Chiflera: Cuidados, descripción, floración y más

La planta Chiflera o Schefflera, es un tipo de arbusto de hojas imperecederas, originaria de países como Taiwán y China específicamente en la isla de Hainan. Su desarrollo puede darse de diversas maneras, ya sea de forma aislada, como trepadora o como epífita de otros árboles.

chiflera

Nombre científico

El nombre científico de la Chiflera o Schefflera es, Schefflera actinophylla o Heptapleurum, un tipo de planta perteneciente al grupo de las Araliaceae. Es nativa de Taiwán y de la isla China de Hainan. Su nombre común es árbol paraguas enano. (Ver articulo: Rosas trepadoras)

La planta chiflera o Schefflera, fue descrita por el especialista en botánica Hayata Merr, quedando registrada dentro de publicación del Lingnan Science Journal en los años de 1929. ​Esta planta tiene hábitos semi trepadores.

Etimológicamente, el término de Schefflera, corresponde al nombre genérico establecido con la finalidad de rendirle honores a su descubridor, Jacob Christian Schäffer, un especialista botánico e investigador del siglo XIX, quien era de origen alemán, y baso sus estudios en el género Asarum.

Dentro de ficha completa se registran los siguientes datos: es perteneciente al reino de las Plantae, específicamente de la División de las Angiospermae, Clase Eudicotyledoneae. En el orden corresponde con las Apiales. Esta planta forma parte de la Familia de las Araliaceae y es Sub familia de las Aralioideae. Su género es Chiflera o Schefflera, cuya especie: es Schefflera Hayata.

chiflera

Descripciones 

Dentro de la descripción de la planta Chiflera destacan ciertos aspectos como por ejemplo su apariencia. La Chiflera es un tipo de matorral, contentivo de hojas imperecederas, cuya altura puede variar entre los 3 y 6 metros.

En lo que se refiere a sus hojas, tiene una forma de palma, constituida por 7 u 9 foliolos obovados. Las hojas de la Chiflera tienen un tamaño que oscila entre los 9 y 20 centímetros de largo, y también de ancho poseen las medidas entre 4 y 10 centímetros. Por lo general, las hojas de estas plantas son un tamaño más pequeñas dentro del cultivo.

Las hojas poseen un hermoso color verde brillante, que es un poco más oscuro por el lado del haz y más claro y mate por el revés. Tienen una textura resistente y fibrosa. En cuanto a sus flores, las mismas son del tipo inflorescencia. Están dispuestas entre panículas de unos 20 centímetros de diámetros, sostenidas por un eje principal y numerosos ejes laterales. (Ver articulo: Girasol)

El tamaño de sus flores es de 7 a 10 milímetros de diámetro, y cada ramillete es contentivo de entre 5 y 10 flores. El proceso de floración de la Chiflera se da entre los meses de julio y octubre, siendo sus flores de estilo hermafroditas. La flor se presenta en colores de varios colores, entre los más comunes son el verde y el amarillo, con simetría radial.

En su conformación comprende de cinco pétalos desarrollados casi de manera completa, y posee un cáliz de forma anular entero. Cinco pétalos constituyen la corola, siendo de unos 2.5 milímetros de largo cada uno, con cinco estambres que sobresalen de la flor, y de cinco a seis carpelos que van dispuestos de manera de cerco para el ovario.

Los frutos de la chiflera tienen forma de ciruela oval, que es casi esférica, con un  tamaño de unos 5 milímetros de diámetros. En el interior del fruto están contenidas cinco semillas. Los frutos de esta planta tienen su periodo de maduración durante los meses de agosto, y se extienden hasta el mes de diciembre aproximadamente.

chiflera

Al principio se van presentando con un color naranja que luego se va tornando de rojo a violeta, lo que a la vez servirá como signo indicativo de que ya está en su etapa de madurez. La forma de sus semillas son aplanadas por lo lados, y su esparcimiento es efectuada con la colaboración de algunas aves. Al principio de su cultivo, las raíces de la planta emergen como aéreas, y una vez que tienen contacto con el sustrato, se transforman y pasan a ser raíces funcionales.

Esta planta de la Chiflera tiene un aspecto interesante que a la vez resulta ser poco común e inusual. Su forma se la debe en gran parte a las condiciones de crecimiento, las cuales por lo general son en ambientes que gocen de alta y constante humedad, además que pocas raíces están adheridas al tronco, y solo con esto bastara para que tengan una alta tasa de crecimiento.

