¿Conoces los claveles del aire? Descubre todo sobre ellas aquí

Los claveles del aire, son unas plantas que tienen hábitos de crecimiento de tipo epifitas. Es originaria de las regiones desérticas aunque también se pueden encontrar sus variedades en bosques y montañas. Este género comprende unas 650 especies aceptadas formalmente.

Descripción de los Claveles del aire 

Los claveles del aire tienen como nombre científico Tillandsia, un género de plantas mayormente del tipo epifitas, que comprenden más de 650 especies aceptadas, formando parte de la familia botánica de las Bromeliaceae. (Ver articulo: campánula portenschlagiana)

Es originaria del continente Americano, teniendo la distribución de sus especies por varias regiones de Sudamérica y Centroamérica, y también hacia el Norte, en países como México y los EEUU, estableciendo como su hábitat natural, los desiertos, bosques y montañas.

Los claveles del aire son conocidos popularmente con el apodo de “la planta azul”. Por ser del tipo epifitas, estas plantas enraízan sus raíces a los arboles que utilizan como huésped. A través de sus hojas y raíces, van tomando el agua y los nutrientes que necesitan para poder crecer y desarrollarse normalmente, extrayendo todos estos componentes del aire y el ambiente.

Los claveles del aire o las especies de Tillandsia, crecen sobre otras plantas o árboles, cuando se creían dentro de la naturaleza. También existen algunas de sus especies que tienen hábitos de crecimiento como plantas litófitas, lo que quiere decir, que crecen sobre rocas, hojas secas, entre otros. Cabe destacar que de este género, son pocas las variedades que crecen directamente en la tierra, pero si las hay.

Es una planta que se distingue por su singular belleza y extraña rareza, que la hacen una especie única en su estilo, que la hacen muy llamativa. Los claveles del aire o tillandsia, tienen unos cuidados muy sencillos, por lo que la hacen una buena opción para que cualquier persona pueda tenerla, a pesar de que tiene fama de ser una planta muy delicada.

Son las plantas ideales para decorar especias como balcones y terrazas, aunque también puede servir para decorar los espacios de interiores en el hogar. Al igual que otras plantas epífitas, los claveles del aire no necesitan de sustrato para vivir, pero sí de la presencia de un clima húmedo, esto debido a que son plantas nativas de bosques con climas tropicales.

Variedades

Los claveles de la aire pueden dividirse en dos variedades: Tillandsias verdes y Tillandsias grises. Las especies verdes, tienen entre sus necesidades, el requerimiento de la presencia de un clima templado y lluvioso.

En cuanto a la ubicación de sus sembradíos, pueden ser regiones con iluminación de semi sombra o  sombra, ya sea que este sembrada en la tierra directamente, o posada sobre la estructura de algún árbol dentro del bosque. Las variedades verdes carecen de tricomas.

En contraste con esta variedad, las tillandsias grises en su mayoría, se desarrollan en áreas sub húmedas o sub áridas, con manifestación de niveles altos en la humedad que se presenta en el aire. Se encuentran posadas sobre los arboles, específicamente en la parte más alta, desde donde puede disfrutar mejor de la exposición a los rayos del sol.

Los tricomas, son una especie de pelitos complejos, que se generan por la epidermis de las hojas, y se van muriendo instantáneamente. Las células muertas contentivas dentro de los tricomas, se van llenando de aire, reflejando así una luz, que se termina por mostrar esa apariencia blancuzca.

Cuantos más, o más grandes tricomas posea, la planta será entonces más blanca. El agua con que se llenan estos tricomas es absorbida de la humedad, por lo que la planta se observa con un color verde, pudiendo entonces recibir mayor cantidad de luz. Al secarse la planta, retorna al color grisáceo nuevamente.

Los tricomas, no solo pueden succionar agua, también también adquieren un tipo de resguardo contra los rayos del sol y la transpiración. Con el empleo de este recurso, las plantas que carecen de raíces, pueden absorber gotas de niebla o de lluvia, cubriendo con ello sus necesidades de agua. En cuanto a los nutrientes, también los obtienen en pequeñas porciones contenidas en el polvo que llevan las corrientes del viento, de las hojas secas, entre otros.

Cultivo

Los claveles del aire, tienen como preferencia la luz del sol pero que les pegue de manera indirecta o difusa, especialmente en el transcurso de la temporada de verano, ya que de lo contrario, la acción directa del sol, dañaría las hojas. Solo en temporadas de invierno, esta planta puede recibir el sol de manera directa pero siempre con sus precauciones en cuanto a los lapsos de tiempo.

