Árbol de durazno: Características, Cuidados y más

El árbol de durazno es el que produce duraznos o melocotones, los cuales son redondos con una piel aterciopelada que los envuelve. El fruto de este árbol también se le conoce como como manzana algodonosa.  También es llamado duraznero (del latín durus acinus, «que tiene la piel dura», haciendo referencia a la piel del fruto—). Es una especie de árbol del género Prunus de la familia Rosaceae.

Árbol de Durazno 1

Origen del Árbol de durazno

Es un árbol procedente de Afganistán, China e Irán. Fue trasladado a Occidente por los romanos quienes creyéndolo originario de Persia le adjudicaron el nombre de Prunus persica . Esta nombre, «persica» —utilizado en sus antiguos nombres populares o específicos (Prunus persica, Amygdalus persicus, Persica vulgaris, entre otros), persiste en incalculables nombres populares ibéricos y de otros países, tales como  albérchigo (el pérsico) o bresquilla/fresquilla (por metátesis de «persquilla»).

Distribución

Sin embargo, es probable que Prunus persica sea nativo de China y que haya arribado a Persia debido al intercambio comercial entre los chinos y otros pueblos de Oriente y parte de Europa en tiempos antes de Cristo. Los griegos y los romanos lo extendieron a toda Europa por el año 300 o 400 a. C., y siglos después fue transportado a otros países del mundo.

En la actualidad, el árbol de durazno se observa en gran parte del mundo, principalmente en zonas de clima seco a templado. Los cultivos se desarrollan mejor en lugares con mucho sol pero protegidos del viento.

Descripción

El árbol de durazno tiene forma arbustiva, copa amplia y de menor tamaño que otros árboles frutales, llega a medir hasta los 4 y 10 metros de altura. El tronco no es muy grueso, de corteza color gris con abultamientos colocadas de forma horizontal.

Sus hojas son de color verde oscuro alargadas, más anchas en medio y algo dobladas hacia la nervadura central, con los bordes un poco aserrados. Las flores crecen en tallos cortos en brotes a los lados de 2 o 3, aunque también pueden crecer solas. Cuentan con 5 pétalos cuyo color varía del blanco al rosado, 5 sépalos, de 15 a 30 estambres, un pistilo y un estilo.

El ovario puede ser aterciopelado o completamente liso y el fruto que se deriva ser, de 4-8 cm de diámetro, es una fruta comestible subglobosa con mesocarpo muy carnoso y la parte del fruto que rodea a la semilla, muy acanalado y alveolado con una sola semilla almendroide que no se come.

La presencia, aunque en baja cantidad, de la amigdalina, que consiste en un compuesto de glucosa, benzaldehído y cianuro que, bajo la acción de emulsina, se descompone, produciendo ácido cianhídrico, potencialmente mortal.​ Por tal motivo, su semilla es tóxica.

Árbol de Durazno Florecido

Taxonomía

Etimológicamente, Prunus es el nombre genérico que procede de un antiguo nombre griego προύνη y luego latino prūnus, i del ciruelo. Ya utilizado por, entre otros, Virgilio (Geórgicas, 2, 34) y Plinio el Viejo (Historia naturalis,13, XIX, 64) persica, que es el epíteto geográfico que refiere a su ubicación en Persia.

La sinonimia es variada y extensa, como veremos a continuación:

