Importancia y beneficios de los árboles para el planeta

La importancia de los árboles es que particularmente son fuente de vida, no solo en lo que respecta a los ecosistemas naturales, sino también para la supervivencia del ser humano. Su empleo en la alimentación, producción de calor y elaboración de una gran cantidad de objetos supone una utilización que, entre otros factores, incrementa la deforestación y, con ella, la destrucción del hábitat. A continuación podrás aprender más de éste interesante tema.

Importancia de los árboles

La importancia de los árboles para el ser humano

El inicio de la vida empieza con las plantas. Hace unos cuatro mil millones de años, surgieron las primeras moléculas, que se consideraron las formas de vida más primitivas. Pero hace alrededor de 3.500 millones de años, cuando surge la fotosíntesis que se comienza a oxigenar la atmósfera.

Es decir que las primeras plantas terrestres, que surgieron hace alrededor de 450 millones de años no fueron las primeras en llevar a cabo el proceso de la fotosíntesis y liberar oxígeno a la atmósfera.

Las plantas comenzaron a ser erguidas y a producir la madera después de una gran sequía, primero como hierbas o arbustos y luego como árboles. Los seres humanos por su parte provienen de los hominoideos, cuyos fósiles superan los 6 millones de años. Y como es bien sabido nuestra historia indudablemente se relaciona a los árboles desde sus inicios.

Los árboles son imprescindibles para la supervivencia de nueve de cada diez de las especies conocidas y si contamos con el hábitat y nos centramos en la producción de oxígeno, esta cantidad aumentaría.

Los árboles intervienen en la respiración aunque las algas y otras plantas marinas producen casi el 70 por ciento, los árboles son importantes para que la atmósfera sea apta para la respiración de los humanos, en caso contrario sería un aire viciado.

Solo un árbol produce oxígeno para 18 personas a pesar de que esto varía según la especie y tamaño, los árboles son junto con el resto de las plantas, los administradores de una quinta parte del oxígeno del planeta.

Si se les reconoce como pulmones del planeta también se debe dar importancia al papel en el ciclo del carbono. Actuar como enormes sumideros de carbono, tal y como lo hace el océano, frena el calentamiento global.

La importancia de los árboles para la naturaleza

La importancia de los árboles en el ciclo del carbono, es un aspecto primordial a la hora de comprender la importancia de los árboles en el medio ambiente.

La misma fotosíntesis es la que hace que absorban el CO2 que se encuentra en la  la atmósfera, liberando oxígeno a cambio. La reforestación es una manera efectiva de combatir contra el cambio climático, debido a que el dióxido de carbono o CO2 es uno de los gases de efecto invernadero que más contribuyen a su avance.

Por pasiva la deforestación sugiere un incremento de los gases de efecto invernadero, no solo porque muchos de ellos se descomponen y liberan buena parte del CO2 que absorbieron, sino también porque su transformación industrial pone en marcha una cadena de producción que también multiplica la contaminación.

Se calcula que una quinta parte de las emisiones de los gases de efecto invernadero es el resultado de la deforestación en la Amazonia, distintas partes de Asia y otros lugares.

La importancia de los árboles en el ecosistema

Además de la deforestación ocasionada por la industria, los árboles padecen la constante amenaza de la agricultura y la pérdida de recursos hídricos.

Su desaparición conlleva la disminución del hábitat, lo cual sugiere un duro golpe a la biodiversidad, poniendo contra las cuerdas a numerosas especies.

La pérdida constante de hábitats ocasionada por la deforestación, ha llevado a los científicos a estimar el planeta un entorno hostil que camina hacia la sexta extinción masiva. Según publicó en 2014 la revista Science, el planeta está al borde de este debacle ambiental, que a su vez amenaza con ser un punto y final para la especie humana.

Según ecólogos de la Universidad de Duke en Estados Unidos, la actividad humana está ocasionando una aniquilación de especies diez veces más rápido de lo que se piensa. O si se quiere mil veces más de lo que lo hacían en los orígenes del ser humano, cuando tampoco se estaba quietecito, precisamente.

Meses antes, la NASA daba la razón a estudios anteriores que concluían que la destrucción planetaria está en un futuro próximo y cada cierto tiempo nuevos estudios apoyan este mismo razonamiento. En junio de 2015 por ejemplo, se anunciaba el colapso de la civilización humana para 2100 según un estudio publicado en Science Advances.

