Madreselva: Características, Para qué sirve, Cuidados y más

Al leer el nombre de esta planta de manera inmediata, madreselva, se puede referir como una espectacular y multifacética especie. La cual, por sus destacadas flores y además por su carácter como trepadora, tiende a cubrir los espacios rápidamente.

madreselva

La madreselva, tal como usted la habrá visto tanto en muros como en pérgolas, jardines botánicos y viveros, crece hasta un promedio de 6 metros de altura, tolerando de buena manera las podas. Es por ello que la madreselva, quien además es resistente al frío es agradecida siempre y cuando se cuide.

Características de la madreselva

En correspondencia a la madreselva, esta planta por su nombre científico se conoce como lonicera caprifolium, es una planta herbácea de la clase Magnoliopsida. La misma, se ubica además dentro de la familia botánica de las caprifoliaceae, ubicada en el género linicera. La madreselva es originaria del continente europeo, específicamente de las zonas meridionales de Europa. De ellas, se encuentran unas 180 especies aceptadas como tal, de al menos 526 madreselva existentes.

Ahora bien, la también conocida comúnmente como chupamiel e incluso pata de cabra, posee hojas tipo perennes. Siendo entonces su forma ovalada, con glaucas y brillantinas en la zona de posterior de las mismas. Este arbusto es además retorcido u arqueado, pero no ha sido impedimento alguno para que sus especies se hayan expandido a lo largo del mundo más allá de Europa.

Es decir que de sus variedades, cien han sido identificadas en China, mientras que veinte de ellas en Europa, otras veinte más en India y veinte en Norte América. La honeysuckle o madreselva es una planta trepadora, y sus hojas tienen caducidad por el crecimiento rápido de planta. Además de ello, su floración es totalmente continua siempre y cuando las condiciones climáticas en donde se ubique la madreselva, sea cálida.

En cuanto a su florescencia, esta se produce durante el periodo de primavera del hemisferio, en la cual desplegará un aroma sumamente agradable al olfato humano, sobre todo durante las horas nocturnas. Además de estas cualidades, la madreselva posee flores, las cuales pueden tener diferentes colores como lo son el rojo, amarillo y blanco. Siendo así, tiene además un fruto dentro de su planta, esta es una especie de baya de color entre naranja o rojizo.

La cual, a pesar de tener un atractivo visto, es una baya tóxica. Es decir que no es comestible por lo que si se ingiere tiende a ocasiones molestias a nivel del estómago, diarreas y vómitos. Otra de las características de la planta madreselva se orientan en que la altura de crecimiento de la misma ahonda entre los 3, hasta los 6 metros de alto. Por lo que dentro de sus rasgos se encuentran además sus ramas del tipo sarmentosa, con hojas cuya apariencia visual es la de encontrarse soldadas entre sí.

El crecimiento rápido de la madreselva le permite que la floración sea frecuente, a pesar que exista una porción de las especies cuyo porte es arbustivo y de hoja perenne. Por lo que se determina que el género lonicera es sumamente agradecido en cuando a su consistencia general.

De este modo, se ubican especies de madreselva representativas tales como la madreselva de madera, madreselva de Japón, madreselva de trompera. Como también las lonicera del tipo madreselva blanca, madreselva de coral y madreselva de china.

La chupamiel es una flor que atrae en especial la atención de los colibríes. Siendo entonces atractiva para las aves, lo es también para el ser humano quien le otorga usos en los jardines para cubrir los muros. Asimismo, la madreselva debe ser cultivada en latitudes templadas y la exposición a la radiación solar debe ser limitada. Por lo que al momento de ser sembrada, se le debe permitir a la madreselva un punto de apoyo con la que trepe.