Tipos de chifleras

Los tipos de plantas de Chifleras comprende más de 600 especies, aunque entre ese número, se destacan algunos ejemplares que son más comunes y por ende más populares. Se puede nombrar así a la Schefflera actinophylla, cuyo nombre común es el de árbol paraguas, bautizada así porque presenta un aspecto con forma de copa aparasolada.

Este tipo de Chiflera puede llegar a medir hasta unos 15 metros de altura, y dentro de su estructura puede contener uno o varios tallos de un tono verdoso. Sus hojas son de color verde brillante y aspecto coriáceo. También se encuentra la Schefflera arborícola, una especie de Chiflera que consta de pocas ramas y algunas veces, tiende a ser una planta del tipo trepador.

Entre sus características más resaltantes se puede nombrar que este tipo de planta tiene unas dimensiones de hasta 4 metros de altura, sus hojas tienen un aspecto palmeado y obovado. En cuanto a sus flores, las mismas se agrupan en inflorescencias. (ver articulo: Jazmin de leche)

Esta especie resulta ser la más común, utilizada por lo general como planta ornamental. Dentro de este tipo de Chiflera hay otras sub categorías y variedades como la Variegata, Charlotte, Melanie, entre otras más. También están la chifleras enana, amarillas, bonsái, etc.

Chiflera enana

La chiflera enana, es considerada entre todas las especie, una de las más pequeñas en cuanto a su género, llamada también como chiflera yanini. Se distingue de las demás de su grupo solo en cuanto a su tamaño, ya que del resto, contiene todas las características de plantas chifleras.

Es una de las más diminutas que la medida establecida como promedia entre estas variedades de plantas, por lo que es normal que la chiflera enana sea mucho más pequeñas que cualquiera de su misma especie. Este tipo de planta lleva los mismos cuidados que el resto, por lo que debe tomarse en consideración que les gusta la exposición del sol pero sin quemarla.

Dos elementos fundamentales para que la chiflera enana cuente con un buen desarrollo son el control de la humedad, así como el uso adecuado de fertilizantes y abonos, considerado esto como una vital necesidad, ya que incrementan su fortalecimiento y crecimiento. En cuanto a su mantenimiento, debe realizárseles cada vez que la planta lo requiera o que se haga necesario.

chiflera

Chiflera amarilla

La chiflera amarilla, es una especie de planta cuyo nombre científico es Schefflera arboricola Variegata. Dentro de sus características se puede nombrar que esta planta presenta dentro de sus hojas una coloración distinta a las otras de su género, es decir, que las hojas son de un tono de color más claro que otras variedades, sin que esto signifique que las hojas ya estén secas, viejas o en mal estado.

La chiflera amarilla es una especie originaria de Australia, donde lo tratan como un árbol común, conocido con el nombre popular de Árbol de la Cheflera. Entre sus características se puede describir que esta planta que puede llegar a medir unos 40 metros de altura, solo en promedio.

Chiflera bonsái

La variedad conocida como chiflera bonsái, es un tipo de arbusto originario de Taiwán y Nueva Guinea. Popularmente es descrita como una planta perfecta para espacio de interior, ya que a diferencia de otras de su especie, esta planta puede ubicarse en la sombra sin requerir de mucha luz solar, ni de una exposición directa a los rayos del sol.

En referencia a otras características, para que esta planta se dé con un buen desarrollo debe contar con ciertas condiciones entre las que sobresale los niveles de temperaturas, los cuales deben ser superiores a los 10 grados centígrados. En cuanto a los cuidados que debe tenérsele a esta variedad está el sistema de riego, que debe hacérsele en menor cantidad que a otros de su mismo tipo, y la aplicación del abono, el cual debe colocársele al cultivo mínimo una vez cada mes.

Chiflera gigante

La chiflera gigante, lleva como nombre botánico, técnico y científico de Schefflera actinophylla, siendo conocido de manera popular como árbol paraguas. Dentro de su taxonomía se describe que  su sinónimo es comprendido a través del término de Brassaia actinophylla. Esta variedad de chiflera tiene su origen de procedencia en Australia.

