Amarilis: Origen, Significado, Cuidados y Reproducción

El amarilis o como también se le conoce amaryllis o amarullis, cuyo nombre científico es Hippeastrum spp., es una planta bulbosa que tiene más de 70 especies y que es nativa del continente americano, donde se puede ser vista desde zonas caribeñas hasta los países Argentina y Chile.

Amarilis

Cuidados de la planta amarilis o amarullis

A continuación un serie de consejos para el cultivo, cuidados y reproducciòn de la plantas amarilis.

Ubicación y luz

El amarilis es una planta que proviene de un entorno tropical. No obstante, no debe estar en la exposición directa a los rayos del sol, debido a que podría secar sus hojas y flores. Si se coloca dentro de la casa, lo más indicado será colocarla en un lugar cercano a una ventana, de tal modo que reciba mucha luz pero que esta no sea directa de los rayos del sol.

Riego

Con relación al riego, es relevante que el amarilis tenga un suelo húmedo de forma habitual, aunque no se debe dejar que el agua se estanque, debido a que esto podría hacer que se pudriera el bulbo. En tal sentido, lo más aconsejable es que el suelo sea una mezcla de material orgánico con la tierra y que posee  un buen drenaje, por ejemplo, colocando una capa de arena en la parte inferior del matero.

Además, cuando el amarilis esté en tiesto o matero, lo más recomendable es que sea un matero un poco más grande que el tamaño del bulbo. En cualquier caso, siempre será mejor evitar tiestos excesivamente grandes.

Temperatura

El amarilis es una planta que no tolera mucho el frío, su temperatura ideal está en torno a los 20 grados centígrados. Debido justo por esto, es necesario que se coloquen en el interior de casa durante el invierno. De igual manera, es recomendable colocarle abono durante los meses de verano y otoño para que pueda absorber suficientes nutrientes como para aguantar el frío sin problemas.

Sin embargo, si se coloca el amarilis en casa, es primordial que evitemos colocarlo cerca de fuentes de calor, como pueden ser los radiadores que están cerca de las ventanas.

Plagas

Por otro lado, se trata de una planta que es muy propensa a ser agredida por insectos y animales defoliadores, tales como orugas, babosas y caracoles. Por lo que es apropiado estar pendiente de la presencia de estas plagas y rociar un insecticida natural al menor indicio de plaga o, incluso, aplicarlo de forma preventiva cada cierto tiempo.

¿Cómo reproducir amarilis?

El amarilis y su reproducción se puede hacer con distintos procedimientos. El procedimiento más conocido y utilizado es por medio de sus semillas, que deben ser sembradas a inicios del verano ya que germinan a los pocos días después de ser sembradas.

A partir de estas semillas, nacerá una nueva planta, con su correspondiente bulbo, hojas y flores. No obstante, hay que tomar en cuenta que las plantas nuevas que nacen a partir de semillas pueden llevarse hasta seis años para florecer, por lo que se trata de un método de reproducción muy común en los viveros, pero poco habitual en el caso de particulares.

Sin embargo, hay otra manera muy utilizada a la hora de lograr que se reproduzca la planta amarilis, y consiste en hacerlo por medio de los retoños. Los retoños son bulbos de menor tamaño que se van desarrollando alrededor del bulbo principal.

Cuando estos retoños se separan de la planta principal y se cultivan por separado, dan como resultado una nueva planta amarilis. En este caso, lo más común es que la floración tarda entre 3 y 4 años en desarrollarse.

¿Cómo plantar bulbos de amaryllis?

Más allá de la reproducción de los amaryllis o Hippeastrum, la forma más generalizada en que se venden este tipo de plantas es de forma directa en bulbos. De esta forma, lo único que se requiere tomar el bulbo ya crecido y sembrarlo en el suelo que le corresponde donde se quiera que la planta se desarrolle.

En tal sentido, es muy importante que se tome en cuenta que los bulbos de amaryllis se deben sembrar sin que la parte superior del bulbo quede dentro de la tierra. De hecho, lo más aconsejable es que la tercera parte superior del bulbo quede en la superficie a la vista.

Esto hará que la planta crezca con normalidad y que pueda echar hojas y flores en menos tiempo. Por el contrario, si el bulbo es sembrado de forma que se cubra por completo con el suelo, es muy posible que se pudra o que, simplemente, no llegue a desarrollarse.

Una vez sembrado del modo correcto, deberá ser regado de manera abundante, aunque tratando de no dejar que el agua se estanque en el matero.

Características de la amarilis

La amarilis es una planta que forma parte de un género monotípico. Tiene una altura entre 40 y 50 cm, a pesar de que hay una especie enana que llega a producir cuatro flores por tallo.

Sus hojas son de color verdes, en forma de cintas, delgadas, planas y largas y por lo general, aparecen después de la floración. Surgen entre 3 y 7 hojas duraderas, de 10 a 60 cm de largo y de 1 a 5 cm de ancho.

Las flores tienen forma de trompeta, que cuentan con seis pétalos y estambres muy sobresalientes. Se extienden sobre un largo tallo en grupos de tres o cinco unidades. Existen de distintos colores tales como rojas, rosadas, blancas, anaranjadas o bicolores, y se abren a mediados del invierno, hasta finales de la primavera.

Cada flor llega a medir entre 10 y 20 cm de ancho. Puede florecer todos los años, siempre que se le permita un periodo de reposo de dos meses, en un ambiente fresco y oscuro, sin abono ni riego. El suelo debe ser arenoso y rico en materia orgánica.

El tallo de la flor de la amarilis es hueco y alargado, que mide entre 50 a 60 cm de alto y de 1 a 3 cm de diámetro. Aguanta de 3 a 5 flores grandes en el ápice. La base es ancha, pulposa y tiende a abrirse, por lo que se debe atar  para que no se doble.

Los trasplantes se pueden llevar a cabo a la mitad del mes de enero, para lo que se debe sembrar el bulbo en un substrato ligero, dejando que sobresalga la mitad.

La poda se debe hacer, después de que concluya la floración, para cortar las flores marchitas y las hojas que pudieran lucir secas.

Significado

No es una flor que tenga una leyenda determinada como muchas otras, pero por lo general es utilizada para señalar los dos aspectos del carácter humano. Se trata de representar al hombre, con sus méritos y sus contradicciones. Este “doble” factor de significado se ha relacionado particularmente con su forma.

Esto se debe a que el amaryllis (o amaryllis) es una flor de gran tamaño y poderosa, y es por eso que uno de los primeros conceptos que se le aplica es el orgullo. Y esta es la razón que lo lleva a ser dado a la gente orgullosa y tenaz.

De igual manera, la sutileza de sus colores, que se singulariza por la característica de la timidez: se cree que la flor de amarilis representa a aquellos que luchan por expresarse, para hablar con los demás, para confesar sus sentimientos.

Este valor de doble carácter y su hermosura la hacen idónea para ser regalada en casi cualquier ocasión, ya sea sola o en un ramo.

¡Sigue conociendo más Flores de Sombra! No te vayas sin leer:

(Visited 612 times, 1 visits today)

Deja un comentario