En cuanto a las condiciones características de los suelos para la siembra de la madreselva respectivamente, los mismos han de encontrarse con un drenaje óptimo. Además de contar con un sistema de riego en una frecuencia no mayor a dos veces por semana. A pesar que la madreselva sea una planta de fuerte envergadura, puede que en su lapso de vida se hagan presente algunos tipos de plagas, tales como lo son las orugas e incluso los pulgones.

madreselva

También, es propio señalar que el nombre de la madreselva se debe al botánico Adam Lonicer, el cual durante la época del renacimiento europeo consideró al néctar dulce de la honeysuckle para acuñar al mismo. El néctar que produce la planta se obtiene de sus flores tubulares y si es comestible, siendo entonces que sus hojas dulcemente perfumadas midan unos 10 centímetros. Se recomienda en especial atención que sus cultivos sean necesariamente lejanos a los climas de latitudes subtropicales.

En este mismo orden de ideas, las madreselvas tienen tallos cuyas fibras son tan fuertes que en algunos países se utilizan dentro de la industria de textiles, así como también para la encuadernación. Vale destacar que las bayas de la madreselva también poseen variantes en cuanto a sus colores se refiere, por lo que se distinguen de forma alargada o esférica con colores como el negro, el rojo y el azul. Dentro de las mismas se localizan semillas.

Estas bayas, en cuanto a la fauna se refiere, los mismos muy poco las consumen. Entonces, por ser poco atractivas, los animales las separan y hasta erradican de sus dietas hasta ser consideradas como invasoras. Si algo es atractivo de la planta es indiscutiblemente el aroma que propaga, sobre todo durante las horas de la noche. Sin embargo, este particular le hizo merecedora de malas hierbas no deseada tanto en Nueva Zelanda como en los Estados Unidos.

De este modo, durante los meses de las estaciones de verano y primavera, florecerán las madreselva, es decir que puede establecerse que es del modo continuo. Históricamente, el uso y propiedades de la planta han sido aprovechados por los seres humanos con distintos motivos. Por lo que se comenzará a esbozar dentro de este artículo, las peculiaridades que otorgan las distintas cualidades que posee este tipo de planta. (Te recomendamos leer sobre las bromelias).

madreselva

Olor

La madreselva comparte esta peculiaridad al igual que las flores de lilas. El aroma que despliega la madreselva es embriagador, tan agradable que para los expertos es un olor dulce, cuya mezcla se compone entre sus flores y el suave néctar de miel frutal. Este olor es perceptible a cualquier hora del día, sin embargo, durante la noche el mismo se intensifica. El aroma de la madreselva tiende a impregnar muchas hectáreas con su majestuosa fragancia.

Ahora bien, su perfume y muy destacadas flores pálidas tubulares, son la vida que determina que la madreselva ha sido polinizada por los insectos de polillas, que reciben el nombre de halcón nocturno. Estas polillas no son las únicas que permiten realizar el mágico juego entre la planta y su aroma, también participan otros tipos de especies como lo son las abejas, avispas e incluso un muy potencial polinizador de éxito es el ave conocida como colibrí.

Así como también, la madreselva sublime y embriagadora es inspiración para que tantos literarios como poetas pretendan honrar tan destacado aroma. Es por ello que el poeta Iñigo R, realiza una oda a la madre selva en la que destaca cuando al caer la tarde, surge el aroma vigoroso de la planta. A su vez, explica como los colores de la planta le hacen recordar sus tierras originarias de Andalucía. (Te recomendamos leer este artículo referido a la kalanchoe).

Significado

Es importante conocer no solo el significado científico en el cual se encuentre la madreselva, también es interesante saber que esta especie de enredadera se relaciona de manera directa con el principio de fraternidad. Siendo así como las personas utilizan la planta para expresar sentimientos tales como el amor, sobre todo en cuanto a la familia y la amistad corresponde. Es por ello que cada tipo de madreselva tiene su significado, sin excepción alguna.

madreselva

Así, la madreselva de flores exóticas y de aroma sutil y atractivo se relaciona directamente con el valor de la fraternidad. Siendo así, la planta se eligió con este significado por encontrarse asociada con una leyenda enmarcada dentro de la mitología griega que expresa el amor. Pero, actualmente es empleada siempre y cuando sea para estrechar lazos que se encuentren vinculados con amistad y familia. (Te recomendamos leer este artículo relacionado con la flor de camelia).