Una de las características que mas distinguen a esta especie es su gran tamaño, de hecho, por ello es la razón de su nombre. Por lo general, este tipo de plantas puede llegar a alcanzar los 15 metros de altura. Solo en esto se diferencia del resto ya que en todos los demás aspecto, es igual que otras plantas chifleras. (Ver articulo: Significado de la Flor de Loto)

Schefflera gold

La Schefflera Gold, es una variedad de planta chiflera que forma parte de una familia botánica muy variable, razón por la cual, la presentación de esta variedad puede darse como tipo arbusto normal, estilo bonsái, e incluso cultivados en porrones o macetas. Dentro de estas especies existen otras sub variantes entre las cuales se encuentran la Schefflera arborícola; la Schefflera actinophylia; la Schefflera elegantissima, entre otros; formando parte de  la familia de las Apiaceae.

En referencia a sus cuidados, son iguales que los del resto de las especies de su tipo, muy sencillos y sin mayores exigencias. Sus hojas son largas, puntiagudas y con forma de palmera. A diferencia de otras chifleras que poseen dos tallos, la gold solo tiene uno. Sus flores tienen un distintivo color entre tonos  que se derivan de un verde amarillento, o un rojo  verdoso.

Otra de las particularidades con las que cuenta esta variedad de planta es que contribuye a sanear el ambiente, ya que es del tipo de plantas clasificadas como purificadoras. Por ser una planta variable, puede encontrarse en distintos tamaños, llegando a medir 3, 5 y hasta 10 metros de altura. Es una planta natural de las regiones del trópico de Nueva Zelanda y Asia.

chiflera

Aunque es una planta que no es muy exigente en cuanto a su cuidado, si es necesario tomar en cuenta ciertos elementos para que su cultivo tenga un buen desarrollo. No debe colocarse con exposición a los rayos del sol de una manera directa, y lo ideal es que las temperaturas oscilen entre 20 y 25 grados centígrados, aunque soporta temporadas de heladas mientras que sean leves.

En cuanto al sistema de riego, este debe ser de una manera moderada, con condiciones de suelos que cuenten con un buen drenaje. Para un mejor desarrollo y crecimiento debe aplicársele un tipo de fertilizante líquido, una vez al mes, preferiblemente entre la ocurrencia de los meses de marzo y octubre. Este tipo de planta chiflera es de un gran crecimiento, por lo que requiere de mantenimiento a través de la poda, con lo cual por lo general se le da una forma redondeada la mata.

Schefflera Morototoni

La Schefflera Morototoni, es el tipo de Chiflera perteneciente al grupo de la familia de las araliáceas. Como otras plantas similares a su especie, esta también cuenta con varios nombres comunes con los cuales se les conoce en varias partes del mundo, siendo los mismos: yagrumo macho; cacheta; anolillo, o amba’y guazú.

Esta variedad de árbol, es de cultivos abundantes y amplios sembradíos extendidos por diversas regiones tropicales tanto de América central como la del Sur. Dentro de su descripción se puede señalar que es un arbusto contentivo de un tamaño mediano, que puede llegar a medir unos 30 metros de altura. Posee un asta en forma cilíndrica, cuyas medidas son de 1 metro de diámetro.

Tiene una copa en forma de sombrilla, la cual carece de ramificación, proceso que sólo le ocurre cerca de su cúspide. Su corteza posee unas distintivas marcas, como especie de unas cicatrices, de contextura suave y lisa, y con un color de tono blanquecino. Sus hojas son largas, por lo que pueden llegar a medir hasta 40 centímetros.

Se manifiestan de distintas maneras, ya sea compuestas, o también dispuestas de una forma alterna, insertadas diagonalmente dentro de la estructura del tallo. Con referencia a su color, tienen dos tonalidades, ya que por el lado del haz es de un color verde, y en el envés es de un aspecto brillante, con tono rojizo e intensamente pubescente.

Su periodo de floración se da durante todo el año, creciendo en forma de ramilletes, cuyas medidas oscilan entre los 20 y 60 centímetros. Es una planta que produce numerosas flores, las cuales se pueden observar situadas en un extremo de pequeños tallos florales, y de un particular color blanco son sus pétalos.

El fruto por su parte, consiste en una baya carnosa, contentiva de un característico color grisáceo, y con unas dimensiones de entre 5 a 10 milímetros de largo, y un poco más de ancho que el de otras especies similares a ésta, y que contienen dos semillas planas y oblongas. Esta planta es conocida en Venezuela y otros países del trópico con el apodo de yagrumo.

