Aprende cómo realizar la poda del albaricoque, aquí

El albaricoque es una de las especies  frutales más deliciosas que existen; sin embargo su cultivo debe tener ciertos cuidados para su correcto desarrollo. En este artículo te contaremos todo lo que necesites saber sobre la poda del albaricoque, su planta y estimular su crecimiento.

Poda del Albaricoque

¿Cómo realizar la poda del albaricoque?

Esta planta está caracterizada por ser un árbol frutal, con una altura promedio de 6 metros aproximadamente. Tienden a ser muy frondosos y por ello se acostumbran cultivar con una distancia aproximada entre ellos, de 4 metros en cada plantación. El fruto de la planta se puede observar los meses de primavera y otoño en su consumo se realiza tanto crudo como cocido.

Sin embargo, mantener en buen estado la planta de albaricoque requiere de ciertos cuidados como lo es la poda. Realizar de forma regular y correcta esta técnica, nos permitirá tener mejores cosechas de su fruto y una planta saludable por un tiempo mayor.

La intención de la poda, es muy importante en todos los sentidos partiendo desde la finalidad de su comercialización hasta la posibilidad de hacer que crezca en un pequeño huerto doméstico, en donde podamos disfrutar de sus dulces frutos. En esta sección del artículo, te contaremos cómo realizar esta técnica y cuál es su objetivo principal.

Finalidad de la poda

Podar la planta de albaricoque es muy importante, ya que permitirá que haya abundancia en sus frutos y que la especie pueda desarrollarse correctamente. En ese sentido, para lograr un crecimiento correcto de la planta de albaricoque debemos extraer las ramas viejas o las que en peor estado se encuentren a través de la poda. De igual manera, es ideal podar también las ramas que estén demasiado juntas.

En los arbustos de albaricoques ya maduros, se recomienda realizar la poda durante la primavera, esto con el fin de no afectar los brotes que se encontrarán aún cerrados y se podrán cortar las ramas laterales; permitiendo que se estimule el crecimiento de las ramas más nuevas. En la época de verano, lo ideal es realizar la poda de la planta de albaricoque  en aquellas ramas que se encuentren hacia el interior o abajo.

Algunas técnicas en la poda del albaricoque

La planta de albaricoque es una especie que requiere podas regulares y que su principal objetivo es lograr estimular el crecimiento de la misma. La poda nos permite controlar la producción de la fruta, a través de la elección de las nuevas ramas. En esta sección del artículo te contaremos sobre algunas técnicas para la poda del albaricoque, que te ayudarán a estimular el crecimiento de la planta y sus frutos.

La poda de formación

Poda del Albaricoque

Es aquella que se realiza cuando el árbol es muy joven y se hace con el fin de fortalecer el tronco y sus ramas. La poda de formación en la planta de albaricoque nos ayudará a tener una estructura robusta del cultivo. Es así, cómo se logra que la planta sea resistente y disminuya las necesidades de poda cuando el albaricoquero se haga adulto. Es una de las más importantes y nos ayudará a tener un arbusto mucho más resistente.

El primer año

La poda de formación del primero año de la planta de albaricoque, se debe realizar en las ramas principales y en ningún momento se modificará su altura. Durante este tiempo, se busca que la distribución de la planta sea lo mas homogénea posible y que su desarrollo siga una constante mensual de 20 a 25 centímetros. La poda durante el primer año ayudará a brindar resistencia a la planta, cuando llegue a la etapa de maduración.

Después del primer año
Posterior al primer año, la poda del albaricoque es mucho menos frecuente que al inicio. En esta etapa, se busca proteger los brotes de las ramas y respetar la poda del año anterior, esto con el fin de estimular el crecimiento de la planta y asegurar que obtenga la mayor cantidad de aire para su desarrollo. En estos casos los brotes, deben continuar creciendo con una distancia de 25 centímetros de longitud.

Poda de fructificación

Durante la etapa de las frutas, podar la planta de albaricoque resulta más sencilla. En este caso, durante la poda se debe retirar las ramas muertas, defectuosas o heridas, simplemente aquellas que se consideren hayan tenido un daño. La poda es mucho más moderada durante esta etapa y consiste principalmente en tener el equilibrio de sus ramas, haciendo que se estimulen el nacimiento de nuevas para que fructifique en el año siguiente.