  • Amygdalus persica L. – basiónimo
  • Amygdalus persica var. aganonucipersica (Schübl. & G.Martens) T.T.Yu & L.T.Lu
  • Amygdalus persica var. compressa (Loudon) T.T.Yu & L.T.Lu
  • Amygdalus persica [b] duracina Rchb.
  • Amygdalus persica var. duracina (Rchb.) Dierb. ex Schübl. & G.Martens
  • Amygdalus persica var. laevis (DC.) Steud.
  • Amygdalus persica var. nectarina Aiton
  • Amygdalus persica var. scleronucipersica (Schübl. & G. Martens) T.T. Yu & L.T. Lu
  • Amygdalus persica var. scleropersica (Rchb.) T.T. Yu & L.T. Lu
  • Persica laevis DC. in Lam. & DC.
  • Persica nucipersica L. ex Borkh.
  • Persica platycarpa Decne.
  • Persica vulgaris Mill.
  • Persica vulgaris raza laevis (DC.) Rouy & E.G.Camus
  • Persica vulgaris subsp. laevis (DC.) Bonnier & Layens
  • Persica vulgaris var. compressa Loudon
  • Persica vulgaris var. laevis (DC.) Lej. & Courtois
  • Persica vulgaris var. nectarina (Aiton)
  • Persica vulgaris var. nucipersica (L. ex Borkh.) Buia
  • Persica vulgaris [B] scleropersica Dierb.
  • Prunus persica f. aganonucipersica (Schübl. & G. Martens) Rehder
  • Prunus persica subsp. nucipersica (L. ex Borkh.) Dippel
  • Prunus persica var. compressa (Loudon) Bean
  • Prunus persica f. compressa (Loudon) Rehder
  • Prunus persica var. laevis (DC.) Focke
  • Prunus persica var. nectarina (Aiton) Maxim.
  • Prunus persica var. nucipersica (L. ex Borkh.) C.K.Schneid.
  • Prunus persica subsp. platycarpa (Decne.) D. Rivera et al.
  • Prunus persica var. platycarpa (Decne.)
Prunus persica var. nucipersica / Nectarine
  • Reino: Plantae
  • División: Magnoliophyta
  • Clase: Magnoliopsida
  • Orden: Rosales
  • Familia: Rosaceae
  • Subfamilia: Amygdaloideae
  • Tribu: Amygdaleae
  • Género: Prunus
  • Especie: Prunus persica

Nombres vernáculos

Paraguaya, abridero, abridor, abridor blanco, abridor de Madrid, abridor de San Juan, abridor encarnado, abrior (2), abrior blanco, abriores, alberchiguero, albierta, albérchiga, albérchigo (4), albérchigos, albereches, alberges, alpérsico, arcipiescu, blanquillo, brescó-pavía, bresquilla (2), bresquillero (2), briñón (2), bruñón, chabacano, chato, damasquilla, dorasnal, dorasnilla, doraznilla, duraznero, duraznilla (2), durazno (3).

Durazno real, durazno sevillano, fresquilla (2), fresquillas, fresquillero, fresquillo, gabacho, gilbergo, griñón, malacatonera, malacatonero (2), malacatón (6), maracatonero (2), maracatón (2), martacón, melocontón, melocotonal (2), melocotonero (11), melocotones, melocotón (9), melocotón abierto, melocotón abridor, melocotón amarillo, melocotón anteado,

Melocotón blanco, melocotón castellano, melocotón cerrado, melocotón de Valencia, melocotón de chapa, melocotón moreno, melocotón pajizo, melocotón real, molocotón, mortocón, mullerero, natera (2), nectarina, niñeruelo, paraguayo, paragüero, pasibo, pavial (3), paviso, pavía (3).

Pavía abridera, pavía blanca, pavía dulce, pavía duracina, pavía imperial, pavía rosa, pavía teta de Venus, pavía ácida, pavío (2), peladilla, pelete, persec, peréxigo, pescal (2), pesco, piescal (2), piesco (3), piesgo, piesquero, piezcal, piezco, preixenera, presco, preseguera, presiega, presieguera, presquero (2), presquilla, presquillera, presquillero, presé, preziego, prisco (3), priscos, prisiego, prisquilla, présic, présigo (2), pérsico (3), pérsigo (2), pérsigo borracho, pérsigo verde, pésigo.

Las cifras entre paréntesis indican la frecuencia de las citaciones del vocablo en España

Melocotón-Red Canden de Valencia

Fruto del Árbol de durazno

El fruto del duraznero es carnoso de forma redondeada que presenta en su interior una semilla envuelta en una capa leñosa dura o hueso de 1.3-2 centímetros de largo, con carne sabrosa, dulce y algo ácida, de color blanquecino o amarillo con tintes rojizos. La piel del fruto es fina y de una coloración anaranjada o amarilla, también rojiza. Su característica principal es la textura aterciopelada al tacto.

Los melocotones, al igual que los albaricoques, cerezas y ciruelas, son frutas de hueso o carozo que separa la semilla dañina de la carne, botánicamente conocidas como drupas.

Por lo general se consume de diferentes maneras: como fruta fresca o en conserva, ya sea cocida en almíbar o bien deshidratada, la cual, cuando se presenta troceada es conocida como orejones de melocotón/durazno y también se deshidrata entera sin sacarle el carozo.

Fases del crecimiento del fruto

Del mismo modo que otros frutos de hueso o de carozo, los melocotones cuentan con un patrón de crecimiento que se explica como dos curvas sigmoideas continuas. Este tipo de patrón tiene la particularidad de contar con dos fases de rápido crecimiento divididas por una fase intermedia en la cual el crecimiento del fruto es muy poco.