Si los cultivos están ubicados en el interior, deben ser colocados cerca de una ventana donde les de la luz del sol, aunque por lo general, prefieren estar al aire libres. El espacio donde sean sembradas sus especies debe contar con suaves movimientos de aire fresco. Una vez que se siembran, deben dejarse empapadas de agua, siempre y cuando aun no pase por su proceso de floración.

Los cultivos deben ser regados con frecuencia cuando los ambientes sean cálidos y secos, aunque deben dejarse secar entre los periodos de riego. En el transcurrir de la temporada de verano, deben rociarse con agua vaporizada, una vez al día, y en las épocas de invierno y otoño tres veces a la semana.

Se debe tener la precaución de sacudir la planta para eliminar el exceso del agua, evitando con ello que se pudra. Las plantas que ya han florecido, son más susceptibles a la podrirse con los excesos de agua, por lo cual no deben ser empapadas.

En cuanto a la temperatura, la ideal para este tipo de cultivos es de 32 grados centígrados, a 10 °C. Cabe destacar que los claveles del aire son susceptibles a las heladas, a excepción de la especie más robusta, denominada con el nombre de T. usneoides, la cual pueden soportar heladas hasta de -10 grados centígrados.

En referencia con el abono y los fertilizantes, estas plantas deben rociarse una vez, cada dos semanas, durante las temporadas de primavera y verano; y una vez cada cuatro semanas, en las épocas de invierno y otoño. (Ver articulo: Las asclepias tuberosas)

La aplicación del fertilizante debe ser diluido en agua. Estas plantas son cultivadas gracias a la proyección que da su aspecto general y no solo por la imagen de sus flores, a pesar de que cuenta con algunas especies que tienen flores muy impresionantes.

Estas plantas tienen la particularidad de que el color de sus hojas es cambiante, pasando de verde a rojo. Los claveles de aire son plantas monocárpica, lo que quiere decir, que producen flores solamente una vez, antes de morir, pero, las plántulas que nacen alrededor de la planta florecida, continúan vivas.

Reproducción

Los claveles del aire o tillandsias le deben su nombre a Elias Tillandz, un reconocido médico y botánico de origen finlandés, teniendo como nombre común musgo, que en español es «paistle». Estas especies tienen dos formas de reproducirse: a través del sistema de semillas y por polinización.

Por lo general, esta planta se autofecunda, pero cuando no lo hace, el polen tiene que provenir desde otra planta, pero de la misma variedad. En el caso de la técnica por esquejes, luego de que la planta florece, se formarán unas plántulas o también llamados «hijuelos», que emergerán en los alrededores de la planta madre.

Estos se tomaran y se van a resembrar para la formación de nuevas plantas. Deben esperarse lo más que pueda, ya que la planta, los sigue desarrollando a su alrededor, formando una especie de colonia.

Propiedades medicinales

Los claveles del aire cuentan con ciertas propiedades medicinales, por lo que muchas personas lo utilizan como ingrediente para los remedios caseros. El modo de consumo es a través de la preparación de infusiones, las cuales, ya dentro del organismo, actúan como un antiespasmódico. (Ver articulo:

De igual manera, también se utiliza en goteros para aplicarlo en los ojos con la finalidad de combatir infecciones oculares. También, ayuda a limpiar el tracto digestivo actuando como un depurativo, moderando la retención de líquidos y hasta sirve para estimular el apetito.

De la planta se utilizan las flores y las hojas para la preparación de las infusiones y los extractos, que son comercializados en el mercado, bajo la denominación de flor clavel del aire o popularmente conocidas como las flores de Bach. (Ver articulo: beneficios de la pasiflora)

claveles del aire

Otras propiedades medicinales que se le acreditan a esta especie, es como calmante, contribuyendo en el control de la ansiedad y otros derivados del estrés. El extracto de los claveles del aire son empleados como purgante y diurético, siguiendo como indicaciones la toma de tres gotas diarias, en lapsos de cada 6 horas.

A esta planta se la han atribuido propiedades capaces de mejorar la memoria y el poder de concentración. Existen especies de los claveles del aire que han sido estudiados con referencia al  uso médico contra enfermedades malignas como el caso de tumores y hasta de sida. De igual manera, se le acreditan propiedades antidiabéticas, para poder contrarrestar afecciones de la piel y calmar dolores intensos.

Los usos medicinales de esta planta siguen siendo sorprendentes, evidenciándose en la infusión de sus hojas, la cual es empleada para luchar la retención de líquidos y el estreñimiento al tomar el té, que es preparado con sus hojas. Sirve además para no engordar, ya que actúa como un depurativo.

Cuidados

Los claveles del aire son unas plantas extremadamente versátiles, pudiendo disfrutar de su belleza suspendidas adornando cualquier espacio, y también estando plantadas en los jardines o patios de las casas. Sus raíces actúan como especie de pequeños ganchos, con los cuales se adhiere sin ningún problema a cualquier superficie de arboles, tierra e incluso sobre roca.