Rosa

En cuanto a la madreselva rosa corresponde, estas significan por su dulzura, a una razón de ser utilizada para excusarse, disculparse y pedir perdón.

Reconociendo entonces que no se tiene la razón, y que el individuo sabe que la otra persona ha sido asertiva en su decisión, por ende, al sentirse mal por haberle lastimado este quiere ser perdonado. Si usted recibe una madreselva rosa, la hermosa y delicada flor la transmite aprecio, sinceridad, añoranza de su presencia y además la necesidad de retomar el tiempo para compartir buenos momentos.

Coral

En lo que respecta a la madreselva de color coral, a esta se le conoce como el otro lado de la moneda. Es decir, que se emplea esta especie para indicar que no se comparte el mismo sentimiento de amor, mas sin embargo se desea conservar la amistad. Este tipo de madreselva valga para consolar a pesar de no recibir de manera reciproca el amor de la persona, se mantendrá la amistad. (Te recomendamos leer este artículo sobre taray).

Roja

La madreselva de color rojo es como siempre tal cual el simbolismo del color refiere. Es decir que se destacará el mismo por la pasión y por el amor. Estas flores se envían siempre que se pretenda declarar el acto de amor hacia un amigo. Con el cual, producto de compartir distintas pero significativas experiencias se construyó algo más que la amistad. Por lo que se utiliza esta flor para confesarlo, temiendo perder la amistad que se ha venido cultivando a lo largo del tiempo.

El valor y el coraje entran en conjugación cuando se ha de hacer la entrega de la madreselva de color rojo. Además de estos particulares, no existe distinción entre quien haga la entrega o quien la reciba, es decir, puede ser tanto para damas como para caballeros. Recordando que en el amor no existen límites, mucho menos de sexo u orientación. Por lo que el Dios Cupido puede flechar tanto a uno, como a ambos, o como amigos.

Madreselva azul

Esta majestuosa flor posee una cantidad de tintes únicos. Particularmente, la madreselva de color azul existe, con una connotación referida hacia la familia. Este tipo de flores se reciben cuando los padres, tutores o responsables se disculpan por algún tipo de error u excusa que se haya podido cometer. (Te recomendamos realizar la lectura de este artículo referido a la clasificación taxonómica del girasol).

Es un símbolo que se acompaña con la dulzura, con su amor y su belleza, con la finalidad de olvidar el enojo y así ser perdonador por cualquier error. Asimismo, las semillas de la madreselva azul se aprovechan para realizar artesanías, pulseras, collares y hasta rosarios que se pueden compartir a manera de obsequios a las madres, en respuesta de encontrarse netamente arrepentido por algún tipo de acto u ofensa.

Madreselva amarilla

El color amarillo en otros espacios se refiere a un símbolo de abundancia, riqueza, fortuna y dinero. Sin embargo, dentro de lo que corresponde a la madreselva de color amarillo, la misma se emplea con la finalidad de armar un gran y abundante ramo, que será obsequiado a la persona con la que se ha perdido el lazo de confianza.

Es por ello que, cuando se traicionaba la confianza de un gran amigo, o cuando se habla a las espaldas e incluso si se difama. La persona traicionada envía este ramo por sentirse ofendido y así cerrar la amistad.

Propiedades mágicas de la madreselva

Nuestros ancestros han conocido de primera mano las bondades que la madre tierra otorga, a través de las propiedades y beneficio que la misma entrega.

Siendo así, las flores de la madreselva posee tantas cualidades interesantes e importantes, las cuales son invertidas con la finalidad de ser aprovechadas en el campo medicinal. Se utilizan entonces como paliativos en distintos malestares ocasionados por enfermedades tales como la gripe, el reuma, el asma y distintas enfermedades respiratorias, como también la hepatitis y el cáncer en general.