Durante la fase I o etapa de crecimiento exponencial, el ovario y su contenido se desarrollan de forma exponencial, menos el embrión y el endosperma, particularmente como resultado de la división celular. Este período, que ocurre después de la floración, es crítico para el tamaño final del fruto.

“aclareo” o “raleo”

Cualquier factor ambiental, tales como: calor, frío, escasez de agua o de nutrientes, tiende a reducir esta fase y a alterar su tamaño. La fase II, que se parece a una meseta, tiene la particularidad de que el embrión está en crecimiento y el endosperma, la esclerificación o endurecimiento del endocarpo y un mínimo incremento de la pared del ovario.

En esta etapa, el fruto aumenta su tamaño poco a poco, por el contrario, el embrión crece de manera más rápida dentro del carozo en vías de esclerificación.  En la fase III se puede observar un incremento rápido del mesocarpo, que genera un rápido aumento del tamaño y el peso del fruto. Le sigue una fase IV que es la etapa en la que se produce la maduración del fruto.

Cultivo del Árbol de durazno

Prunus persica se desarrolla en lugares geográficos delimitadas, debido a que necesita condiciones de frío invernal. Las exigencias de frío varían entre cultivares y por lo general no son repletos en condiciones de clima subtropical. No obstante, actualmente hay variedades que exigen poco frío.

El duraznero soporta bien las heladas invernales, pero no las heladas primaverales tardías. En verano, el duraznero necesita temperaturas que simplifiquen el desarrollo de los brotes como así también el desarrollo y la maduración de los frutos ambos con rango óptimo de 20-25 °C.

Los países productores de melocotones más relevantes son: en el hemisferio Norte: Estados Unidos (California, Carolina del Sur, Colorado, Georgia) y regiones limítrofes de Canadá; norte de México, Venezuela, Puerto Rico, algunos lugares de China.

Green for Good

Los países de la cuenca mediterránea, como por ejemplo España, donde se distinguen por su calidad los originarios de Murcia y Teruel, específicamente el melocotón de Cieza y el melocotón con denominación de origen, «Melocotón de Calanda»; en Navarra se cultivan las especies ‘Romea’, ‘Catherine’, ‘Andros’ y ‘Baby Gold 9’. En el hemisferio sur: Argentina, Brasil, Uruguay, Sudáfrica y Nueva Zelanda.

La mayoría de los melocotoneros que se comercializan son especies que resultan de injertos sobre un portainjerto.

Plagas y enfermedades

Tienden a padecer enfermedades fúngicas tal como Taphrina deformans, conocida comúnmente como enrollamiento, lepra, abolladura o de otros modos. Generalmente, no perjudica directamente a la fruta, pero si disminuye la cosecha, ya que ocasiona la defoliación parcial del árbol. También es vulnerable a la enfermedad fúngica ocasionada por el Ascomycetes Monilinia fructicola.

Entre las plagas más comunes de este cultivo en España, es la mosca de la fruta Ceratitis capitata, cuyas larvas ocasionan enormes daños a los frutos que están por madurar.

Plantación

La plantación del árbol de durazno debe ser a pleno sol y con buena brisa. Esto mejora la circulación del aire en las noches frías y conserve el área fresca en verano. La mejor época para plantarlos es al inicio del invierno; así, las raíces se fijan mejor, para poder alimentar la brotación primaveral.

Riego

En el cultivo de durazno, el riego debe ser constante, el cual deberá ser incrementado un poco antes del momento de la cosecha. Las frutas con el mejor sabor se obtienen cuando los árboles son regados durante toda la estación. El riego por goteo es la forma ideal.

Manejo de los sistemas de goteo

Fertilización

El árbol de durazno tiene grandes requerimientos de nutrientes y necesita más nitrógeno que la mayoría de los frutales. Se puede aplicar un abono elevado en nitrógeno, fósforo y potasio regularmente y un aporte extra de estiércol de corral en otoño, después de la cosecha.

Consejos para una buena cosecha del Árbol de durazno

Si no se quitan algunos de los frutos del árbol de durazno, éstos serán de pequeños y carentes de sabor. Para evitarlo, se lleva a cabo lo que se conoce como «aclareo» o «raleo», que se trata de eliminar  un gran porcentaje de los frutos ya madurados, cuando tienen 3 cm de diámetro aproximadamente.