Pueden plantarse en recipientes de material de cristal, macetas, floreros u otros jarrones, pero siempre y cuando presenten las condiciones que le permitan a la planta, poder tomar el aire que necesita y que extrae por lo general del medio ambiente.

A pesar de ser una planta de fáciles cuidados, también tiene algunos que son muy precisos debido a las condiciones que presenta su hábitat de origen. Por ejemplo, la luminosidad, que es uno de los cuidados de los claveles del aire considerados como vitales para esta planta, ya que es una especie tropical.

claveles del aire

Sin embargo, debe recibir los rayos de sol de manera moderada, ya que una exposición directa, podría quemar sus hojas, por lo que hay que tenerla en constante observación, en especial durante la temporada de verano. En el caso de que la planta este dentro de espacios de interiores, debe ser ubicada en una zona que cuente con suficiente iluminación.

Un elemento importante que se destaca entre los cuidados de los claveles del aire, es la temperatura, ya que a pesar de ser una planta que es apta para estar tanto en sitios de interiores como de exteriores, se deben tomar en cuenta ciertos detalles.

Por ejemplo, si en la región donde está creciendo la planta es de clima húmedo y templado, la planta puede permanecer en el exterior durante todo el año. Bajo estas condiciones, la planta crecerá vigorosa pero lentamente.

Si por el contrario, la planta es para adornar los espacios de interior, deberán ser ubicadas en sitios que reciban buena ventilación y donde estén alejadas del calor. Los niveles de la humedad también es otro elemento considerado como imprescindible dentro de los cuidados de los claveles del aire.

Al ser una planta tipo epífita, esta especie tomara sus nutrientes de la atmósfera, por lo que parte de sus cuidados, es poder procurarles un alto nivel de humedad en el ambiente. Hay que tomar precauciones con este respecto, si la zona donde habitan es de climas secos.

Una forma de ofrecerle los altos niveles de humedad a los claveles del aire es brindándole a la planta una pulverización diaria, durante el transcurrir de los meses de calor; y en la temporada de invierno, se le puede realizar una, con intervalos de dos a tres días.

Una recomendación para las temporadas de calor o durante el verano, es sumergirla en agua, pero luego, sacudirla par que el agua no se le quede acumulada entre sus hojas, pues el exceso de agua puede ocasionarle serios daños. El agua de lluvia es la ideal para el riego.

De igual manera, la aplicación de un abono específico, es importante dentro de los cuidados que deben tenérsele a los claveles del aire. Tanto el abono como el fertilizante, debe aplicársele en la época de primavera y con regularidad, mas tiene que ser uno especifico para este tipo de plantas. Con esto, la planta se mantendrá nutrida, en ausencia del sustrato.

De utilizar otro tipo de fertilizantes que no sea el adecuado, se puede correr el riesgo de quemar la planta. En cuanto a enfermedades y plagas, los claveles del aire se muestran como una plantan resistente a estos ataques.

El verdadero riesgo que corren estas especies, se presenta con respecto al frío y las fuertes heladas. Por ser una planta de origen tropical, es super sensible al frío, por lo que no soporta las temperaturas que sean menores a los 10 grados centígrados.

Si los sembradíos de claveles del aire se tienen en el exterior, se recomienda meterlos dentro de la casa, al llegar la temporada del invierno. En cambio, el calor si lo tolera, pero hasta cierta temperatura de unos 30 grados centígrados. Pueden realizársele podas pero solo como mantenimiento, y una vez pasado su proceso de floración.

Curiosidades

En torno a los claveles del aire se torna una historia cargada de una fama de mala suerte, la cual se ha creado a través de todos los tiempos y que ha trascendido las tradiciones, las creencias, leyendas y otros aspectos ligados a esta especie.

Tradicionalmente, las plantas siempre han guardado un contenido de misterio, significados e influencia en el comportamiento del ser humano, y esto no ha cambiado ni con el paso del tiempo. Dentro del Feng Shui, siempre se han dado instrucciones de donde ubicar las plantas para atraer la buena suerte, y también para eliminar las malas vibras.

En el caso específico de los claveles del aire, esta planta es muy recomendable para habitar dentro de los hogares, gracias a su fácil cultivo y pocos cuidados, además de la facilidad que presenta a la hora de adherirse a cualquier tipo de superficie.

Más sin embargo, sobre los claveles del aire pesa una mala fama, por lo que no se recomienda tenerla dentro de las habitaciones, ya que según el dicho, estas plantas absorben la energía positiva que existe en el ambiente, y atraen grandes cargas negativas que no se queda solo en el espacio, sino en todo el que habite en el.

claveles del aire

(Visited 443 times, 1 visits today)

Deja un comentario