Esta es una de las podas más importantes, pues la planta de albaricoque tiene como función principal de cosecha la calidad de sus frutos. Los albaricoques son muy apreciados en todo el mundo por ser una fruta exótica, de un sabor único y preferido por muchas personas, para la realización de mermeladas y alimentos. Cuando se realiza la poda, durante la etapa de fructificación se busca limpiar ramas que permitirán nacer otras para la siguiente cosecha.

Poda de rejuvenecimiento

Cuando la planta de albaricoque supera los 20 años, se encuentre totalmente disminuida en frutos y tamaño. Por ello, se sugiere realizar esta poda con el fin de restablecer el vigor de la planta. Es importante mencionar que, en la planta de albaricoque ocurren muy fácilmente los brotes, por lo que este tipo de poda le resulta favorable. No obstante, se deben tener en cuenta algunos criterios como los que mencionamos a continuación.

Plantación en un estado de envejecimiento límite

Esto se trata cuando el cultivo del albaricoque representa una producción de frutos muy baja. Esto se debe a que, las podas de los años anteriores han afectado directamente sus troncos y ramas, disminuyendo así la capacidad de circulación de su savia y su crecimiento se ha tornado muy débil.

Albaricoque con un grado de endurecimiento medio
En este caso, la planta de albaricoque tiene una capacidad limitada de formación de nuevas ramas. No obstante, la edad de la planta nos permitirá realizar algunas podas durante la época de invierno. Así mismo, la poda consiste en reducir las ramas para que se produzcan nuevos brotes y estimular la producción de todos las partes de la planta de albaricoque.

Albaricoques de variedades vigorosas o de porte muy erecto

Esta poda se realiza cuando la planta es afectada en su estructura y la producción de su fruto sólo se realiza en la parte más alta del arbusto. En estos casos, la poda se debe realizar durante el período de vegetación y se trata de seleccionar las ramas chupones, las cuales se verán forzadas a torcerse y a emitir los brotes en las zonas con menos producción.

Poda de limpieza

Esta es el tipo de poda más frecuente que se realiza en todas las especies frutales y la planta de albaricoque no es la excepción. Pues así mismo, se realiza durante todos los años del árbol y consiste en retirar las ramas secas de forma regular. Durante, la época de invierno la poda de limpieza permite que la planta de albaricoque no produzca ramas muy grandes.

Las podas de limpieza son fundamentales para mantener saludable la planta de albaricoque, así como también cualquier especie frutal. Su regularidad permite que, el cultivo pueda ser observado y evitar que sea afectado por plagas e insectos frecuentes en este tipo de plantaciones.

Podas excepcionales

Este tipo de poda está caracterizada en eliminar las ramas de la parte superior de la planta de albaricoque. Digamos que esta clase no es muy frecuente y consiste en eliminar las ramas dañadas y en ocasiones se retiran todas, dejando sólo en tronco con el objetivo de que brote nuevamente, pero de forma saludable.

Es importante destacar que, las podas excepcionales como su nombre lo indica no se realizan con frecuencia y sólo se hacen cuando la vida de la planta lo necesite. Generalmente, en estos casos nos encontramos con plantas de albaricoque que se encuentran casi muertas y que sólo una poda de este tipo permitirá que pueda sobrevivir. Se puede decir que, es una técnica decisiva de vida o muerte de la plantación.

¿Cuándo efectuar la poda?

La poda del albaricoque se recomienda hacer durante la etapa del invierno, pero se debe tener en cuenta no hacerlo durante días muy fuertes de frío, ya que esto dañará a la planta y a sus cortes dentro de la madera. Es importante mencionar que, se debe evitar en todo momento los desgarros, ya que pueden afectar notablemente la planta. Se recomienda desinfectar todas las herramientas de cortes antes de comenzar la poda del albaricoque.

Herramientas para poda del albaricoque

Para realizar la poda se necesitan algunos objetos que permitan realizar adecuadamente esta técnica de mantenimiento de planta. La elección de ellas va depender directamente del tipo de poda que se lleve a cabo; así como también para controlar el crecimiento en caso de los árboles frutales.

Las principales herramientas son las tijeras de podar, el serrucho, moto-sierra, las escaleras, cascos, guantes, entre otros. Se sugiere desinfectar todos estos objetos con el fin de no transmitir algún tipo de enfermedades; este proceso debe realizarse antes de comenzar la poda y cada vez que se realice un cambio de planta.