Este tipo de sembradíos es muy común en los campos selváticos tomado como una especie de vegetación secundaria. Se pueden ver plantaciones de este tipo de igual manera en amplias llanuras y densos bosques, cuyas condiciones presentan altitudes similares a lo de los Andes.

chiflera

Se dice que mientras los cultivos están jóvenes pueden llegar a estar ubicados a la sombra, pero una vez que sean maduros deben estar expuestos al sol, desarrollándose de una mejor manera cuando se disponen en grupos en vez de líneas. Tiene preferencia por los terrenos que son de condiciones arcillosas, ligeros, o también del tipo arenosos.

Otras cualidades con las que deben contar sus suelos son que deben ser profundos y contar con un buen sistema de drenajes, con lo cual estará siempre semi húmedo e húmedos. En cuanto a sus usos, la madera de la Chiflera Morototoni, es empleada en el área de la carpintería y la ebanistería, debido a las propiedades que posee entre los que destacan su color pardo claro tornándose rosáceo.

Su madera no es muy pesada, con una superficie plana y de textura mediana, que la hacen ser un material muy fácil de trabajar. Con esa madera se construyen varios objetos entre los que se encuentran sillas, tablas, balsas, fósforos y otros productos similares.

De igual forma, también es utilizada en la fabricación de instrumentos musicales y otros objetos decorativos. La pulpa de este árbol es utilizada para elaborar hojas de papel y papel en general de todos tipos, mientras que las hojas de la planta se utilizan para hacer bebidas e infusiones, en el campo medicinal como remedio casero.

Cuidados

La chiflera, es una de las plantas consideradas como para interiores, de un carácter bastante fuerte y con un buen crecimiento, que no es muy exigente, mas sin embargo, necesita de ciertos cuidados como todas las plantas, para que pueda tener un buen desarrollo.

Uno de los aspectos más importantes a la hora de cultivar a este tipo de matas es la ubicación que se le va destinar al sembradío, ya que debe poseer ciertas características muy precisas. Uno de esos elementos precisamente es que la chiflera necesita mucha luz solar y un amplio espacio. Otros elementos son el riego, los abonos, cuidados de plagas, entre otros que se describen a continuación.

Fertilizante y abono

Todas las variedades de plantas chiflera debe aplicárseles abono o fertilizantes durante las temporadas de primavera y verano. El abono directo beneficiara a las hojas para que se desarrollen con un color verde brillante, y de vez en cuando, se recomienda aplicarlo de una forma pulverizada con agua, con la intensión de que se quite el polvo sobrante, lo que a su vez les facilitara la cantidad de humedad requerida por la planta.

Por esta razón, se recomienda fertilizar en periodos de cada 2 a 3 semanas, aplicando un tipo de abono complejo, en las épocas de la ocurrencia del verano y la primavera. Al llegar el invierno y el otoño, se recomienda suspender la aplicación de dicho producto.

chiflera

Ubicación en exteriores e interiores

Dentro de los cuidados que deben aplicársele a las distintas variedades de planta chiflera esta el de su ubicación. Es importante tomar en cuenta las condiciones con las que cuente el sitio donde se van a sembrar las plantas, tanto dentro como fuera del hogar, y evaluar que tanto son adecuadas para la especie.

En el caso de que la planta se ubique en los espacios exteriores, el mejor sitio para la chiflera seria un punto donde cuente con semi-sombra, es decir, que además de que cuente con proporción de luz solar, también pueda aprovechar de nutrirse en cuanto a la humedad que se presenta en el ambiente.

En el caso de que la planta sea ubicada en un punto dentro de la casa, debe elegirse primero el lugar, un sitio con suficiente exposición a los rayos del sol, pero de una manera en que no la afecte. Del resto, los demás cuidados son de manera general, su riego, fertilización y poda o mantenimiento.

Trasplantación

La planta de chiflera, debe ser trasplantada luego de pasado un tiempo, cuando el ejemplar se encuentre cultivado en porrones o macetas, debido a que es una planta que necesita de mucho espacio para poder crecer y desarrollarse cómodamente, un proceso que puede ser afectado, y hasta verse limitado, si se deja la planta en la maceta.