Son muchos los estudios que señalan una extinción masiva que amenaza la existencia humana y todos concuerdan en que junto con el cambio climático, la pérdida de hábitat es una de sus principales causas.

Ambos problemas están relacionados a la constante pérdida de masa forestal. Para tener una idea, la vida que pulula en los ecosistemas arbóreos, en solo una hectárea de bosque tropical puede haber por lo menos 500 especies vegetales y por ejemplo, se ha llegado a encontrar que en un solo árbol vivían 43 especies de hormigas.

En lo que se refiere a los vegetales y animales terrestres, el 90 por ciento de ellos encuentran refugio en los árboles o en sus alrededores y de las aves no se necesita más que agregar que los árboles son su principal hábitat.

Además la deforestación y la extinción corren parejas, la mayor parte de las especies que sufren un creciente riesgo de extinción se hallan en zonas que también han recibido un fuerte varapalo. De nuevo, el mismo panorama: reducción del hábitat que implica árboles decapitados y especies de animales agonizantes.

Sin ellos, la biodiversidad mundial caería en picado pues, además de lo apuntado ayudan a regular el ciclo hídrico mundial y a prevenir la erosión y retener la humedad de los suelos.

La cuenta atrás…

La regularidad de la desaparición de los árboles es preocupante. Los informes presentados todos los años por la ONU sobre la deforestación mundial no admite ser optimista. Muy por el contrario, las previsiones de los últimos estudios son apocalípticas.

Si la deforestación actual, continúa al mismo paso que hasta ahora ha presentado, los resultados serán funesto. Según una investigación que recientemente ha sido publicada en la revista Nature, en unos 300 años no quedará ni un solo árbol sobre la faz de la Tierra.

Nos aportan el tan necesario oxígeno

Los árboles, así como todas las plantas que tienen clorofila, hacen la fotosíntesis, lo que significa que absorben dióxido de carbono y eliminar oxígeno, para así transformar la materia inorgánica en materia orgánica, es decir, en alimento debido al cual pueden crecer y desarrollarse de manera correcta.

Si tuviera las hojas secas y/o dañadas por plagas, este procedimiento se intentaría hacer por supuesto, pero la planta tendría muchos problemas. De igual manera, no es importante sólo tratarlos contra las plagas, sino también hay que impedir que el polvo se acumule en la superficie de sus hojas y que el agua se estanque demasiado tiempo en ellas.

No obstante se requieren 22 árboles para proveer la demanda de una persona al día. La deforestación nos está afectando a corto y a largo plazo, poniendo en peligro nuestra propia supervivencia, si no hacemos nada la Tierra se quedará sin sus pulmones.

Árboles y plantas como método de combatir el efecto invernadero

La acumulación de gases en la atmósfera es la responsable de que el clima en el planeta cambie más rápido de lo que no lo ha hecho nunca. El ser humano ha tenido un rol protagonista en esta historia, puesto que desde la Revolución Industrial ha ido contaminando más y más.

Los árboles absorben casi 22 kg de dióxido de carbono cada año, pero hay uno en particular como es la Paulownia tomentosa, una especie originaria de China, conocida con el nombre de el “Árbol de la Vida”.  Tiene hojas caducas y sus flores hacen de él un árbol de jardín espectacular, pues puede vivir en cualquier tipo de suelos. Tiene un ritmo de crecimiento muy rápido y es de muy fácil cultivo.

El Árbol de la Vida es resistente al fuego, pues sus raíces tienen la capacidad de regenerarse rápidamente, además es un árbol que emite grandes cantidades de oxígeno y absorbe hasta diez veces más de dióxido de carbono que otros árboles.

Su esperanza de vida es de entre 200 y 250 años, de tal forma que si se desea tener una bomba de oxígeno en el hogar, este es el árbol ideal. Es ornamental, además de fácil de cuidar y es resistente hasta los -5º C.

Los árboles y plantas nos alimentan con sus frutos

Hay muchas especies de árboles cuyo fruto es comestible: manzanos, naranjos, nogales, madroños, avellanos, entre otros. Todos ellos son apropiados para tener en un jardín, plantados junto al huerto por ejemplo.

