la sustancia en agua y después calentarla a fuego lento, para posteriormente proceder a filtrarla y volver a calentarla hasta lograr que se evapore toda el agua (proceso de evaporación).

Es importante destacar que, por sus efectos dañinos que causa sobre el organismo, el comercializar y el poseer el opio está prohibido en prácticamente la mayoría de los países. En ciertos países de el continente americano, se usa el término: opio para referirse a algo que es muy aburrido, como por ejemplo: »Este partido es un opio: mejor cambiemos de canal y miremos otra cosa».

Antecedentes

La era de los láudanos

Aunque el opio se conoce desde la antigüedad, su uso experimentó un amplio apogeo desde el Renacimiento, cuando la extensión del comercio en Europa incrementó los contactos con el Imperio Otomano, con Persia y con el Extremo Oriente, áreas donde se sembraba la adormidera. La cantidad de recetas médicas que tenían incluido el opio se incrementó mayormente a partir el siglo XVI; fue en esa época.

El conocido médico y alquimista llamado Paracelso creó el término »láudano», para nombrar un bálsamo que fue elaborado por él, que contiene opio mezclado con otro tipo de sustancias como son: el beleño, el almizcle y el ámbar. Posteriormente, el opio alcanzó la reputación de ser una medicina prácticamente milagrosa que no solamente restauraba la salud, sino que otorgaba un gran bienestar.

Aunque se podía ingerir de modo píldora, que estaban previamente endulzadas, porque el opio posee un gusto bastante amargo, que se hizo reconocido en su forma de láudano, una solución que contiene opio diluido en alcohol (en forma líquida y no sólida como era el compuesto que creó Paracelso). Con esta clase de preparado, el opio pasó a ser, entre los siglos XVI y XVII, en una medicina para las clases más altas de la sociedad, porque para su fabricación se usaban ingredientes que eran muy costosos.

Por ejemplo, en el láudano nombrado como su médico creador Thomas Sydenham (el Hipócrates inglés) mezclaba opio con vino de Málaga, con azafrán, con canela y con clavo en especies. Con ese laudano él trató a diferentes pacientes de alta jerarquía como por ejemplo: el rey Carlos II y Oliver Cromwell, por otro lado en Francia, Richelieu, Colbert y Luis XIV consumían el láudano creado por el abate Rousseau.

opio

La atracción del opio

A lo largo del siglo XVIII, el opio se popularizó. Se incrementó su flujo tanto a Europa como a América, y se realizaron distintas preparaciones: se mostraba en linimentos, en grageas, en enemas, en jarabes.

De aquella sustancia que curaba todo a nivel mundial, que en aquella época era el único remedio eficiente para tratar la tos, los cólicos y el dolor, que utilizó Benjamin Franklin por tratar su afección de gota, o que usó Robert Clive, el conquistador de la India, para tratar sus cálculos biliares (Clive terminó suicidándose debido a los dolores insoportables que le causaban dichos cálculos).

El opio provocaba adicción, y algunas veces esas enfermedades que supuestamente curaban solamente eran un pretexto para consumirlo, como ejemplo está el caso del poeta inglés llamado Coleridge.

El opio aplacaba la ansiedad y los nervios, y estimulaba las ensoñaciones, lo que provocó que gran cantidad de artistas y de escritores recurrieran al consumo del opio. Uno de ellos fue, Thomas de Quincey, que dejó escrito el testimonio de su experiencia con el consumo del opio en su libro titulado: Confesiones de un inglés comedor de opio (del año 1821):

opio

»Mientras el vino desordena las facultades mentales, el opio (si se toma de manera apropiada) introduce en ellas el orden, la legislación y la armonía más exquisitos. […] el hombre que está borracho o que tiende a la borrachera favorece la supremacía de la parte meramente humana, y a menudo brutal, de su

naturaleza, mientras el comedor de opio siente que en él predomina la parte más divina de su naturaleza; los efectos morales se encuentran en un estado de límpida serenidad y sobre todas las cosas se dilata la gran luz del entendimiento majestuoso».

En escalas inferiores socialmente hablando, el opio se usaba para disminuir las aflicciones causadas a los trabajadores de las áreas industriales de Gran Bretaña, para conseguir un alivio temporal a las largas y agotadoras jornadas de trabajo que tenían que realizar en los talleres y en las minas.

El opio que se consumía en Europa era proveniente del Próximo Oriente y su cantidad de morfina era más que el que tenía el procedente de la India, lugar desde donde los ingleses lo metían como contrabando en China, donde el opio fue prohibido a finales del siglo XVIII.

La resistencia por parte de China a este comercio causó dos guerras con Gran Bretaña (entre los años: 1839-1842 y 1856-1860) que crearon un cambio dentro de la opinión pública, y de la nueva forma de consumir el opio: fumandolo.