De esta misma manera, la madreselva permite que se concilie el sueño y además a encontrar la relajación ante momentos de nervios y ansiedad. Los componentes que se encuentran dentro de la madreselva tales como el carvacrol, el geraniol, el ácido clorogénico y la luteolina permiten brindar una amplia variedad de uso y además aplicaciones en el campo de la medicina.

Si le diéramos un uso rápido, sería el de utilizarlo como te, aprovechando sus hojas secas en una taza de agua caliente y así aliviar enfermedades comunes. Además de estos, la madreselva posee propiedades expectorantes y hepato protectora. Por lo que se puede ver siendo utilizada para reforzar las funciones por ejemplo del hígado y además ayudarle a tonificar.

Asimismo, ayuda a mitigar los casos de ictericia como los de hepatitis, siempre y cuando se acompañe en las comidas diarias. Las bondades de la planta no solo se concentran en los pares anteriores, también posee bondades diuréticas. Lo anterior, puesto que posee un alto y rico nivel de magnesio, calcio y potasio, que permiten prever retención de líquidos, hinchazones, edemas así como también cálculos en los riñones y artritis.

De igual modo, los escenarios producidos por casos de estrés, así como también de ansiedad, arritmia cardíaca entre otros. La madreselva permite ser un remedio totalmente efectivo, donde además, si se utilizase como elemento tópico, tiene la propiedad de mejorar cicatrices, heridas, encías que sangran, e inclusive tonifica la piel con la finalidad de evitar que las arrugas y marcas de expresión aparezcan.

¿Para qué sirve?

La madreselva posee un sinfín de usos, con los cuales se puede aprovechar para una destacada decoración en la jardinería o en preciosos arreglos florales. Tanto por su impactante belleza como también por la fragancia agradable que esta regala.

Además de esto, el apetitoso néctar que sus flores poseen es bien aprovechado por muchas especies de aves. En especial atención por los colibríes, quienes disfrutan de la madreselva convirtiéndola en su hogar. El sabor del néctar de la madreselva es la tentación de las aves, por lo que se mudaran al jardín si usted posee alguna madreselva.

En este mismo orden de ideas, las propiedades naturales que posee la madreselva le permiten ser un agente para combatir distintas enfermedades. Por tal modo, las acciones de la misma se abocan a la protección del sistema respiratorio por su capacidad de responder ante la polución de otras plantas. De este modo, la madreselva sirve por sus activos como lo es el carvacol por ser un antioxidante y además un gran analgésico.

Asimismo, tiene capacidad sedante y antibacteriana gracias al geraniol, como también es antioxidante y antiinflamatorio gracias al principio del ácido clorogénico.

Además de estos, es antialérgico como también es antibacteriano, esto motivado a que posee luteolina. Todos y cada uno de estos componentes ayudan a combatir las enfermedades. Sin embargo, también se puede utilizar como infusión, recordando que únicamente son sus hojas y flores las que deben aprovecharse, puesto que las bayas son toxicas y no se recomiendan para su uso.

También, sirve como uso externo por la existencia de saponinas tanto en el tallo como en las hojas de la madreselva, por lo que debe ser utilizada con especial atención y cuidado. Se puede preparar un aceite de madreselva para las dolencias musculares, heridas a nivel cutáneo, cortes, arrugas, llagas y cualquier otro padecimiento en la piel, que amerite un cuidado natural que permita restablecer su lozanía.

Cuidados

El cuidado de esta excelente trepadora de jardín es muy importante para sostener el tiempo de vida de la planta. Su reducido tamaño le permite que siempre mantenga una frondosidad verdosa, otorgando a su espacio tanta belleza, como gracia por sus exóticas flores. Es muy vital que dentro de sus cuidados se atiendan una serie de elementos propicios, los cuales deben considerarse para que así la madreselva crezca sana y bonita.

En primer lugar, la ubicación en la que se disponga la madreselva ha de estar cubierto, puesto que debe ser protegida de la radiación solar directa. Es por ello que la madreselva necesita luz filtrada a pesar de ser un condicionante al anterior elemento expuesto.

