Repilo del Olivo: Prevención, Control y Solución

El Repilo del Olivo es una enfermedad que se da en los olivos a causa de la presencia de un hongo que ataca principalmente las hojas haciendo que aparezcan manchas circulares en ella, pero si quieres conocer más de esta enfermedad, te invitamos a que leas nuestro artículo el cual está muy interesante.

repilo del olivo

Descripción del Repilo de Olivo

Su nombre científico es Cycloconium Oleaginea, y es una enfermedad de mucha importancia en los olivares europeos y que se ha extendido ampliamente en toda España, es un hongo que se instala en las hojas de la planta y que puede llegar a producir defoliación y pérdida de la masa vegetal. Se puede describir de la siguiente manera:

  • Causa lesiones en los haces de las hojas, en forma de manchas circulares
  • Los diámetros van desde milímetros hasta un centímetro.
  • Los colores son variados y se pueden mezclar entre pardos, amarillos y verdes.
  • En enfermedades avanzadas de repilo las manchas se ponen de color negro y se cubren de conidias.
  • El revés de las hojas no se ven las manchas.
  • En los nervios centrales se pueden ver partes de un largo variable de color negro por el ataque del hongo.
  • Una vez que ataca todo el árbol hace que este se debilite y que disminuya la productividad.
  • Es difícil de atacar en cuanto a los tratamientos.

¿Cómo y cuándo aparece el repilo en el olivar?

Al ser un hongo que puede sobrevivir bajo condiciones difíciles, es también de fácil propagación. Logra vivir en las hojas que se han caído de la planta de olivo y que están en el suelo, por este motivo se puede propagar durante todo el año, aunque hay temporadas en que su infección es más evidente que en otras. La temporada de mayor abundancia de repilo es entre septiembre y noviembre y en febrero hasta abril, por lo que deben usarse tratamientos en esas épocas para tratar de eliminarlo.

Para que aparezca o germine solo necesita tener agua, sobre todo la humedad que se encuentra en las hojas, logra sobrevivir entre los 8° centígrados y los 24° C., pero se desarrolla óptimamente entre los 20°centígrados.

En buenas condiciones de clima el hongo pasa del micelio a la hoja y entra en su epidermis, desarrollándose intra e intracelularmente, de igual manera pasa en la época lluviosa. Una vez allí las conidias comienzan a mostrarse en las hojas a través de manchas circulares o cloróticas. En las lluvias el repilo se propaga más rápidamente sobre todo en las partes inferiores de los olivos.

repilo del olivo

Síntomas y daños del repilo de olivo

Su síntoma más evidente es la mancha circular que sale en el haz de las hojas, además de tener un color que llama la atención, después se formará el halo amarillo y la parte central de la hoja también se pondrá de ese color.

Al formarse las conidias el halo se pondrá más oscuro. Este también se puede manifestar en el peciolo de las hojas, que es la parte que une la fruta a la rama, pero en ellas es más oscura y alargada, esta hace que el pecíolo se debilite y que termine cayendo al suelo. Los daños más apreciables son:

  • Las hojas atacadas se comienzan a caer antes de tiempo aun si no tienen los síntomas antes señalados.
  • Al caerse hace que el olivo se debilite y se pierda la cosecha.

Tratamiento del repilo de olivo

El tratamiento del repilo de olivo se han determinado y autorizado los siguientes productos: Bentiavalicarb Isopropil al 1,75% + Mancozeb al 70%, Difenoconazol del 1,67% al 25%, Dodona al 40%, Hidróxidos Cúpricos, Kresoxim-Metil al 50%, mancozeb, Oxicloruro de Cobre, Oxido Cuproso, Sulfato Cuprocálcico, Sulfato de Cobre, Tebuconazol al 20% y Trifloxistrobin al 50%.

Cuando se usen cualquiera de estos medicamentos se debe saber cuál es su uso, por lo general se usan después de recoger la cosecha y cuando esta finalizando el invierno, para que cuando comience la próxima campaña de olivo ya estén curados. Pero cuando hay zonas que son más sensibles a la infección en el periodo de lluvias se deben hacer nuevos tratamientos.

Cuando echar cobre a los Olivos: después que se haga el periodo de poda para sellar los cortes de la tala y evitar que el hongo penetre. Algunos de los tratamientos que se mencionaron son solo para la prevención y no terminan curando la planta, por eso se deben colocar mas en las partes inferiores de los árboles en donde este se fija con mayor rapidez. Otros prefieren usar más los fungicidas en el otoño y fines de invierno para prevenir, deben seguirse las indicaciones al puede de la letra.