La historia del opio

El opio es una droga calmante narcótica que es extraída de las cabezas verdes de la planta adormidera (nombre científico Papaver somníferum).  (Ver artículo significados de las gerberas y sus colores)

El opio se obtiene haciendo cortes en la parte superficial en el opecarpo de las cabezas de la planta adormidera, que todavía estén verdes.

opio

Esta resina se obtiene al quitar las cabezas, y de esa forma se obtiene el opio en bruto. De manera tradicional se utiliza el método donde el opio se mezcla con agua y calentándolo a llama constante, después se procede a cuela y se vuelve a poner en fuego, hasta que se evapore totalmente el agua, el resultado es una sustancia utilizada para fumar sin ceras y de otras sustancias no deseadas, y presentando un nivel de morfina mayor al que tiene el látex sin cocinar, pero también se puede llegar a fumar sin cocinar.

El uso del opio en la medicina viene desde el Antiguo Egipto, se conoce de esto por medio de los jeroglíficos que se han encontrado, donde se visualizaba como extraían el jugo lechosos que brota de las cabezas de la planta de la adormidera de donde proviene el opio.

En esa época antigua se utilizaba como analgésico y calmante, se utilizaba para elaborar pomadas, sustancia para ingerir por vía oral. Uno de los usos que se le daba en esas épocas, se encuentra indicado en el papiro conocido con el nombre de: Ebers, que era prevenir el llanto de los bebés.

Además, ellos se representaba un mensaje y era cómo se extraía de las cabeza del opio que era una clase de jugo, y que se utilizaba en distintas formas comenzando como una pomada, hasta una sustancia para ingerir.

Los antiguos griegos sembraban y cultivaban el opio con fines medicinales: como un efectivo analgésico, que se ingería en forma de infusión; utilizaban el opio en su forma bruta para tratar el dolor de muelas, lo utilizaban también como medicina para controlar la diarrea, también para el tratamiento de la fiebre y como sustancia relajante.

opio

El opio es una droga que se ha usado durante muchísimos siglos, ha sido usado como fuerte analgésico e inclusive a servido de inspiración para la creación de una cantidad considerable de obras, y ha sido utilizada por algunos artistas para realizar sus trabajos.

En la época neolítica se usaba únicamente con fines anestésicos y hasta con fines alimenticios, inclusive se utilizaban en los rituales de magia y de adivinación, como era una droga tan eficaz que tenía la capacidad de calmar cualquier tipo de dolor.

La comenzaron a utilizar los egipcios, como también los persas, los griegos, los romanos y los árabes.  (Ver artículo: Significado de la flor de loto).

Esta droga se utilizó mucho y fue muy conocida al ser usada como un calmante infantil, y el principal ingrediente del opio es la morfina que posee algunos beneficios como: el inducir el sueño y apaciguar el dolor más fuerte.

En el siglo XIX ya era un fármaco que se había popularizado y era el más utilizado para la fabricación de distintos fármacos, entre los que se incluyen algunos que se usaban como tranquilizante para los bebés que no paraban de llorar, también se utilizaba para el tratamiento de las personas que presentaban ciertos problemas nerviosos.

La sustancia extraída de la planta de la amapola o de la adormidera es traída desde la China hacia el Occidente en los años 1850, esta sustancia que era muy valiosa llamó la atención de una gran cantidad de escritores, de artistas, de gente de las altas esferas de la sociedad, de los marineros, entre otros.

En dicho siglo se avivó la curiosidad por esta sustancia que era una novedad, y que su desconocimiento provoca una reacción que se ve reflejada tanto dentro de el arte como dentro de la literatura.

opio

Una de las relaciones con la literatura que tuvo esta droga fue la descrita en la Iliada obra escrita por Homero, y que presentaba el relato de cómo Helena de Troya agregaba dicha droga en un vino, con el propósito de erradicar los recuerdos penosos; luego también aparece en la obra titulada Ovidio, que trata de un prócer del clásico latín que también lo utilizaba ara animar a los asistentes de sus fiestas.

En el año 1805, el químico Friedrich Wilhelm Sertürner pudo de alguna manera aislar la morfina, que viene a ser el ingrediente principal del opio y el mismo realiza la publicación de los resultados obtenidos cuando lo logró hacer. Unos de los principales efectos de la morfina en el organismo de los seres humanos es que actúa no solamente como un analgésico específico, sino que también es un fármaco excelente para tratar de aliviar cualquier tipo de dolor.

Porque actúa bloqueando todos los mensajes de dolor que puedan llegar al cerebro, además genera en la persona que lo consume una euforia increíble, también tiene la capacidad de calmar la ansiedad y de las tensiones. Esta droga posee una capacidad vaso dilatadora sobre los vasos sanguíneos de la piel, también actúa retardando la respiración y suprimiendo la tos.

No fue sino hasta el año de 1870 que fue creada la heroína, que es un derivado de la morfina y que fue redescubierta para el año 1898 por el señor Heinrich Dreser, un químico que trabajaba para la famosa compañía farmacéutica alemana llamada: Bayer.