Hay agricultores que hacen el raleo en plena floración, cortando flores en vez de frutos cuajados. Cuantos más frutos o flores se corten, mayor será el tamaño que adquirirán los frutos que queden.

Amenazas y conservación

La supervivencia de Prunus persica no parece estar en peligro, pero es una especie exageradamente vulnerable a hongos, bacterias e insectos que producen plagas. El duraznero puede sufrir el mildiu polvoriento, la roya, la podredumbre marrón, el enrollamiento de hoja, la necrosis marrón y la hoja plateada.

Si los insectos conocidos como los pulgones, se llegan a posar en la planta, tienen la capacidad de perjudicar el crecimiento, mientras que los lepidópteros del género Malacosoma, mejor conocidas como las polillas, se caracterizan por elaborar enormes nidos en las hojas y ramas y estando allí se nutren del follaje; si las polilla no son eliminadas, pueden perjudicar todo el árbol.

Reproducción y variedades

Es un árbol caducifolio, es decir, que se deshoja cada año. Empieza la floración al llegar la primavera y en su hábitat salvaje es polinizado por insectos como las abejas. Las flores son hermafroditas, es decir, tienen órganos sexuales masculinos y femeninos al mismo tiempo.

Tiene dos óvulos en el ovario, pero generalmente solo uno es fertilizado, por lo que crece una sola semilla. Los frutos comienzan a brotar unos días después de la fertilización y maduran 3 a 5 meses después de la polinización, durante verano y a veces otoño.

El árbol de durazno que se cultiva, generalmente se siembra a partir de semillas o de plantones, pero el Prunus persica crece rápido y entre los 3 y 4 años da sus primeros frutos. Sin embargo, los duraznos de los árboles silvestres suelen ser más pequeños.

Nectarinas, pelones o pavías

Hay miles de especies del duraznero. Una de las más comunes es la nectarina o Prunus persica var. nucipersica, que consiste en un durazno sin los pelillos en la piel, como resultado de cambios en un gen. Es un árbol que no dura mucho, por lo que en las plantaciones deben ser replantados. Otra variedad común es la paraguaya o Prunus persica var. platycarpa y otras más específicas son llamadas “Rochester”, “Duque de York”, “Romea” y “Catherine”.

La nectarina, briñón/bruñon, berisco, pelón, o peladillo; también es en algunas regiones pavía, pavío o ratón, es una variación del durazno con piel no vellosa.​ En general, esta variación crece del propio árbol del durazno como un brote mutado que se suele injertar para conservar la nueva variedad.

Puede suceder que los durazneros produzcan en ocasiones nectarinas a partir del mismo brote mutado. Éstas, así como los duraznos, pueden ser de carne blanca o amarilla y pegada al hueso o suelta.

Los peladillos son una variedad proveniente del pérsico, cuyo fruto posee la piel brillante y la carne dura y pegada al hueso. Las pavías son otra variedad del pérsico, cuyo fruto es de piel lisa y la carne jugosa y pegada al hueso. Por el contrario en muchas partes se reconoce la pavía como cualquier melocotón en el que la carne no se adhiere al hueso.

Paraguayos y platerinas

Los paraguayos conocidos como ‘chatos’, por la forma de sus frutos y las platerinas son variedades con frutos achatados. Los paraguayos muestran frutos pubescentes, es decir con vellosidad en el epicarpio, mientras que las platerinas producen frutos glabros sin vellosidad.

Duraznos o melocotones en el folclore asiático

Momotarô, uno de los más aristócratas y semihistóricos héroes del Japón, nació del interior de un gran melocotón que flotaba corriente abajo en un río. Momotarô o «el niño melocotón» peleó con el diablo oni y desafió muchas aventuras.

En China se decía que el durazno era devorado por los inmortales debido a sus místicas virtudes de dotar longevidad a todos los que lo consumieran.

La esposa de Yu Huang o el Emperador de Jade de nombre Xi Wangmu, conocida como la Reina madre del oeste, garantizaba la vida eterna de los inmortales con el consumo de los duraznos de la inmortalidad. Se dice que los inmortales que habitaban en el palacio de Xi Wangmu festejaban un excéntrico banquete conocido como Pantao Hui o «El festival de los duraznos».

Esta gran celebración se realizaba cada seis mil años, debido a  que el duraznero floreaba una vez cada tres mil años y su cosecha tardaba otros tres mil en madurar. Las estatuas de marfil, imágenes de los siervos de Xi Wangmu tienen generalmente tres duraznos.