La trasplantación, es un proceso que se hace necesario en la planta de chiflera, incluso más que en otras especies de matas y esto se debe primeramente a las proporciones de su tamaño, ya que muchas de sus variaciones tienden a crecer demasiado, de manera abundante y en escala.

Por ello es importante garantizarle un espacio que sea lo bastante amplio y adecuado para que la planta se adapte a él y pueda crecer normalmente. Debe tenerse cuidado con sus raíces y re plantarla en un nuevo terreno que tenga las condiciones necesarias, los nutrientes precisos para fortalecer a la chiflera.

Exposición a la luz solar

Por lo general, las plantas de chifleras, son muy fáciles de cuidar, por lo que se debe tener en consideración como un punto principal es su preferencia por la luz superior, los rayos directos del sol, aunque esta especie se adapta a diversos niveles lumínicos.

Los sembradíos y cultivos de chiflera debe ser ubicado en lugares que contengan abundante luz solar, en especial los tipos de chiflera que posee las características hoja matizada, ya que esta variedad necesita mucha luz solar.

Puede llegar a soportar tener el sol en una posición directo, ya que es una planta muy resistente. Se dice que los mismos rayos del sol son los que contribuyen a que las hojas de esta especie, mantengan ese color verde y matizado e intenso, con tonalidades crema.

Riego 

Todas las especies de plantas chifleras hay que regarlas a menudo, pero sin encharcarlas. Debido a que la chiflera es un tipo de árbol tropical, tiene preferencia por la humedad, pero no de manera exagerada, que el suelo se encharque, en vista de que al pasarle esto, perjudica a sus raíces.

Uno de los tips que existen en este particular es conocer que cuando la zona de la tierra que se esté regando comience a secarse, es cuando entonces necesitara de riego nuevamente. El sistema de riego se recomienda que se aplique de una forma constante.

Son unas plantas muy fuertes y resistentes a las temporadas de heladas e intensos inviernos. Mas sin embargo, en estos lapsos el sistema de riego debe ser menor. La planta puede resistir altas y bajas temperaturas.

Plagas 

En materia de plagas y enfermedades que puedan atacar a la planta, la chiflera por lo general es invadida de manera frecuente por los pulgones y las cochinillas, dejando rastros a su paso ya que ataca principalmente a sus hojas. Su forma de proceder es plegándose a la hoja para succionar  el contenido de su savia, y una vez que se encuentran llenos, botan la que les sobra.

Por ser esta sustancia dulce, donde cae luego de ser expulsada, se vuelve punto de concentración dando origen a la proliferación de un hongo conocido con el nombre de negrilla. El ataque de este hongo se evidencia, ya que le aporta un aspecto muy sucio a las hojas de la chiflera.

Una de las maneras de prevenirlo es limpiando las hojas de la planta y también aplicando productos químicos que eliminen toda presencia de ácaros, insectos y hongos. Hay otros tratamientos que son específicos para tratar este tipo de plagas como los pulgones y las cochinillas, así como otras enfermedades.

Poda 

La poda, es considerada como el cuidado fundamental que debe hacérsele a la planta de la chiflera, siendo este de vital importancia para su crecimiento, desarrollo y floración. Con la aplicación de una buena poda, se incrementa los niveles de crecimiento en la especie y a la vez, se le da una mejor imagen.

La poda de la chiflera debe hacerse en las fechas que la necesite, ya que solo de esa manera, logrará formarse con un aspecto más macizo. Y por lo general suele ser muy sencillo. Un primer paso es examinar la planta, observarla y realizar un diagnostico del estado en el que se encuentra.

La persona que va a realizar la poda debe percatarse de la cantidad de tallos que la planta contenga, ya que hay especies de chifleras que poseen más de un tallo.  En el caso de que la planta tenga un tallo en mal estado o enfermo, éste debe ser cortado, ya que le resta vitalidad a la mata.

De igual manera, la persona debe contar con una perspectiva de la imagen final que tomara la planta ,una vez que sea cortada para que se vea en armonía. La poda se realiza con la finalidad de aumentar el crecimiento de nuevas estructuras, para que se vayan formando de una manera rápida y correcta.

chiflera

Al momento de podar las hojas, debe revisarse la orientación en la que están dispuestas dentro de la planta, considerando que cuando la mata posee más de un tallo, se muestra bastante frondosa a los lados. En el caso de poseer solo un tallo, la misma se desarrolla tomando una forma alargada y vertical. Lo recomendable es cortar las hojas basados en los parámetros antes descritos, para no afectar su apariencia general.