Esta sustancia llegó a poseer un poder que no se puede discutir, que en el siglo XIX tuvo la capacidad de crear caos y hasta guerras; en el año 1876 llega a Nueva York donde alcanza a convertirse en una droga muy apetecible y se incremento el número de sus consumidores (fumadores). En el siglo XX ya no solamente la fumaban y era utilizada por la industria farmacéutica, sino que también lo comenzó a utilizar la delincuencia.

 

opio

¿Qué droga produce la amapola?

La amapola es una planta salvaje que es originaria de los países de distintos continentes: el Asiático, el Europeo y el Africano, pero fue introducida también en el continente Americano, donde ha tenido gran acogida, en las zonas del Amazonas se cultiva en gran cantidad con fines medicinales, igualmente que se cultiva la acacia constatinopla.

La amapola contiene distintos alcaloides que son elementos químicos, que producen algunos efectos en el organismo de los seres humanos, especialmente efectos sobre el sistema nervioso, la amapola tiene alcaloides: como la rearrubina y la reagenina y estos están presentes en cantidades en sus pétalos y en su tallo, a parte estos alcaloides poseen propiedades sedantes. (Ver artículo: Soñar con rosas)

La amapola se usa para tratar los casos de insomnio, de ansiedad, de depresión y de nerviosismo entre otros. Hay que destacar que hay diferentes clases de amapola, igualmente que las orquídeas entre la que se sobresale: la Papaver somniferum o la comumnente llamada adormidera.

De manera específica se extrae de sus flores, de la misma forma que de la flor de freesia y que éstas contienen distintas clases de alcaloides entre ellos están: la papaverina, la codeína y la morfina principalmente. Una de las principales drogas que se extrae de la amapola es el opio, que posee gran cantidad de usos tanto a nivel medicinal como a nivel adictivo.

Las semillas de la adormidera

Las semillas de esta planta no tienen alcaloides, o si los tienen es en una cantidad poco importante.

Las cabezas poseen grandes cantidades (centenares) de semillas, que tienen una forma redonda, que miden más o menos un (1) mm de diámetro aproximadamente; después que la planta se seca, las semillas brotan de forma natural por las aberturas que tiene la planta en la parte superior, y por debajo de la corona.

opio

Derivados del opio

– La morfina: es una sustancia que está formada por cristales sin color o de cristales blanquecinos. Fue descubierta por un asistente de farmacia de nacionalidad alemana Friedrich Sertürner; fue usada especialmente a lo largo de la guerra franco-prusiana, que se llevó a cabo en el siglo XIX para tratar de combatir el dolor. Después su uso se extendió a la sociedad burguesa de Francia.

Usado primordialmente como un fuerte analgésico dentro de la medicina, pero también se utiliza en los casos de traumas y de hemorragias internas. Es también un excelente antidepresivo y hemético. Se consume usualmente por la vía intravenosa, pero también se puede consumir por medio de la ingestión.

Su consumo continuo provoca los siguientes desordenes en el organismo: modificaciones de la actividad normal de la tiroides y del páncreas, también afecciones en los centros nerviosos y en el sistema respiratorio, presencia de resequedad de la piel y de nerviosismo.

– La heroína: fue descubierta partiendo de la morfina en el año 1806 por Dreser de nacionalidad alemana. En principio presentó resultados increíbles en la sanación de la tuberculosis. Cuando se realizó el intento de aplicar para suplir los efectos que presenta la morfina de tipo drogodependiente, estos efectos fueron mucho más desastrosos. Se necesitan cada vez dosis más altas y sus efectos son efímeros.

A parte de la necesidad obsesiva de conseguirla a toda costa (generando delincuencia y tráfico), tenemos que mencionar las consecuencias que causa en el organismo (graves trastornos en el bulbo raquídeo) y el posible peligro que significa su adulteración.

opio

– La codeína: (fómula química: C18H21NO3H2O,) es un éter que proviene de la planta, y descubierto extraído por el francés Pierre-Jean Robiquet en el año 1832. Que tiene propiedades muy parecidas a la morfina pero en menor grado y bastante menos adictiva. Se disuelve cuando alcanza los 157 º C. Se usa como un antitusivo, un antiespasmódico y un sedante en formulación de jarabe. Puede ser extraído del opio o de la morfina.

Todos esto derivados se caracterizan, además de presentar un efecto antitusivo (medicamento que reduce o previene la tos) y antidiarreico (medicamento que combate la diarrea), también se caracteriza por proporcionar estados de euforia y estados de aislamiento con relación al mundo exterior. Todos ellos están dentro de la lista de las sustancias que se conoce como tóxicas, que crean adicción y que presenta usualmente los siguientes síntomas:

1) La necesidad apremiante de consumir el tóxico. (Ver artículo lirio de paz)

2) La necesidad de consumir cada vez dosis más altas (el organismo se adapta a la droga y necesita cada vez dosis más altas, esto se conoce como: el fenómeno de la tolerancia)

3) La incapacidad de prescindir de la sustancia tóxica. Lo que conocemos como el síndrome de abstinencia, y que se puede resumir como la percepción del dolor que se siente cuando se han terminado los efectos de la droga, además de otros signos como son los temblores, las nauseas o las diarreas.

opio

El consumo prolongado de estas sustancias provoca un deterioro grave en el organismo por la degeneración del aparato respiratorio, alteraciones alimenticias con la perdida excesiva de peso a causa de la desnutrición y de afecciones en el sistema circulatorio.