Si se colocara al sol de manera directa, su crecimiento sería totalmente nulo, y además sus hojas acabarían secándose producto de la insolación. Es además importante que se coloque cerca de la planta algún tipo de superficie que le permita trepar, tal como una celosía, un árbol o una pérgola.

Además de ello, es importante destacar que el riego a la madreselva debe ser realizado regularmente, evitando entonces que se encharque. Siendo así, la planta tiende a tolerar la sequía de manera positiva. Es por ello que se recomienda hacer el riego tres días a la semana, en el verano del hemisferio, mientras que se debe regar cuatro a cinco días durante el resto del año.

Es preferible que se utilice el agua de lluvia para el riego, sin embargo, con agua de grifo reposada durante una noche entera, se podrá regar al día siguiente solo con la mitad del tobo o envase. Ahora bien, la madreselva tiende a conservar rusticidad sin problemas resistiendo a bajas temperaturas de hasta menor a 15 grados centígrados. Es así, el trasplante se realiza desde una maceta durante la época de primavera, puesto que se debe tomar en consideración antes que la planta reanude su crecimiento.

Esto se realiza a partir de incorporar en un agujero dentro de la plantación semillas o raíces. Las cuales pueden ser guiados por un tutor si usted desea que la madreselva trepe, como también puede que la misma se guié en un poste. Posterior a el trasplante, se recomienda dar un riego lo suficientemente generoso, para que así las raíces puedan crecer nuevamente.

También, dentro de los cuidados que amerita la madreselva se destaca el sistema de poda, el cual se necesita para que la planta mantenga su forma netamente tupida.

La misma se debe realizar durante la primavera del hemisferio, mucho tiempo antes que se reanude el crecimiento de la misma. Por lo que es vital realizarlo con la ayuda de herramientas tales como las tijeras para podar, siempre y cuando ya la madreselva tenga una altura de 60 centímetros cuando mínimo. Gracias a esta herramienta, se podrá cortar no más de cuatro pares por cada una de las hojas, quedando claro que se realizara en todas las ramas.

Con especial atención, las ramas que deben cortarse se preservan sobre todo si la madreselva es joven. De lo contrario, se estaría cercenando la vida de la planta. Si esto llegase a suceder, es decir, algún tipo de caso en el que se hiera a la planta, no debe utilizarse ningún tipo de pastas para que las heridas cicatricen. Sin embargo, si usted así desea realizarlo, no está de más hacer algún tipo de excepciones.

Ya para cerrar las recomendaciones que se deben considerar ante el cuidado de la madreselva, es importante reconocer que la misma no esta exenta de ser atacada por plagas, y que de estas surjan distintas enfermedades. Es así como para la planta a pesar de no conocerse a gran escala patologías botánicas importantes, son los pulgones quienes pueden debilitar la resistencia y vida de la misma.

Estos son insectos, muy diminutos, de color verde, los cuales aprovechan las altas temperaturas del verano y su ambiente seco para atacar. La prevención ante este tipo de plagas se realiza con tratamientos elaborados con aceite de neem. Asimismo, se aconseja que se utilicen otros paliativos naturales, tales como las infusiones hechas con cebolla y ajo.

Esta infusión se realiza hirviendo en una olla grande un litro de agua mineral, y se le agregan un total de cinco dientes de ajos o una cebolla completa de tamaño mediano o grande. Durante aproximadamente media hora, se debe hervir estos elementos y posteriormente se coloca en un envase de spray con la que se rociará la planta. Ahora bien, si existiese un caso extremo de pulgones, la cual invada a la planta de manera avasallante, se recomienda hacer uso de insecticidas sistémicos en la madreselva.

Madreselva de invierno

Recordando que es una planta cuyo cuidado es muy fácil, la madreselva de invierno requiere de pleno sol. Además de una especie de sombra que debe necesariamente ser parcial con la finalidad que esta pueda crecer y desarrollarse en suelo, que no necesariamente se encuentre totalmente empapado de agua para que pueda prosperar. (Te recomendamos seguir leyendo sobre la kalanchoe daigremontiana).