¿Qué son los dardos, las brindillas y los ramos mixtos?

Los dardos son especies caracterizadas por tener una forma puntiaguda y ser muy pequeñas. Esta parte de la planta permite que se produzcan ramas resistentes con frutos. Su función es esencial y se recomienda no eliminarlos, a menos que esté en una zona que dañe la planta del albaricoque.

En el caso de las brindillas, nos encontramos con brotes muy delgados y cortos que al pasar el primer año se convierten en ramos de flor y estimulan la producción de frutos de calidad. Finalmente, los ramos mixtos de la planta de albaricoque son brotes largos y fuertes que pueden llegar a medir hasta 3 metros aproximadamente, en un solo año; pues son los encargados de dar mayores frutos de calidad.

Cuidados del albaricoque

Una planta de albaricoque no sólo requiere de una buena poda, también hay que tomar en cuenta ciertos aspectos que favorecerán su desarrollo. En esta sección del artículo haremos un recorrido por todos estos aspectos que debes contemplar antes de cultivar una planta de albaricoque.

Ubicación

La planta de albaricoque prefiere las zonas con clima frío, ya que sus flores tienen la capacidad de soportar corrientes de aire heladas. El tronco por su parte puede soportar climas más templados, lo cual no ocurre con mucha frecuencia en temperaturas mediterráneas.

Suelo

En relación al suelo, la planta de albaricoque prefiere suelos cálidos, secos y profundos; de allí surge su necesidad de terrenos permeables. Por otra parte, debe existir un buen sistema de drenaje, ya que de haber aunque sea un mínimo estancamiento de agua se puede ver perjudicada la planta de albaricoque.

Flores

Las hojas del albaricoque son muy largas y pueden llegar a medir hasta 10 centímetros de longitud y 8 centímetros de ancho. Generalmente, las flores nacen de forma solitaria aunque se pueden observar en grupos muy reducidos. Sus frutos son pequeños, de color amarillo o anaranjado y su sabor es muy dulce.

Riego

Una de las características más relevantes de la planta de albaricoque tiene que ver con su riego, pues apenas es sembrada debe realizarse la primera hidratación. Esto se realiza con el fin de mantener la zona húmeda y evitar las bolsas de aire en sus raíces. Así mismo, las plantas de albaricoque que se encuentren con su raíz muy profunda no deben regarse a menos que estén pasando un período largo de sequía.

Fertilización

Es importante, el aporte de minerales y nutrientes en el suelo donde se va desarrollar la especie de albaricoque. Lo más común en estos casos está relacionado con residuos vegetales y abonos del tipo orgánico.

Trasplante

En caso de necesitar hacer un trasplante de la planta de albaricoque, se debe tener en cuenta la instalación de un buen drenaje. Además, se recomienda tener la planta libre y evitar el roce con alambres para evitar que se puedan reproducir enfermedades en el albaricoque.

Recolección

Generalmente la etapa de recolección de las frutas de albaricoque se realiza días antes de la etapa de maduración y luego de que se almacene en frío, se procede a trasladar hasta los lugares de su comercialización.

Plagas

Las plagas son un verdadero problema en el albaricoque, ya que su presencia puede resultar perjudicial en la producción de sus frutos. En esta sección del artículo podemos contarte sobre algunas de ellas, como los pulgones, las cuales son las más frecuentes en el cultivo y que se encargan de chupar toda la salvia de la planta . Están caracterizados por ser de color verde y algunas especies tienen alas.

La planta de albaricoque, también es afectada por escarabajos como el conocido «xyleborus dispar» el cual posee una longitud de 3 milímetros y son de color negros. Estos insectos se presentan dos veces al año, la primera de ellas es dejan sus larvas, las cuales se introducen en el tallo y habitan en la superficie de la corteza. Su comunidad es en grupos y su daño principal es afectar la corteza.

Vídeo explicativo poda de albaricoque

En el siguiente vídeo podrás conocer un poco más sobre la poda de la planta de albaricoque, así como también otros aspectos relacionado a este tipo de cultivo.

Poda de albaricoque

Si te ha gustado este artículo, descubre más en:

(Visited 825 times, 1 visits today)

Deja un comentario