Debe hacérseles los cuidados necesarios, ya que si la planta se mantiene saludable, no habrá necesidad de realizarle cortes. En resumen, se puede decir que el proceso de poda de la planta chiflera consiste en retirar, arrancar o cortar, de una manera correcta, los tallos, flores y hojas que se encuentren en mal estado. En el caso de las hojas, es fácil de detectar, ya que presentan una coloración desgastada y con tonos amarillentos.

De igual manera, se deben eliminar aquellas hojas que se envejecen y que la misma planta va desechando, ya que el acaparamiento de las mismas, podrían influir de manera negativa en la vitalidad de la planta chiflera. Para comenzar a realizar una correcta poda, es necesario contar con todos los materiales y elementos.

Reproducción

La reproducción de la chiflera puede darse de dos maneras, una como proceso vegetativo y la otra por vía sexual. En el caso de la reproducción vegetativa, la misma se hace a través del método conocido como esqueje, el cual consiste en el empleo de esquejes terminales de la misma planta madre, que tengan dimensiones de entre 10 a 15 centímetros, despejándolos de las hojas basales.

Este proceso debe llevarse a cabo en los meses en que dure la época de la primavera. Luego, estos esquejes se podrán en un sustrato de arena, en un ambiente húmedo y bajo temperaturas que oscilen entre los 18 a 24 grados centígrados. Al finalizar el proceso, y al darse la aparición de los primeros brotes, esto va a significar que el esqueje se ha por fin enraizado.

Floración

Existe un método de reproducción de la chiflera mientras se está ocurriendo su proceso de floración. Este proceso se da durante los meses de julio a octubre. Es allí cuando comienzan a aparecer las primeras flores con un tamaño de hasta 20 centímetros.

Crecen en especie de racimos contentivos entre 5 flores y hasta 10 flores cada uno. Los tipos de flores de la chiflera son hermafroditas, es decir, cuentan con una parte femenina y otra masculina, por lo que se prestan para la reproducción de las flores. En cuanto a sus colores, las flores tienen a presentar unos tonos amarillos verdosos.

chiflera

Semillas 

Otra manera de reproducción de la planta chiflera es a través de la propagación de sus semillas, siendo esta la técnica más común. Esta metodología se emplea con la finalidad de obtener nuevas variedades de la planta, diversos tipos de la especie.

El procedimiento a seguir es el de distribuir las semillas dentro de unas bandejas con remolino, esto con la finalidad de que no se deshidrate el sustrato. Se recomienda cubrirlo con una especie de capa de vermiculita, conocida con ese nombre a la sustancia de tipo mineral, que bajo la acción del calor, se deshidrata y se emplea como aislante y absorbente.

Posterior a este procedimiento, deben someter las bandejas a una temperatura que oscile entre los 20 y 24 grados centígrados, proporcionándole este contexto una humedad constante. Al final y ya cuando las plantas hayan germinado, deben pasarse a un porrón o maceta.

Chiflera como planta de interior

Ser una planta de interior, es la principal función que por lo general cumple la planta chiflera, esto gracias a que es una planta resistente y que no requiere de muchos cuidados, simplemente los necesarios para poder crecer y desarrollarse en armonía. Uno de los atributos que la hacen merecedora de ser una planta de interior, es porque que resiste a todas las condiciones que se puedan presentar en el ambiente.

Una de las desventajas que se presenta con el crecimiento de la chiflera cuando se adecua a espacios de interior es que pocas veces llega a florecer, aun manteniendo el resto de sus características vitales en buen estado. La altura máxima que llegan a alcanzar las plantas cuando se emplean como de interior es de dos metros de altura. A la planta se le deben realizárseles ciertas estructuras, como por ejemplo, mantener en posición vertical su tallo.

Otra recomendación a seguir es ubicar a la chiflera en un lugar donde se le proporcione suficiente la luz solar, ya que este es su principal nutriente y el motor de su buen crecimiento. Si la planta no cuenta con suficiente rayos del sol, las hojas comenzaran a desprenderse de la planta, siendo esto una señal de que no se le están dando los cuidados necesarios.

(Visited 8.528 times, 1 visits today)

Deja un comentario