  • Frutales para climas con heladas intensas: avellano, arándano, cerezo, ciruelo, endrina, grosella, melocotonero, manzano, nectarina, nogal, peral.
  • Frutales para climas templados: albaricoque, algarrobo, castaño, higuera, olivo.
  • Frutales para climas con heladas muy suaves: caqui, feijoa, limonero, kumquat, mandarino, naranjo, níspero, pomelo.
  • Frutales para clima tropical: aguacate, mango, durián, guayabo, papayo, pitanga, rambután.
    Todos ellos tienen que estar en una zona donde les dé el sol directamente, con el espacio suficiente para que puedan desarrollarse sin problemas.

Así, es importante que, antes de decidirse por una especie determinada, se sepa cuáles serán sus dimensiones una cuando lleguen a la edad adulta. Así se evitará, que en un futuro se tenga que podarlo más de la cuenta o cambiarlo de sitio.

Previenen la erosión del suelo

Los árboles previenen la erosión debido a que mantienen la humedad del suelo. Lo hacen por medio de sus raíces, que profundizan en el mismo. De esta manera, la planta no sólo se mantiene bien anclada, reduciendo el peligro de que el viento pueda sacarlas, sino que además, impide que el terreno acabe sin vida.

En principio cualquier árbol que no requiere suelos fértiles y que mida alrededor de 2m de altura sirve. Por lo general, no se deben poner frutales, pues ellos necesitan un terreno muy fértil para que sus frutos maduren.

Se deben sembrar en aquellas áreas en donde la erosión sea una fuerte amenaza, como las pendientes o las zonas abiertas que no tengan nada que pueda evitar el viento y también alrededor de todo el perímetro del área. Pero, si deseas que tu suelo no termine  erosionado, se recomienda sembrar arbustos y/o flores alrededor de los árboles. Así además, se logra un jardín espectacular.

La erosión es ocasionada por el desgaste del suelo del viento y de las lluvias. Cuando no hay recubrimiento vegetal, los rayos del sol chocan directamente sobre él, el viento se lleva consigo los pocos nutrientes que le quedan y cuando llueve de forma torrencial, podemos tener un área completamente inundada. Por lo que se aconseja, sembrar árboles si se vive en un territorio con este tipo de problemas.

 

Otros importantes usos de los árboles y plantas

Otros usos importantes de los árboles y plantas son:

  • Reducen la contaminación acústica
  • Nos protegen del sol y nos refrescan
  • De ellos extraemos la madera
  • Embellecen el paisaje
  • Son el hogar de muchos animales e insectos

Curiosidades de los árboles

  • La planta más alta del mundo es una Sequoia, a la que denominaron Hyperion y está ubicada en el Parque Nacional de Redwood, en California. Tiene una altura de 115’54 metros.
  • La que ha alcanzado más años de edad, es el Pinus longaeva.
  • Se han hallado restos de árboles que duraron 7 mil años de edad, aunque lo más normal es que vivieran 3 mil años. A pesar de todo, logran vivir mucho más que cualquier otro ser vivo.
  • Un árbol que existía antes de los dinosaurios, es el Ginkgo biloba. Apareció en la Tierra hace 270 millones de años.

Los 22 beneficios principales de los árboles

Aquí tiene las mejores 22 razones, que muestran la importancia de los árboles para plantar y cuidar árboles o defender la importancia de los árboles

  • Los árboles combaten el cambio climático
  • Los árboles limpian el aire
  • Los árboles proporcionan oxígeno
  • Los árboles refrescan las calles y la ciudad
  • Los árboles conservan energía
  • Los árboles ahorran agua
  • Los árboles ayudan a prevenir la contaminación del agua
  • Los árboles ayudan a prevenir la erosión del terreno
  • Los árboles proporcionan alimento
  • Los árboles sanan
  • Los árboles reducen la violencia
  • Los árboles marcan las estaciones del año
  • Los árboles generan oportunidades económicas
  • Los árboles son maestros y compañeros de juego
  • Los árboles reúnen grupos diversos de personas
  • Los árboles aumentan la unidad
  • Los árboles proporcionan sus copas y un hábitat para la vida silvestre
  • Los árboles bloquean las cosas
  • Los árboles proporcionan madera
  • Los árboles aumentan el valor de la propiedad
  • Los árboles aumentan el movimiento comercial
  • Los árboles protegen a los niños de los rayos ultravioletas

Si te gustó lo que aprendiste con este artículo, te recomiendo leer:

(Visited 477 times, 1 visits today)

Deja un comentario