– La metadona: es elaborado como analgésico a raíz de La II Guerra Mundial, se utilizó después de los años sesenta (60) para tratar de combatir la dependencia a la heroína. Parece ser que su consumo a diario puede lograr la sanación, por ser una droga que no provoca el fenómeno de la tolerancia, no genera la sensación a nivel psicológico de euforia que provoca la heroína, y previene el síndrome de abstinencia.

-En muy pocos países alrededor del mundo se encuentra autorizada la producción de forma restringida y controlada de la amapola para practicas medicinales y científicas, entre esos países se encuentra España.

Modo de consumir el opio

Hay distintas formas de consumir esta fuerte droga, entre las que se destacan una de las más utilizadas que es: mezclándola con tabaco o con hachís para posteriormente proceder a fumarla, pero con el paso del tiempo las forma de consumo se han modificado y actualmente se puede consumir por medio de la vía oral.

Cuando se inicia el consumo de opio las dosis deben ser bastante bajas, y se tiene que observar los efectos que provoca, y es a partir de allí que se puede determinar si se puede incrementar o no la dosis consumida inicialmente.

Como medicina

El opio también se puede usar en la fabricación de diferentes soluciones magistrales como el láudano y como el elixir paregórico, que son elaborados para ser consumidos por la vía oral.

Mediante infusiones

La tisana: se elabora con partes de la planta seca, y posteriormente es triturada, para después poder preparar una infusión.

En algunos casos el opio se prepara colocandolo en una cuchara como se hace con la heroína, y luego se procede a inyectar de forma directa en las venas, este método es contraproducente, pues provoca posteriormente dolor e inflamación.

Se puede ingerir

El opio posee un fuerte sabor amargo al paladar pero con todo y eso, se puede ingerir y se recomienda envolver en papel para realizar esta práctica, porque se logra dispersar un poco el sabor desagradable. Sus efectos comenzarán a presentarse pasados los siguientes quince (15) minutos hasta una hora, y los efectos perdurarán por unas doce (12) horas más o menos. Si el opio se mastica los resultados son mucho más sorprendentes.

Aunque esta es una de las formas más productivas que hay para aprovechar el opio, también es la más perjudicial para el cuerpo humano que cuando se fuma, esto se debe a que hay un mayor riego de sobredosis y los efectos secundarios que causa son mucho más grandes.

Se puede fumar

Como un producto preparado para fumar (Chandoo): necesita cierta manipulación que comienza por secar el producto, luego disolverlo y posteriormente someterlo a un proceso de fermentación que dura más o menos un año, con el hongo llamado Aspergilus niger. Este es un uso mayoritario.

opio

El opio se prepara de manera tradicional diluyéndolo en agua y llevándolo a fuego lento, después se cuela y se pone en fuego nuevamente hasta lograr evaporar el agua.

Otra forma para poder fumar el opio, es usando una pipa metálica larga, donde se calienta el opio; la pipa debe ser bastante larga para que cuando se caliente el opio, al pasar por la pipa logre enfriarse el humo.

Un cigarrillo elaborado con opio no puede llegar a la temperatura necesaria, por lo que pierde parte de su efecto.

Intoxicación por opioides

Los opioides son una clase de medicamento. Entre los que están incluidos los analgésicos más potentes prescritos como son: la oxicodona, la hidrocodona, el fentanilo y el tramadol. (ver artículo flor de pensamiento)

Por lo general, los opioides se recetan para tratar de aliviar el dolor, y son muy seguros cuando se consumen por periodos cortos de tiempo y según lo indica el médico. Pero la personas que lo consumen están en posible riesgo de crear dependencia y adicción, como también de llegar a una sobredosis.

Estos riesgos se incrementan cuando los se hace un mal uso de los opioides. Esto significa que no se consume el medicamento siguiendo las instrucciones del médico, cuando el paciente las usa para drogarse o consume medicinas que son recetadas a otra persona.

Los opioides afectan directamente la zona del cerebro que se encarga de controlar la respiración. Cuando se consume altas cantidades de opioides puede traer como consecuencia una sobredosis, y por ende una desaceleración o una  interrupción de la respiración, lo que puede llegar a causar la muerte.

Los opiodes como ya mencionamos anteriormente, son medicamentos que se usan para tratar los dolores más  fuertes, para que se llegue a producir una intoxicación se debe consumir en exceso y esto va a depender de cuál fue la dosis que se administró.

Dentro de los opioides más comunes tenemos: la codeína, la heroína, la metadona, la morfina, la oxicodona. La manera más común de intoxicación por opioides es por el consumo sin recipe médico o por consumir durante un periodo más largo al indicado, por una sobredosis por accidente o por una mezcla de distintos opioides.