Ahora bien, la madreselva de invierno tiene una altura de dos a tres metros de altura. Sin embargo algunos pueden ser aún más pequeños, tomando la forma de arbusto cuando se realiza la poda de la planta. Justamente, se recomienda realizar la poda de esta especie cuando ya haya acabado la época de floración. Puesto que es aquí en donde se puede aprovechar para realizar el corte, para que así de disfrute tanto la belleza de las flores como de su aroma fragante.

Además, la madreselva de invierno es una de las plantas cuyo carácter es de los más coloridos de la especie. Cuando se convierten en arbustos, la misma permite que se vea abundante el jardín, sobre todo cuando las flores emanan su fragancia, considerando entonces que son consideradas en algunos países como altos invasores. Es por ello que la madreselva de invierno es una de las más atractivas, pero también debe ser cuidada con atención.

Madreselva bonsái

Este tipo de madreselva, también conocida bajo el nombre de lonicera japónica, es originaria del continente asiático específicamente de su zona oriental, incluyendo países como Corea, China y Japón. Este tipo de vid, es una trepadora cuyo cultivo se ha realizado en forma de bonsái (árbol). Dentro de sus características, son sus hojas de forma ovalada, mientras que sus blancas y cremosas flores son perfumadas.

Además de esto, poseen doble lengua, las cuales van a florecer durante la primavera, desvaneciéndose a un color amarillo y blanco. Ahora bien, su nombre se debe gracias al médico de origen estadounidense George Roger Pasillo, quien residió en el país nipón, fundando además el jardín de Yokohama. Asimismo, cabe destacar que los bonsáis es una manera en la que se cultivan en macetas pequeños arboles, en macetas, dependientes de cuidados constantes y apropiados para que así se prolongue su historia de vida.

La madreselva es prospera dentro del hogar, en la que se debe tener la luz alta y el aire debe ser libre. La radiación se recomienda entre 4 a 6 horas al día. En cuanto a su sistema de riego, este no debe ser descuidado puesto que el agua es netamente indispensable para que la vida de la planta sea positiva. No se debe permitir que la tierra se seque completamente, se aconseja que se mida la humedad para que así el árbol permanezca húmedo.

Reproducción

En cuanto a reproducción se refiere, la madreselva común tiene la capacidad de reproducirse de tres maneras. La primera de ellas, es por semillas, la segunda por esquejes y la tercera de estas por acodo. A partir de la toma de decisiones, las semillas deben ser sembradas únicamente durante la primavera del hemisferio. Por ende, se recogen los frutos únicamente con guantes y durante la estación de otoño.

Una vez se recogen, se pelan para que así posteriormente se extraigan y luego se guarden hasta que sea un buen tiempo. Cabe destacar que las semillas se siembran únicamente durante la primavera, para que así se recojan los frutos en otoño. Una vez se llegue el periodo, las semillas se remojan en un vaso con agua durante un lapso de 24 horas exactas. Esto con la finalidad de conocer cuales semillas son viables, es decir, cuales serán prosperas para que germinen con total seguridad.

Posterior a ello, se rellana una maceta o el espacio de 20 cm de diámetro con sustrato acompañado de dos semillas de madreselva. Una vez se coloquen, se deben poner separadas un poco entre si y deberán ser regadas cada 4 días, para que así la tierra se encuentre un poco húmeda pero constante. Se debe evitar que las semillas de madreselva y el terreno reciban radiación solar de manera directa. Ya al cabo de uno 15 a 30 días se comenzará a observar los primeros brotes de la planta.

Ahora bien, en cuanto al modo de reproducción del tipo esquejes, este se realiza cuando se tiene prisa en cuanto a la reproducción. La misma se realiza durante el verano, cortando una rama que sea semi leñosa. La altura de la rama debe ser de 40 centímetros, por lo que se debe impregnar su base con las hormonas en polvo (enraizamiento). Posteriormente, se planta en una maceta con el llamado sustrato universal. De este modo, se debe regar los esquejes de 3 a 4 días, evitando siempre que se seque.