Consejos en la aplicación de cobres y productos fitosanitarios

Como son medicamentos se deben tener en cuenta algunos consejos para proceder a su aplicación en los olivares entre ellos tenemos:

  • Saber cómo mezclar los productos fitosanitarios y cuál es su nivel de seguridad y sus dosis.
  • La presión atmosférica para hacer la aplicación no debe ser mayor a 40 atm.
  • En verano no hay mucha actividad del repilo ya que la humedad es poca y la temperatura es alta.
  • La poda es necesaria ya que ella permitirá que las partes del interior del árbol se ventilen y reduzca la reproducción del hongo.
  • Si se usan abonos nitrogenados de cualquier tipo estos aumentan la probabilidad que el hongo se desarrolle.

Tratamiento ecológico del repilo de olivo

Hay varias técnicas ecológicas para tratar el repilo y evitar su capacidad de propagación la cual es muy rápida, una de ellas es mantener una buena ventilación, evitar la acumulación de humedad en hojas y ramas, que es el ambiente donde prolifera, por eso la segunda opción es la poda de las ramas.

También se pueden hacer selección de plantones que sean más resistentes al repilo tales como la variedad picual, hojiblanca, manzanilla, acebuche, gordal, cornicabra o lechín. Una buena selección de material vegetal, poda y control del abono nitrogenado, son buenas opciones, de lo contrario se deben usar los tratamientos con fungicidas como el tratamiento con cobre.

Una complicación más el Repilo plomizo

Esta es una nueva variedad de repilo que es causado por el hongo Cercospora Cladosporioides, y tiene varias diferencias con el repilo común y la antracnosis. Se le conoce mejor como cercosporiosis y está radicado en todos los olivares tanto en España como en el resto del mundo. Los daños que ocasiona se parecen mucho a la clorosis que es la decoloración de las hojas por quelatos de hierro.

También se le llama «mal del plomo» en Italia, el hongo que lo produce fue determinado en 1925, en Sanlúcar la Mayor. En 1941 atacó en California, en 1952 en Italia nuevamente, y el 1963 en Portugal. Para 1968 ataca en España causando graves daños en todos los olivares sobre todo los de Sevilla, Córdoba, Málaga y Jaén

Su fuente principal de ataque sin las hojas, aunque a veces toca sus frutos al principio las hojas sanas y enfermas no se reconocen a menos que se observen detalladamente por la coloración del haz y el color ceniciento del del envés de las hojas.

No es fácilmente detectable ya que cuando se notan los síntomas ya es que la infección ha avanzado mucho y las manchas ya se han difuminado en las hojas con la característica de un color plomizo, las hojas se caen prematuramente, y traen una fuerte depresión o debilitamiento del árbol de olivo haciendo que los frutos maduren de la manera incorrecta y ataca en la época de otoño.

Al tener un período de infección muy amplio, no se sabe cómo se comporta en el campo, ya que puede permanecer inoculando durante bastante tiempo. La temperatura adecuada para su vida es entre los 12 y 28 grados centígrados, se debe tratar con fungicidas en los períodos de mayor incidencia, sobre todo en octubre para darle protección a las hojas y otro en febrero o marzo. se pueden ligar los fungicidas con tratamientos cúpricos para aumentar la potencia del tratamiento como tal.

Medidas preventivas y culturales

Este hongo causa muchos problemas a los dueños de olivares ya que baja la calidad de la producción de aceitunas. Las mejores medidas consisten en:

  • Mantener una buena ventilación sobre todo en las copas de los olivos y que así entre aire y luz.
  • Poda selectiva y la plantación evitando la densidad para evitar humedad. Recuerde que este hongo necesita de buenas temperaturas, cálidas y un grado de humedad para reproducirse, y en cuanto estas condiciones varían, no se muere solo queda latente para cuando el cambio de clima le sea favorable volver a atacar las plantas.
  • Equilibrar el abono nitrogenado
  • Evitar que el suelo no tenga potasio
  • Elegir olivos que sean poco apetecibles al hongo.

Debe recordar que el periodo de su ataque es muy amplio abarca varios meses que van desde otoño hasta primavera. Con una simple niebla, el rocío de la mañana y la acumulación de agua de lluvia son detonantes para que el hongo prolifere. Todas las variedades de olivo son propensas a sufrir de estos ataques de repilo, en mayor o menor grado.

Las variedades que resisten el repilo son las leccino, Megaritiki y Picudo de Montero, y las más resistentes son la Galeta vulgar, Lechín de Sevilla, Frantoio, Farga, Cipresino, Arbosana y Villalonga. Destacamos que el que sea más resistentes no implica que no estén propensas a su ataque. Lo primordial es no usar en exceso los abonos nitrogenados.

Otros temas de interés para ti:

(Visited 156 times, 1 visits today)

Deja un comentario