Cuando se consume una cantidad desenfrenada de opioides esto puede provocar una intoxicación, pero los síntomas serán de acuerdo a la dosis consumida; los síntomas más comunes son: las pupilas contraídas, la respiración muy lenta, la falta de respiración, el cansancio extremo y alteraciones del ritmo cardíaco. Estos síntomas de intoxicación por opioides, requieren de un tratamiento urgente para resolver de manera inmediata esta problema.

Cuando se llega al centro de asistencia médica lo primero que se tiene que hacer es revisar y realizar exámenes de sangre para poder llevar a cabo una evaluación, logrando determinar el nivel de intoxicación que provocaron los opioides, y para enfrentar los efectos se administra un medicamento conocido como naloxona.

Este medicamento bloquea a los opioides que se consumieron excesivamente, para que no continúen afectando de cierta forma el sistema nervioso central. Si la respiración es lenta se recomienda aplicar oxigeno.

Consecuencias del opio

Como ya mencionamos el opio se puede consumir de diversas formas, y unos de sus derivados principales es la morfina que se utiliza como un fuerte analgésico, antidepresivo que a parte colabora con el control de distintas patologías, pero también su utilización en exceso trae como consecuencia alguna clase de padecimientos.

Otro de los  derivados del opio es la heroína, que sirve como ayuda en la sanación de la tuberculosis pero la morfina como sustituto no presenta los mismos efectos que el opio. La codeína es otro de los derivados de el opio tiene propiedades que son similares a la de la morfina, pero ésta resulta ser mucho menos adictiva.

Estos derivados del opio también ayudan a controlar la diarrea y a parte tienen un efecto antitutisivo (que reduce o elimina la tos), pero ellos también desarrollan en el organismo humano un estado de éxtasis o euforia, y también provoca aislamiento por parte de la persona que lo consume.

Estos derivados son tóxicos y producen algún tipo de dependencia, y las consecuencias se comienzan a presentar cuando se quiere consumir de forma compulsiva la sustancia tóxica y de dosis más altas; y esto es debido que el organismo se acostumbra y cada vez solicita más cantidad de dosis. El organismo humano siente que no puede vivir sin estar consumiéndola, cuando pasa el efecto vuelve a sentir dolor, a sentir espasmos, a sentir nauseas o inclusive hasta se presenta diarrea.

El uso irracional y por mucho tiempo de esta droga llega a producir deterioro en el organismo, cada vez es mucho mayor, debido a varias causas: a la mala alimentación, a las alteraciones en el sistema respiratorio y circulatorio.

Opioides y opiáceos

Tanto los opioides y los opiáceos son sustancias derivadas del opio que se saca de la planta adormidera o de la planta de amapola. Vamos a tratar de aclarar ¿qué son?

Se pueden llamar opioides a los medicamentos que se utilizan para contrarrestar el dolor, estos se encuentran en la condición de disminuir el nivel de intensidad de las señales, que son las encargadas de emitir el dolor y cuando llegan al cerebro, provocan una disminución drástica del dolor.

Dentro de la clasificación de los opioides se encuentra la morfina, que provoca en el paciente que la consume algunos síntomas como: la euforia, la sedación, la reducción de la capacidad de concentración, las náuseas, la sensación de sofocos en el organismo, la lentitud en los miembros (piernas y brazos), la resequedad de la boca.

Otro de los elementos de los opioides es la noscapina: que es un alcaloide y también se deriva del opio, que actúa de manera directa sobre el sistema respiratorio, actuando principalmente sobre la tos y tiene la capacidad de suprimir dicho síntoma, siendo éste un medicamento muy útil para tratar la enfermedades que afectan de manera directa el sistema respiratorio como por ejemplo la tuberculosis, entre otros.

opio

Los opiáceos: se trata de los alcaloides que se encuentran en el opio, son narcóticos (es una sustancia que provoca sueño, relajación muscular y privación tanto de la sensibilidad como de la conciencia). Que también se ha usado de manera tradicional para hablar de los derivados tanto naturales, como los derivados semi-sintéticos de la morfina.

Este término se utiliza frecuentemente de forma incorrecta, para referirse a la totalidad de drogas que tienen una acción farmacológica parecida a la del opio o de la morfina, las que se deberían clasificar de manera más apropiada bajo el término de opioide, que también provienen del opio, como por ejemplo están: la codeína, la heroína, la tebaína. (ver artículo flor de campanilla)

También la papaverina se encuentra en esta lista, pero ésta última particularmente no tiene casi efecto sobre el sistema nervioso central (SNC), por lo que en verdad no se puede considerar un opioide.

La principal función de los opiáceos es provocar una sensación rápida y potente de placer, y esto va seguido de una sensación de paz y de somnolencia. Además de estos síntomas los opiáceos usualmente pueden causar otros síntomas como: las náuseas y vómito, los sofocos y hasta depresión.

¿Cuáles son los opioides fuertes?

Los opioides son unos de los mejores analgésicos que existen para tratar de controlar los dolores que van desde un nivel moderado a un nivel severo, su acción consiste en provocar analgesia y estos se juntan a los receptores que se encuentran fuera y dentro de el sistema nervioso central (SNC).