Por otra parte, la reproducción del tipo acodo es totalmente exitosa. Para que así lo sea, esta debe acordarse hacer durante la primavera del hemisferio. Es una forma rápida, fácil, que permite a la madreselva reproducirse cuando solamente se entierre en el suelo una rama de las que cuelgan. Una vez transcurran un total de 20 días, la madreselva se habrá enraizado y usted podrá cortarla, para que así posteriormente se plante en otra zona o terreno.

Madreselva en maceta

Tal cual se planta en los suelos, la madreselva en maceta se realiza con un proceso de plantación, el cual debe tomarse en cuenta la selección del recipiente o contenedor. Este mismo, debe contar con unos 40 centímetros en cuanto a su diámetro, por lo que el tamaño debe ser adecuado para su crecimiento, como para que también se permita un óptimo sistema de drenaje.

Ahora bien, para que la madreselva se desarrolle de manera exitosa dentro de la maceta, se debe colocar la tierra ya abonada hasta un poco más de la mitad del recipiente o maceta. Una vez se coloque esto, se incorpora la plántula con el mayor de los cuidados; posteriormente se completa llenando con tierra, se le agrega agua con la finalidad de humedecer medianamente y luego se coloca en el lugar destinado. Tal como usted lee, es sencilla de cultivar la madreselva, aunque se aconseja obtenerlas a partir de esquejes.

Estos se obtienen a partir de los brotes que en la mayoría de las ocasiones surgen durante la estación primaveral. Una vez se obtengan, los brotes se distinguirán por poseer un color verde abrillantado, y así sabremos que están listas para iniciar un nuevo cultivo. Ahora bien, en cuanto a sus cortes, los mismos deben tener una longitud de unos 15 centímetros o 6 pulgadas desde el extremo hasta la vid. El brote se recomienda que posea al menos más de 3 o 4 hojas de la misma.

De este modo, se debe preparar el suelo, reservando la porción de la madreselva podada en un envase con agua. Asimismo, la maceta debe ser tan grande como para verter en ella 4 tazas de tierra, en la que se hará un hoyo en el medio de 5 centímetros de la misma, para colocar el o los esquejes. Posterior a ello, se debe comprimir los alrededores del espacio con la finalidad de cubrir por completo el esqueje. Para finalizar, debe humedecerse con agua y ubicar la maceta en una zona donde reciba la luz del sol.

Leyenda de la madreselva

Es interesante conocer que la madreselva además de poseer propiedad medicas, curativas, que su aroma sea inspiración poética y hasta literaria, que su historia de vida tenga además una leyenda y que la misma se abrigue en una de las más significativas civilizaciones que ha tenido la humanidad: la civilización Griega.

Esta se caracteriza por poseer una de las mitologías más enriquecedoras, por lo que argumentar la leyenda de esta planta dentro de la mitología griega, es imperativo señalar a los amantes Chloe y Daphnis.

Esta singular pareja a pesar de tener un especial amor, vivían separados, encontrándose solamente en las oportunidades en las cuales la madreselva florecía. Daphnis, consideró preguntarle al Dios del amor, Eros, si la madreselva podía florecer no sólo en una temporada, sino en más de una de ellas para que así pudiese compartir un poco más de tiempo con su enamorado. El gran Dios Eros, se conmovió ante tal petición, por lo que accedió a su deseo con especial prestancia.

Es por esta razón que la planta tiene la capacidad de florecer de manera continua durante largo y cálidos periodos de tiempo. Además de ello, en algunas latitudes el hecho de compartir madreselva en el hogar, tiene un significado referido a que se aproxima una boda en el transcurso del año. Asimismo, en Escocia, la planta seca se cuelga en la entrada de los graneros, para que así se evite que los distintos tipos de ganado se embrujen por los posibles enemigos que sus dueños tengan.

(Visited 2.853 times, 1 visits today)

Deja un comentario