El melocotón o durazno es relevante en la tradición china y simboliza larga vida. Un ejemplo de ello se da en la historia de la recolección del durazno de Zhang Daoling, fundador del Taoísmo religioso. Zhang Guo el Mayor, uno de Los ocho inmortales chinos, es por lo general representado portando un «Durazno de la Inmortalidad».

Debido a su delicioso sabor y su delicada textura, la palabra «durazno» o «melocotón» fue utilizada en la antigua China para mencionar a una «joven prometida» y ha permanecido en muchas culturas como una forma de catalogar a las jóvenes de buen parecer.

Xi Wangmu

Los cuidados del árbol de durazno

A veces se quiere sembrar un árbol de durazno, pero por no estar bien enterados de los cuidados que se requieren para su cultivo, éste se marchita y muere sin que obtengamos un solo fruto. A continuación te mostramos cuáles son los cuidados del árbol de durazno que debes saber.

Cuidados para plantar un árbol de durazno

El momento ideal para sembrar un duraznero es en la primavera, porque el clima se mantiene entre calor y frío, cuando brota la nueva flora. La unión del retoño no puede estar a más de 1 pulgada por encima del suelo, porque puede matar al árbol.

Para cuidar del árbol de durazno es primordial la poda periódica, porque el crecimiento de las ramas puede ser exagerado, además la poda también influye en la producción de frutas del árbol.

Debes cortar las ramas espesas que no dejen pasar la luz al centro del árbol, así como también debes disminuir el tamaño general del árbol una vez que ya haya pasado la temporada de retoños de frutos.

Las frutas que se encuentren más cerca de la parte externa del árbol, van a crecer más que las que estén adentro, por eso, cuando las frutas hayan crecido bien, se recolectan del árbol para que las otras puedan crecer sin que otras frutas les quiten la luz del sol o el ambiente.

Todos los años, el árbol de duraznos requiere 18 pulgadas de fertilizante. Sin aplicarlo en el tronco del árbol, fertiliza los bordes externos del árbol. El riego frecuente, también contribuirá a la producción de frutas.

¿Cómo cuidar un duraznero?

El primer paso para cuidar de un árbol de durazno es la selección del lugar donde se va a sembrar. Los árboles de durazno no solo precisan de riego, también exigen un lugar con abundante sol durante el día, en conclusión, se debe seleccionar un lugar con mucho sol.

El suelo es otro punto relevante para cuidar de un árbol duraznero, especialmente si el durazno no tiene una buena tierra y lo has plantado desde cero, no será fácil su crecimiento, por lo tanto, no dará frutos.

Un buen nivel de PH, también es importante. Si aún no has plantado el durazno, se recomienda preparar la tierra con 2 años de anticipación, para que cuando se siembre el durazno la tierra tenga el nivel apropiado de PH, pero si no puedes hacer esto, preparar tierra de tiestos que hayas tenido también puede servir.
A farmer in China filling a basket with freshly picked peaches

Aplicar todos los días, composta orgánica, abono o césped viejo en la tierra para que el suelo alimente el durazno. Dicha capa debe tener un diámetro de 5 a 6 metros en torno a la base del árbol duraznero y 10 a 12 cm de profundidad.

Usos del Árbol de durazno

Del melocotonero o duraznero se utilizan las hojas, la corteza, las flores, los frutos y las semillas. Es una planta que actúa como sedante, laxante, diurético y astringente, a la que se otorgan varios usos médicos. Las hojas y la corteza se han empleado para expulsar parásitos intestinales y calmar dolores de pecho y las flores se utilizan para calmar el estreñimiento.

En lo que se refiere a la medicina tradicional china, las hojas son muy importantes, pues las utilizan para preparar remedios contra la malaria, las hemorroides, el eczema y los forúnculos. Sin embargo, se debe tener precaución, porque las semillas tienen un contenido de compuestos cianogénicos que las hace sumamente peligrosas para la salud.

El durazno o melocotón es una fruta dulce cuando está madura, que es del gusto general. Hay una gran variedad de  postres y algunos platillos que se preparan con ellos, aunque también es muy frecuente disfrutarlo fresco. Algunas personas consumen las flores en ensaladas o como guarnición. Es muy fácil conseguir duraznos enlatados en los comercios del mundo. Contienen un poco de vitamina C, si bien son más ricos en vitamina A, potasio y fibra dietética.

Si te gustó todo lo que aprendiste sobre el Árbol de Durazno, te puede interesar:

(Visited 9.768 times, 1 visits today)

Deja un comentario