Estos tienen la capacidad de aliviar de una forma muy efectiva el dolor provocado por cualquier motivo, siempre hay que tomar en cuenta que esta clase de medicamentos necesita la prescripción de un médico.

Los opioides más fuertes son los que por lo general se utilizan para tratar los dolores provocados por los traumatismos, a causa de la cirugías mayores y del cáncer.

Dentro de la lista de los opioides más fuertes encontramos el que más se utiliza (el más popular): que es la morfina, que es unos de los analgésicos más antiguos y más usados; este fármaco presenta una variedad de métodos para su administración, se puede aplicar en varias formas: por la vía oral, debajo la lengua, por la vía intravenosa, por la vía intramuscular (inyectada) y hasta en aplicación rectal.

Cuando la morfina es aplicada por medio de inyecciones es para tratar de aliviar dolores fuertes que se encuentran relacionados con ataques al corazón, las dosis aplicadas por vía oral se le dan a los pacientes que presentan alguna clase de cáncer avanzado, porque ayudan de manera rápida con el alivio del dolor.

Los opioides fuertes son: la morfina, la hidromorfona, la metadona, el fentanilo, la diamorfina, la oxicodona de liberación retardada, la heroína, el levorfanol. Entre los opioides más fuertes están también: la meperidina, la buprenorfina, el butorfanol y la nalbufina además de las mencionadas anteriormente.

Efectos del opio como droga

Los primeros efectos que se muestran son la relajación y la somnolencia, a medida de que pasa el tiempo aumenta el efecto presentándose hormigueo y picazón en todas partes del cuerpo, se siente sensación de alivio con relación al  dolor, que se sentía, y se incrementa la sensación táctil, cuando el efecto del narcóticos se completa se comienza a soñar en duermevela, y se logra una relajación total.

Los efectos tanto del opio como de la flor de la amapola como droga, solamente se presentan después de que hayan pasado los primeros quince (15) minutos, o inclusive hasta una (1) hora posteriormente a ser ingerido. Cabe destacar que los efectos son más fuertes si el opio fue masticado y no fumado, los efectos son más duraderos y pudiendo llegar a durar hasta unas doce (12) horas en el organismo humano.

Cuando se ingiere opio se produce una sensación en todo el cuerpo de placer o paz, a parte de que estimula, esto se debe a que los alcaloides que tiene el opio logran llegar al cerebro y logran ocupar a los receptores de las endorfinas.

Dentro de la lista de efectos provocados por el consumo de opio, por medio de cualquiera de sus métodos, debemos tener en cuenta que hay la posibilidad que se presenten después de las primeras dosis algunos síntomas como: nauseas, vómitos, sudoraciones, dolores de cabeza (migrañas), vértigos o mareos.

También causa: micción urgente (ganas de orinar con frecuencia), estreñimiento o constipación, picazón a nivel de piel, anorgasmia (problemas para alcanzar orgasmos), fatiga o cansancio y muchas veces se pierde hasta la motivación para vivir.

A pesar de que el efecto que produce esta droga (opio o flor de amapola) también causan sensación de euforia y felicidad en la persona que lo consume, es la causa de que también se afecte la conciencia y la percepción de la realidad, provoca sueño y una sensación extrema de relajación, llevando a la persona a ser inmune a la sensación de dolor, no es una droga alucinógena, pasa todo lo contrario, que con otra clase de drogas que pueden llegar a alterar la imaginación.

Adicción al opio

Como hemos mencionado anteriormente el opio es una mezcla de sustancias que son extraídas de la planta adormidera o de la flor de la amapola, esto es una sustancia que tiene algunas propiedades que provocan en el organismo la sensación de alivio a cualquier clase de dolencia, a parte provoca otra clase de efectos como puede ser sueño, o en algunos casos extremos provoca vómitos y diarreas.

Uno de los efectos más comunes es la sensación de alegría y de euforia, que ciertamente es uno de los efectos que más llama la atención. Dentro de los usos más conocidos se encuentra la aplicación de esta droga en pacientes que padecen de algún tipo de cáncer, por que es muy  efectiva contra esta clase de dolencias.

Si el opio (droga) se consume de forma habitual se convierte en un grave problema, porque esta puede llegar a ser adictiva y la persona se convierte en dependiente, no solamente de forma psicológica sino también de manera física, a los efectos narcóticos que causa esta droga que es tan popular.

Los síntomas que determinan cuando una persona se ha vuelto adicta al opio son: que no pueden abandonar el consumo del medicamento, también provoca falta del apetito, provoca nauseas, causa migrañas (dolor de cabeza), provoca paranoia (desconfianza y recelos de los demás) entre muchas otras más. Mira el interesante vídeo que te presentamos a continuación, te resolverá algunas dudas.

La amapola y el opio en España

Hay muchos países donde no está permitido el cultivo de la amapola, y no nos referimos a la amapola tipo silvestre, sino a la que se cultiva para producir el opio, droga que se utiliza como una fuerte de efectos medicinales.

