Trasplante de plantas: ¿Cuándo y cómo hacerlo?

El trasplante de plantas es una técnica agronómica que es muy antigua que es utilizada principalmente en horticultura, fruticultura , jardinería y en reforestación. Sirve para la reproducción de las plantas por semillas o la vegetativa que se lleva a cabo por bulbos, rizomas, estolones, tubérculos o esquejes e injertos. Entra y descubre todo lo que se debe saber antes de realizar un trasplante de plantas.

Trasplante de plantas

Cuándo hacer el trasplante de plantas

Antes de realizar un trasplantes de plantas, es necesario saber cuándo reducen su actividad; es decir cuando su ritmo de crecimiento baja, porque cuando eso sucede entonces es el momento ideal para trasplantarlas. Por supuesto que existen «excepciones», pero por lo general se tienen que seguir el calendario que llevan inscrito en sus genes para saber cuándo se puede hacer y cuándo no.

Plantas de huerto
El trasplante de plantas de huerto que han sido sembradas en semillero se deben pasar a macetas más grandes o al suelo en cuanto presenten por lo menos cuatro hojas verdaderas. Sin embargo, si el huerto está ubicado en una zona que está en época de otoño y los inviernos son particularmente fríos, Se debe esperar para realizar el trasplante hasta la época de primavera, a menos que se cuente con un invernadero con calefacción.

Plantas vivaces/anuales/bianuales

A estas plantas se les debe aplicar las mismas normas que se señalaron para las de huerto, es decir: trasplantar cuando tenga al menos dos hojas verdaderas, colocándolas a pleno sol o a semisombra, según la especie que sea.

Árboles (caducos y perennes)

Este tipo de árboles debe ser trasplantado cuando está finalizando el invierno, antes de que la primavera se «asiente» y comiencen a desarrollarse. En el caso de los caducos se pueden trasplantar en otoño, cuando ya han perdido todas las hojas.

Árboles (caducos y perennes)

Arbustos

El trasplante de los arbustos debe llevarse a cabo antes de que inicie la primavera.

Cactus y suculentas

Los cactus y las suculentas pueden ser trasplantadas en primavera y en verano, siempre y cuando se logre sacar el cepellón sin que se desmorone.
Plantas carnívoras
A las plantas carnívoras se deben transplantar durante la primavera antes de que despierten de la hibernación, pero en algunos casos se puede hacer en verano.

Palmeras

La mejor época para el trasplante de este tipo de plantas es la primavera.

Si se hace necesario trasplantar una planta fuera de la época recomendada, particularmente, si se trata de una planta que se desea pasar de maceta a tierra o viceversa, se debe prestar mucha atención a no destruir el cepellón.

Trasplante de Plantas carnívoras

¿Cómo hacer el trasplante de plantas?

A pesar de que pareciera que el trasplante de plantas es sencillo, no lo es tanto. Hay que tomar en cuenta que el trasplante es algo que no es para nada natural, debido a que desde que las semillas germinan hasta que les llega su fin están siempre en el mismo sitio día tras día; por lo que al trasladarlas a otro recipiente se les obliga a gastar una energía que, en su hábitat natural o si estuvieran plantadas en el jardín, no tendrían necesidad de hacer.

Por lo tanto, si no se cumplen los pasos necesarios a la hora de trasplantar una planta, puede llegar a debilitarlas mucho hasta tal punto de que podrían dañarse para siempre, sin remedio.

Para evitar que esto suceda, es muy conveniente seguir este paso a paso en el que presentamos a continuación de cómo trasplantar una planta:

Escoger la maceta

Este paso es probablemente uno de los más importantes y al que hay que prestar más atención a la hora de saber sobre el trasplante de plantas. Una maceta muy estrecha no nos servirá, pero una que sea muy ancha tampoco, ya que la planta podría sufrir por exceso de riego, por lo tanto, ¿cómo se puede saber cuál elegir? Observando en la propia planta su desarrollo y cómo lo lleva a cabo.

Para tener más o menos una idea, te puedo decir que:

  • Plantas que van a crecer mucho como las palmeras, árboles, bambúes, etc., requieren una maceta que sea generalmente, por lo menos 4 cm más ancho y profundo.
  • Bulbosas, herbáceas y parecidas pueden plantarse sin problemas en macetas que son bastante más anchas que profundas.
  • Cactus, crasas y similares va a depender de la especie en cuestión, pero generalmente requieren un tiesto que sea unos 2-3 cm más ancho que el anterior.
  • Los bonsáis se deben plantar en bandejas especiales para ellos, lo bastante anchas para que su sistema radicular pueda caber bien.

¿Cómo elegir las macetas para el trasplante de plantas? ¿De plástico o de barro? 

Esa es la pregunta que se hacen todos aquellos que quieren sembrar una planta. Debido a que se trata de materiales muy diferentes, a continuación mostraremos las ventajas e inconvenientes de ambos tipos de macetas:

Macetas de plástico

La ventaja de las macetas de plástico es que, este tipo de macetas son muy económicas, ligeras y por consiguiente fáciles de transportar o de cambiar de lugar, sin embargo presentan algunos inconvenientes tales como que con el tiempo los rayos solares dañan el material, lo que hace que se rompa con facilidad. También, si se vive en un lugar donde el verano es muy caluroso, se sobrecalienta mucho, lo cual puede perjudicar las raíces.

Otro punto importante de tomar en cuenta es que no es poroso, de tal manera que su sistema radicular tendrá muchos problemas para enraizar bien.

Macetas de barro

Las macetas de barro permiten que las raíces crezcan con normalidad y son muy resistentes. De igual modo, son muy decorativas y tienen el peso apropiado para soportar mejor el viento que las macetas de plástico. Sin embargo presenta los siguientes inconvenientes:

  • Su precio es mayor
  • Se rompen con facilidad al caer al suelo.