España es el segundo país en el mundo productor de esta planta, y estos cultivos son completamente legales, y su principal finalidad es para usarla en la fabricación de fármacos, en particular para el tratamiento de los seres humanos que sufren la cruel enfermedad del cáncer.

En la actualidad se puede señalar que en España hay más o menos cerca de unos trece mil (13.000) sembradíos, que se encuentran completamente autorizados por el ente encargado en esta materia (el ministerio de sanidad) del cultivo y producción de la planta adormidera, que es de donde se extrae esta preciada sustancia (opio).

A pesar de que el proceso para el cultivo es íntegramente legal, en algunos países no cualquiera se puede dedicar a esta actividad, el gobierno español solamente ha autorizado a la empresa española llamada: Alcaliber (empresa que se dedica a garantizar el completo abastecimiento de materia prima para la fabricación de fármacos) para que se encargue de esparcir las semillas en los campos que ellos piensan que son los más adecuados para realizar este cultivo.

La empresa Alcaliber ocupa un lugar de prominencia dentro de la industrial a nivel mundial de estupefacientes, llegando a exportar más del 80% del total de su producción y que cumple con una cuota en el mercado global de cerca del 15%, siendo esta empresa un referente en lo que se refiere a la seguridad, a la calidad y a la garantía de sus productos.

El cultivo de esta planta está considerado como fácil, pues no necesita grandes esfuerzos, los trabajadores del campo solamente tienen que sembrar y estar muy pendientes del desarrollo sano de esta planta.

De igual manera tienen que vigilar sus flores que en realidad son las encargadas de proporcionar todos los beneficios que hemos mencionado anteriormente, cuando el proceso llega a su fin y las flores son retiradas y queda entonces el bulbo que contiene la sustancia lechosa, que después se convertirá en el opio.

La compañía envía los camiones que cargarán y trasladarán esta planta para que sea procesada, y de esa manera extraer la sustancia que se requiere para la elaboración de los fármacos, que ayudarán a tratar a los pacientes que sufren de dolores severos causados por diferentes afecciones.

El opio del pueblo

El opio del pueblo se relaciona a una frase muy conocida del señor Karl Marx, que es uno de los filósofos y pensadores con más influencia que se refirió en una ocasión “la religión es el opio del pueblo”.

Con esta frase quería expresar que la religión es como una droga que tarde o temprano afectará de forma oportuna a los seres humanos, tanto o más que cualquier droga o el alcohol. Mencionó en esa ocasión este famoso filósofo que ha sido muy popular por sus conocidos escritos.

Ahora bien, Karl Marx trataba de hacer referencia con esta frase a que la religión es una poderosa fuente que es capaz de arrastrar gran cantidad de adeptos, y que las pone a servir una causa específica y al mismo tiempo se transforma en una clase de enfermedad por así decirlo; aún así la religión es una clase de fármaco con toda su explicación que busca la lógica, y que la hace sumamente peligrosa sin duda alguna.

Pero sin embargo, hay un problema que se manifiesta en relación a la religión, que en este caso está considera como una de las principales razones, y esto se refiere a cuando la religión esta siendo usada para conseguir lucro, poder hacer política con ella o inclusive para hacer discriminación sin tener compasión.

Precauciones con respecto al opio

El opio tiene altos efectos narcóticos, por lo que si una persona necesita llevar acaba distintas actividades que donde los niveles de concentración muy altos, debe tener sumo cuidado y deberá tomar en consideración una cantidad de precauciones para poder prevenir males mayores, durante el tiempo que dure el consumo de esta clase de droga.

La personas que estén en algunas de las siguientes situaciones que detallaremos a continuación, deberán tratar de evitar lo más posible el consumo de esta clase de droga, nos estamos refiriendo a: las mujeres que estén embarazadas o que sospechen que lo están, a los pacientes que presentan afecciones del corazón, a las personas que padecen asma crónica o alguna clase de afección de tipo respiratoria.

A las personas que tienen indicadas medicaciones por alguna causa, a las personas que padecen ataques de epilepsia o que poseen algunos antecedentes de poder sufrir en algún momento esta enfermedad. El opio no debe ser mezclado con ninguna otro tipo de sustancia ni mucho menos mezclarlo con alcohol, el consumo del opio (droga) se encuentra prohibido en gran cantidad de países en el mundo.

Legislación

En la gran mayoría de los países del mundo, esta droga se encuentra catalogada en las que forman el grupo I, por lo que su comercialización, posesión y consumo con fines económicos se encuentra prohibido de manera rigurosa.

El opio en el mundo

La siembra legal de opio en el mundo se encuentra legislado y regulada por la Convención Única sobre Narcóticos de Naciones Unidas y por otros tratados, que se encuentran bajo la supervisión de manera individual en cada país que es productor. En el mercado de exportación se regularizo posterior al descubrimiento de una red ilegal.

Son pocos países los que tienen legalizado el cultivo del opio, como materia prima para extraer los principios activos. Los países que tienen legalizado el cultivo del opio son: India, Francia, Turquía, Serbia y España, concentrándose gran cantidad de los cultivos en la Península Ibérica (en la región Sur).

La India es el país de mayor producción legal del mundo y el único que cultiva y produce opio de forma tradicional. Hay otros países que tienen cultivos de opio legales como material de exportación como Francia, por medio de su compañía conocida con el nombre de Francopia, que genera el 25% de la demanda a nivel mundial, con ventas por unos sesenta (60) millones de euros.

Los países que conforman el Sudeste Asiático son los países que más producen opio para exportar en forma de heroína mundialmente hablando, siendo Afganistán el mayor productor del mundo.

Esto se trata de resolver mediante la regulación: se otorgan licencias a los trabajadores del campo afganos, estas licencias las otorga únicamente las Naciones Unidas, para controlar la exportación a un nivel legal, aunque también se trata de controlar por medio de la quema de campos y de la destrucción de las granjas en ejercicios militares.

En la actualidad, el Consejo de Senlis se encuentra promoviendo una iniciativa con el lema de: »Amapola para Medicinas’‘ que intenta producir una marca afgana de morfina elaborada por el mismo pueblos afganos. Este proyecto hará uso de dos recursos que hay en las regiones rurales de Afganistán:

  1. La tradición y la experiencia que tienen los habitantes para cultivar la amapola.
  2. Los distintos sistemas existentes a nivel local para el control social.

Haciendo una combinación de estas dos realidades que se encuentran presentes en las comunidades locales, se puede llegar a fomentar las distintas actividades dentro de la economía legal, y así dar un primer paso importante dentro del proceso del desarrollo rural.

La curiosa leyenda urbana sobre las amapolas y el opio

Desde tiempos remotos esta circulando una leyenda urbana que expone que el opio se puede extraer de la amapola salvaje. Esta planta, tiene nombre científico: papaver rhoeas, es una planta que produce llamativas flores cuyos pétalos son de un hermoso color rojo, y es muy común verlas en los campos, en los sembradíos y a lo largo de las carreteras.

Son muchas las historias que han creado alrededor de las amapolas, en las que se trata de explicar toda clase de hechos que están asociados de manera directa a esta planta con dicha droga. Esta es la razón por la que es bastante común que los propietarios de los terrenos las arranquen muy rápido de los campos o fincas donde han crecido las amapolas de manera silvestre, por miedo de que las autoridades los visiten para prevenir de esa forma cualquier tipo de multa o sanción.

En verdad, lo que ha provocado esta confusión en gran cantidad de personas, para asociar a las amapolas con la producción del opio; y esto motivado a la similitud con otra planta muy parecida popularmente conocida adormidera (nombre científico papaver somniferum) cuyos pétalos son de color blanco, de color rosa o de color morado claro, pero nunca son de color rojo.

En relación a la amapola, lo que sí es verdad es que puede ser venenosa de una forma ligera, esto si se ingiere por animales herbívoros, pero si se cocina o se prepara en infusión ésta pierde totalmente su toxicidad.

Los alcaloides que contiene esta flor presenta propiedades sedantes, por lo que ciertas personas la usan para preparar infusiones, que son muy recomendadas para tratar diferentes casos entre los que destacan: el insomnio, la ansiedad, la depresión, el nerviosismo.

Las obras literarias que tratan sobre el opio

Dentro de la literatura mundial existen gran cantidad de obras que tienen relación directa con el tema del opio, a continuación enumeramos algunas de las más resaltantes:

Título de la obra: Confesiones de un inglés comedor de opio, novela escrita por Thomas de Quincey.

Titulo de la obra: Los paraísos artificiales, escrita por Charles Baudelaire.

Título de la obra: La puerta de las cien penas, cuento escrito por Rudyard Kipling.

-Título de la obra: Fumadores de opio, relatos escritos por Jules Boissière.

Título de la obra: Opio, el diario de una desintoxicación, obra escrita por Jean Cocteau.

Título de la obra: Autobiografía de un adicto al opio, escrita por Herbert R. Robinson, título se refiere a la obra escrita por Thomas de Quincey.

Título de la obra: Yonqui y El almuerzo desnudo, novelas escritas por William Burroughs.

Título de la obra: Opio en las nubes, escrita por Rafael Chaparro Madiedo.

Título de la obra: Opio, novela escrita por Maxence Fermine.

Título de la obra: Todo bajo el cielo, novela de la escritora Matilde Asensi.

Título de la obra:  Narcopolis, novela escrita por Jeet Thayil.

Título de la obra: La piedra lunar, novela escrita por Wilkie Collins.

– Título de la obra: Callejón de Dolores, novela de el escritor Francisco Pérez de Antón.

Título de la obra: Narcopólis (en), novela escrita por Jeet Thayil.

Título de la obra: El pianista recostado en el opio, novela escrita por Alexandra Risley.

Título de la obra: Canción de tumba, novela escrita por Julian Herbert.

(Visited 2.562 times, 1 visits today)

Deja un comentario