Preparar el sustrato

Luego de haber seleccionado la maceta, se procede a la preparación del sustrato. Debido a que existe una gran variedad de plantas, es recomendable conocer los requerimientos de cada una de las plantas, para las que se va a preparar el sustrato, para que sea el apropiado para cada una de ellas.

Inmediatamente que la tierra lista, se rellenan las macetas hasta un poco menos de la mitad.

Extracción de las plantas para trasplantar

Extraer la planta de su antigua maceta, es la parte que se debe hacer con más cuidado para evitar que el cepellón o pan de tierra se desmorone, pues de ocurrir esto, le será más difícil a la planta superar el trasplante. Para facilitar esta tarea y reducir lo riesgos de que surjan problemas, se debe regar abundantemente, hasta empapar bien todo el sustrato.

Luego, se le darán algunos golpes a la maceta para tratar de que la tierra se separe de ella, se toma la planta por la base del tronco o tallo principal y se hala hacia arriba. Debería salir con facilidad, pero si no ocurre así o si vemos que tiene raíces por fuera de la maceta, se debe cortar el recipiente con unas tijeras.

Introducción de la planta en su nueva maceta

Luego de que se haya extraído la planta de la maceta, se procede a ponerla en la maceta seleccionada para el trasplante. Para ello sólo de tiene que tratar de que quede bien en el centro y que no quede ni muy arriba ni muy abajo del borde de la maceta.

Lo más recomendable es que siempre quede un poco por debajo, a unos 0,5 cm. de tal manera que, cuando se riegue, la tierra pueda drenar toda el agua que se le eche.

Terminar de plantarla

Y luego de haber terminado los pasos anteriores, lo que queda es rellenar la maceta con más sustrato, para lo cual se debe ir haciendo un poco de presión hacia abajo, con la mano cerrada cada vez que se le eche una porción de tierra, de tal manera de que se vaya compactando y así poder saber si se está echando la cantidad apropiada o si tenemos, por el contrario, se debe quitar un poco.

Riego y re-ubicación

Por último, se debe regar a conciencia y colocar la  planta en un lugar muy luminoso pero evitando que el sol le de directo. Aunque sea de una especie heliófila de las que aman el sol, debido que al haber sido sometida a un trasplante es muy recomendable tenerla en un lugar en semi-sombra hasta que se le aprecie su crecimiento.

Pasado un mes del trasplante, se puede aplicar abono.

Aunque te hemos enseñado en los puntos anteriores a trasplantar una planta, a continuación te presentamos un vídeo para que veas el paso a paso y estés mejor preparado en lo que se refiere al trasplante de plantas.

Trasplantar una planta paso a paso

Especies usadas

La propagación sexual es la forma natural de las plantas productoras de semillas como las hortalizas, árboles frutales, plantas ornamentales, plantas anuales, bianuales o perennes. El método por medio de semilleros y trasplante se emplea en aquellas especies que en sus primeras fases de germinación necesitan mayor cuidado así como en aquellos sitios que por el clima la germinación debe ser protegida y controlada para un mejor rendimiento agrícola.

Objetivo

El trasplante es una técnica relacionada al empleo de semilleros y viveros que se utiliza para:

  • Reducir la competencia que hay en la siembra, como por ejemplo con malezas
  • Incrementar el espacio vital entre las plantas jóvenes; madurar las raíces en especial las raicillas más finas, después de que la raíz principal se ha formado después de la germinación
  • Activar el acceso a los elementos nutritivos
  • Desarrollar muchas ramificaciones radiculares, es decir la formación de raíces en sentido horizontal, pues el crecimiento en altura está reducido
  • Facilitar el transporte y acomodamiento en su lugar.

Técnica para el trasplante de plantas

El trasplante se realiza rápidamente después de la germinación, en cuanto se observa el crecimiento de algunas hojas o agujas. Es recomendable que sea realizado prematuramente, pues así se garantiza una buena recuperación y se descarta la posibilidad de la detención pasajera del crecimiento, lo que se conoce como la crisis del trasplante; también sirve para poner verticalmente a la joven raíz en la tierra sin doblarla y sin que se dañen las raicillas.

El trasplante de las plántulas se realiza de camas o envases dos o tres semanas luego de que hayan germinado, aunque el tiempo puede variar hasta cinco semanas, lo que va a depender de la especie. Esto se debe hacer cuando la plántula está creciendo a expensas de los cotiledones y las raicillas laterales no han crecido, pues una vez que aparecen las hojas verdaderas y raíces laterales el trasplante puede resultar perjudicial para ellas.

Cuidados después del trasplante de plantas

Luego de haber visto el paso a paso del trasplante de plantas, es conveniente saber que hay que observar el desarrollo de la planta trasplantada, por lo menos durante algunos días para ver cómo va. Por lo general suelen recuperarse en poco tiempo, pero ciertamente hay algunas plantas que tardan un poco más. Es por ello que se debe mantener un control sobre los riegos, evitando que el agua se estanque.

No se debe abonar hasta que haya pasado por menos un mes desde el trasplante, siempre y cuando la planta muestre que ha tenido algún tipo de crecimiento. Luego de esto, es cuestión de tiempo para tener una planta fuerte y sana.

Es muy necesario llevar a cabo trasplantes de maceta de nuestras plantas, especialmente para favorecer a las raíces. Es elemental, cuando se trasplanta, cambiar el sustrato o tierra y usar uno fértil, limpio y con buen drenaje. Lo más apropiado es que se cambie la maceta cuando ésta queda pequeña o cuando la tierra esté demasiado lavada y pobre en nutrientes.

Si te gustó lo que acabas de leer, te puede interesar:

(Visited 248 times, 1 visits today)

Deja un comentario